Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lugares’ Category

Nota: Perdonen la demora, por causas de fuerza mayor durante las 5 semanas había sido imposible actualizar las entradas, aunque la lectura en JAcastellano ha continuado sin interrupciones.

En la semana del 6 al 12 de mayo de 2013, leímos el capítulo 43 de Orgullo y prejuicio, con el que comienza el tercer y último volumen en los que originalmente se publicó la novela.

Como saben, es uno de los capítulos trascendentales, además de uno de los más extensos de toda la novela, pues contiene la visita a Pemberley.

Realmente es muy díficil elegir las principales citas, pues uno puede caer en la tentación de citar todo el capítulo completo, sin faltar un solo punto o una sola coma, pero el objetivo de la lectura ha sido localizar epigramas y, pese a que la atención para este capítulo se enfoca en otros temas, también resulta posible localizar algunas.

Por ejemplo, en el panegírico que hace de su patrón, la Sra. Reynolds comenta:

They who are good-natured when children, are good-natured when they grow up.

Quienes muestran buen natural desde niños lo conservan cuando son mayores. [trad. José de Urríes y Azara]

Quienes de niños tienen buen carácter lo tienen también cuando son mayores. [trad. Amando Lázaro Ros]

Quienes son bondadosos de niños, siguen siéndolo cuando crecen. [trad. José Luis López Muñoz]

Los que son bondadosos de pequeños, siguen siéndolo de mayores. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Los que son buenos de niños son buenos de mayores. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Quienes muestran buen carácter desde niños lo conservan cuando son mayores. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Quienes son bondadosos de niños siguen siéndolo de adultos. [trad. Marta Salís Canosa]

Los que tienen buen carácter cuando son niños, lo tienen también cuando crecen. [trad. José C. Vales]

De por sí, aunque todavía no se haya dado cuenta de ello, Lizzy está dispuesta a convertirse al culto darcyniano, la Sra. Reynolds le resulta tan convincente que a Lizzy no le queda duda del elogio, pues:

What praise is more valuable than the praise of an intelligent servant?

¿Qué elogio más valioso que el de un criado inteligente? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Qué elogio más digno de crédito que el que tributa a su amo un servidor inteligente? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Acaso existe alabanza más valiosa que la de un criado inteligente? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Qué elogio puede ser más valioso que el de un criado inteligente? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Qué alabanzas pueden ser más valiosas que las que hace un criado inteligente? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué elogio más valioso que el de un criado inteligente? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Qué alabanza podía ser más valiosa que la de un criado inteligente? [trad. Marta Salís Canosa]

¿Qué elogio puede ser más valioso que aquel que proviene de un criado inteligente? [trad. José C. Vales]

Si las referencias indirectas había logrado despertar la imaginación respecto a la clase de lugar que puede ser Pemberley, ciertamente el ‘verlo’ en directo supera toda expectativa. Se nos da una descripción relativamente detallada de los terrenos en el exterior, de la edificación y del interior de la residencia, pero entre todas ellas, encontramos como citas dignas de mención, la siguientes:

A place for which nature had done more, or where natural beauty had been so little counteracted by an awkward taste.

Jamás… un sitio por el que hubiera hecho más la naturaleza o donde la belleza natural fuera menos contrariada por el mal gusto. [trad. José de Urríes y Azara]

Jamás… un lugar más favorecido por la naturaleza ni en el que la belleza natural hubiese tenido que sufrir menos las violencias del mal gusto humano. [trad. Amando Lázaro Ros]

Nunca un sitio con el que la naturaleza hubiera sido más generosa, o donde la belleza natural estuviera menos contrariada por un gusto inoportuno. [trad. José Luis López Muñoz]

Jamás… un lugar más favorecido por la naturaleza o donde la belleza natural estuviese menos deteriorada por el mal gusto. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Nunca un lugar tan favorecido por la naturaleza, o donde se hubiera estropeado menos la belleza natural por el mal gusto. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Jamás… un lugar tan mimado por la naturaleza o donde la belleza natural fuera menos contrariada por el mal gusto. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Nunca un lugar con el que la naturaleza hubiera sido más generosa, o donde el gusto del hombre hubiera respetado más la belleza natural. [trad. Marta Salís Canosa]

Nunca… un lugar por el que la Naturaleza hubiera hecho más o donde la belleza natural estuviera tan poco contaminada por el mal gusto. [trad. José C. Vales]

(Nota: La traducción de esta cita no funciona de manera aislada, pues se trata de una cláusula subordinada a otra principal, así que el modo que se emplea para traducirla es el subjuntivo y por eso parecen un tanto rara, en inglés no parece haber diferencia entre ambos modos verbales.)

The rooms were lofty and handsome, and their furniture suitable to the fortune of its proprietor; but Elizabeth saw, with admiration of his taste, that it was neither gaudy nor uselessly fine; with less of splendour, and more real elegance, than the furniture of Rosings.

Las piezas… eran altas y bellas, y su mobiliario acorde con la fortuna de su propietario; pero Isabel notó, admirando el gusto de éste, que no había nada charro o nimiamente delicado; que reinaba menos esplendor pero más elegancia que en el moblaje de Rosings. [trad. José de Urríes y Azara]

Todas [las habitaciones] eran amplias y hermosas y el moblaje estaba en consonancia con la fortuna del propietario… sintió admiración por su buen gusto, porque nada era allí ostentoso ni de una delicadeza inútil. Había menos lujo, pero mucha más elegancia que en el moblaje del palacio de Rosings. [trad. Amando Lázaro Ros]

Las habitaciones eran espaciosas y de techos altos, y la riqueza del mobiliario estaba de acuerdo con la fortuna de su propietario; pero Elizabeth advirtió de manera especial, admirando su buen gusto, que no era ni llamativo ni innecesariamente primoroso; que poseían menos esplendor, y más elegancia verdadera, que el mobiliario de Rosings. [trad. José Luis López Muñoz]

Las piezas eran altas y bellas, y su mobiliario estaba en armonía con la fortuna de su propietario. Elizabeth notó, admirando el gusto de éste, que no había nada llamativo ni cursi y que había allí menos pompa pero más elegancia que en Rosings. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las salas eran altas y hermosas, y sus muebles, adecuados a la fortuna de su propietario; pero Elizabeth apreció, admirando el gusto de éste, que no había un lujo ostentoso ni innecesario, y sí menos esplendor y más elegancia verdadera que en la casa de Rosings. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Las estancias… eran altas y bellas, y su mobiliario en armonía con la fortuna de su propietario; pero Lizzy notó, admirando el gusto de éste, que no había nada muy llamativo ni vanamente lujoso, que reinaba menos esplendor pero más elegancia que en la mansión de Rosings. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las estancias eran bonitas y de techos elevados, y los muebles armonizaban con la fortuna del propietario; pero Elizabeth admiró su buen gusto, al advertir que no eran llamativos ni vanamente ostentosos; que su suntuosidad era menor, pero su elegancia más auténtica que en Rosings. [trad. Marta Salís Canosa]

Todas las estancias eran hermosas y amplias, y su mobiliario, acorde con la riqueza de su propietario; pero Elizabeth comprobó, con cierta admiración por el gusto del dueño, que no era nada vergonzosamente ridículo o inútilmente elegante; había menos esplendor y más elegancia real que en Rosings. [trad. José C. Vales]

Pemberley, tal como aparece representada en la miniserie de 1995 (Lyme Park).

Ser señora de Pemberley… ¡tenía que ser extraordinario! Lyme Park como Pemberley en la miniserie de 1995. Fotografía personal © Cinthia GS

En conjunto, hacen llegar a la conclusión de que:

To be mistress of Pemberley might be something!

¡… ser señora de Pemberley valía algo! [trad. José de Urríes y Azara]

Lo que significaba ser la señora de Pemberley. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ser señora de Pemberley no tenía nada desdeñable. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo que podría significar ser la señora de Pemberley. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡… ser señora de Pemberley podía ser algo! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡… ser la dueña de Pemberley era algo muy importante! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Convertirse en la señora de Pemberley no sería ninguna bagatela. [trad. Marta Salís Canosa]

Ser señora de Pemberley… ¡tenía que ser extraordinario! [trad. José C. Vales]

Al igual que en el inicio de la declaración de Darcy, el que los traductores reorganicen la sintaxis de la frase hace que pierda contundencia.

Y por supuesto, Lizzy no puede evitar pensar que:

Of this place I might have been mistress!

¡Y de este sitio habría podido ser dueña! [trad. José de Urríes y Azara]

¡Y yo podría haber sido la señora de todo esto! [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Y de este lugar podría ser yo la señora! [trad. José Luis López Muñoz]

¡Y pensar que habría podido ser dueña de todo esto! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y yo podría haber sido señora de esta casa! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Y de este sitio… habría podido ser dueña! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Y pensar que podría ser ama y señora de este lugar. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Y yo podría haber sido la señora de este lugar! [trad. José C. Vales]

Afortunadamente, el pensar que no podría haber recibido a sus tíos, impide arrepentirse de su decisión de haber rechazado la propuesta matrimonial de Darcy.

Durante el recorrido por la galería de pinturas, Lizzy sólo parece interesada en el retrato de Darcy, por lo que:

She stood several minutes before the picture, in earnest contemplation.

Permaneció varios minutos ante semejante pintura, en la más atenta contemplación. [trad. José de Urríes y Azara]

Permaneció delante del retrato algunos minutos contemplándolo con gran atención. [trad. Amando Lázaro Ros]

Permaneció varios minutos delante del cuadro, en atenta contemplación. [trad. José Luis López Muñoz]

Permaneció varios minutos ante el cuadro, en la más atenta contemplación. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Se quedó varios minutos ante el retrato, contemplándolo con seriedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Permaneció varios minutos ante la pintura, contemplándola atentamente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Se quedó unos minutos contemplando con detenimiento el cuadro. [trad. Marta Salís Canosa]

Permaneció varios minutos delante del cuadro, contemplándolo con el más vivo interés. [trad. José C. Vales]

Es en ese momento cuando, aunque aún no esté consciente de ello, que Elizabeth se ha enamorado. De ello nos enteramos porque la voz narradora se mete en la mente de Lizzy y nos da a conocer, mediante el discurso libre indirecto, parte de sus pensamientos:

There was certainly at this moment, in Elizabeth’s mind, a more gentle sensation towards the original than she had ever felt in the height of their acquaintance… As a brother, a landlord, a master, she considered how many people’s happiness were in his guardianship! — How much of pleasure or pain it was in his power to bestow! — How much of good or evil must be done by him!

En el ánimo de Isabel, había, en verdad, en este momento, más inclinación hacia el original de la que había experimentado en el auge de su relación con él… ¡…Ah cuánta gente podía hacer feliz como hermano, como señor y como amo!; ¡cuánto placer y cuánta pena podía proporcionar!; ¡cuánto le era dable hacer en bien o en mal! [trad. José de Urríes y Azara]

En aquel instante Elizabeth sentía hacia el original de aquel retrato una simpatía mucho mayor de la que había despertado en ella en los momentos más culminantes de sus relaciones… Como hermano, como terrateniente, como señor, pensaba Elizabeth que dependía de su vigilancia la felicidad de muchas personas. ¡Cuánto dolor o cuánta alegría podía causar! ¡Cuánto bien o cuánto mal estaba en su mano hacer! [trad. Amando Lázaro Ros]

En aquel instante los sentimientos de Elizabeth hacia el retratado eran más favorables que en ningún otro período de su relación… cuántas personas dependían de la protección de Darcy —como hermano, como terrateniente, como amo— para ser felices. ¡Cuánto placer y cuánto dolor en sus manos! ¡Cuánto bien y cuánto mal posibles! [trad. José Luis López Muñoz]

Elizabeth sentía en aquellos momentos mucha mayor inclinación por el original de la que había sentido en el auge de sus relaciones… ¡Cuánta gente tenía puesta su felicidad en las manos de Darcy en calidad de hermano, de propietario y de señor! ¡Cuánto placer y cuánto dolor podía otorgar! ¡Cuánto mal y cuánto bien podía hacer! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En aquel momento, Elizabeth tenía sin duda en la mente una sensación más benigna hacia el original del retrato que la que había sentido nunca en la época de mayor trato con él… la felicidad de cuántas personas tenía en sus manos como hermano, como señor, como amo; cuánto gusto o dolor podía dar o infligir; cuánto bien o mal podía hacer. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En ese momento, en el ánimo de Lizzy había, en verdad, más inclinación hacia el original de la que había experimentado hasta entonces… ¡… a cuánta gente podía hacer feliz como hermano, como señor y como amo!; ¡cuánto placer y cuánta pena podía proporcionar!; ¡cuánto bien y cuánto mal podía hacer! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En aquellos instantes, Elizabeth se sentía más cercana al señor Darcy que en cualquier otro momento de su relación… Como hermano, como terrateniente, como amo… ¡Dependía de él la felicidad de tantas personas! ¡Podía causar tanto dolor y procurar tanto placer! ¡Estaba en sus manos hacer tanto bien y tanto mal! [trad. Marta Salís Canosa]

Desde luego, en aquel momento, en la mente de Elizabeth había más interés en el original del que había sentido por él a lo largo de toda su relación… Como hermano, como terrateniente, como señor… Elizabeth pensó en la cantidad de personas cuya felicidad dependía de él. ¡Cuánto placer o dolor podía negar o conceder! ¡Cuánto mal y cuanto bien se ejecutaba en su sola voluntad! [trad. José C. Vales]

Para redondear la impresión tan favorable, llega de manera inesperada el dueño y señor de Pemberley, quien además se comporta como nunca antes se le había visto, afable y deseoso de agradar, con un trato muy cortés con los Gardiner, que parecen ser los únicos parientes de los que Lizzy no tiene porque avergonzarse.

Anuncios

Read Full Post »

Con el capítulo 42 concluye el segundo volumen de Orgullo y prejuicio, mismo que en JAcastellano leímos del 29 de abril al 5 de mayo de 2013.

Los dos primeros párrafos del capítulo contienen información sumamente importante, pues en ellos se explica con contundencia por qué el fracaso matrimonial de los Bennet y también implícitamente nos enteramos de qué era lo que buscaba Lizzy en un matrimonio, o mejor dicho, que era lo que no quería y por qué era capaz de haber rechazado no una, sino dos propuestas de casamiento que, desde el punto de vista material, eran favorables (y con la de Darcy el adjetivo se queda corto).

Del primer párrafo, con el siguiente epigrama se nos indica el ‘optimismo’ que adoptó el señor Bennet en vista de su mala elección matrimonial:

Where other powers of entertainment are wanting, the true philosopher will derive benefit from such as are given.

Donde faltan otros medios de diversión, el verdadero filósofo sabe sacar partido de los que están a su alcance. [trad. José de Urríes y Azara]

A falta de otras distracciones, el verdadero filósofo se aprovecha de las que tiene a la mano.[trad. Amando Lázaro Ros]

Cuando no existe otra posibilidad de diversión, el verdadero filósofo sabe sacar partido de lo que se le ofrece. [trad. José Luis López Muñoz]

a falta de… El buen filósofo sólo saca beneficio de donde lo hay. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuando faltan otros entretenimientos, el verdadero filósofo aprovecha los que tiene a su alcance. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Donde faltan otros medios de diversión, el verdadero filósofo, sabe sacar partido de los que están a su alcance. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Cuando no existen otros recursos para entretenerse, el verdadero filósofo sabe sacar partido de lo que tiene. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuando no hay otros recursos con los que entretenerse, el verdadero filósofo es capaz de sacar partido de lo que tiene a la mano. [trad. José C. Vales]

Por otra parte, otras tres citas epigramáticas del capítulo provienen de dos causas de frustración para Lizzy. Primero, que la partida del regimiento de la milicia no cumplía con las expectativas que se había imaginado y por ende, descubre lo que ya muchos antes han experimentado:

An event to which she had been looking with impatient desire did not, in taking place, bring all the satisfaction she had promised herself.

Un acontecimiento por el que tanto había suspirado no podía, al verlo realizado, proporcionarle toda la dicha que se había prometido con él [trad. José de Urríes y Azara] (se mantiene la personalización)

Un suceso esperado con ansiedad no trajo consigo todas las satisfacciones que prometía. [trad. Amando Lázaro Ros]

No por desearlo con impaciencia un acontecimiento traía consigo, al producirse, toda la satisfacción esperada [trad. José Luis López Muñoz]

Un acontecimiento anhelado con impaciencia no podía, al realizarse, traerle toda la satisfacción que era de esperar. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (también se mantiene la personalización, mediante el pronombre “le”)

Un suceso que esperaba con deseo impaciente no le producía, al hacerse realidad, toda la satisfacción que se había prometido ella. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Un acontecimiento por el que tanto había suspirado no podía, al verlo realizado, proporcionarle toda la dicha soñada. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (se mantiene personalizado)

Aunque se deseara con impaciencia, un acontecimiento no traía consigo, al producirse, toda la satisfacción esperada. [trad. Marta Salís Canosa]

Un hecho que se espera con impaciencia, al producirse, no siempre conlleva toda la felicidad que prometía. [trad. José C. Vales]

Lo que nos llama la atención de esta cita es que en su forma original no podría calificar tanto como un epigrama, pero, a diferencia de lo que suele ocurrir en las traducciones, donde hemos visto que muchas veces se personaliza algo que parecía neutral, aquí varias de las traducciones han generado un enunciado bastante impersonal.

Una segunda decepción proviene de un cambio de planes en el destino para la excursión de verano con sus tíos Gardiner, además que su querida hermana Jane no los acompañaría, así que tratando de ver las cosas con optimismo, Lizzy reflexiona que:

A scheme of which every part promises delight can never be successful; and general disappointment is only warded off by the defence of some little peculiar vexation.

Un proyecto en que la totalidad de sus partes promete gozo, jamás puede obtener buen éxito, y el disgusto general se salva sólo gracias a algún detalle molesto. [trad. José de Urríes y Azara]

Cuando un proyecto prometer darnos satisfacción completa nunca suele tener éxito; solamente podemos alejar de nosotros el desengaño total soportando ciertas pequeñas molestias. [trad. Amando Lázaro Ros]

Un plan que promete satisfacción en todas sus partes nunca puede tener éxito; y la decepción general sólo se evita mediante la defensa de alguna pequeña irritación especial. [trad. José Luis López Muñoz]

Un proyecto que en todas sus partes promete dichas, nunca sale bien; y no te puedes librar de algún contratiempo, si no tienes una pequeña contrariedad. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Un plan que promete ser deleitoso en todas sus partes no puede tener éxito jamás; y en general sólo se libra uno de desilusiones a base de conservar alguna pequeña molestia concreta. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Un proyecto que promete innumerables delicias nunca puede tener éxito, y la decepción general sólo se salva gracias a algún detalle molesto. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Un plan que promete incontables placeres no puede triunfar; y el desencanto general sólo se conjura con ayuda de algún pequeño disgusto. [trad. Marta Salís Canosa]

Un plan en el que a cada momento se promete un gozo absoluto nunca puede salir bien, y la frustración general sólo se conjura si puedes librarte de algún pequeño contratiempo. [trad. José C. Vales]

Además parece haber al menos una garantía de satisfacción en esos planes de viaje:

One enjoyment was certain–that of suitableness of companions; a suitableness which comprehended health and temper to bear inconveniences–cheerfulness to enhance every pleasure–and affection and intelligence, which might supply it among themselves if there were disappointments abroad.

Un placer estaba asegurado: el de ser todos excelentes compañeros de viaje, lo que supone salud y carácter a propósito para sufrir incomodidades, alegrías para acrecer todo goce, y afecto y talento, que pudieran influir sobre ellos si se presentaban disgustos [trad. José de Urríes y Azara]

El viaje les ofrecía un placer seguro, los tres eran muy buenos compañeros, con salud y temperamento capaces de soportar los contratiempos, alegría para sazonar los placeres y cariño y comprensión capaces de suplir las desilusiones que pudiera producirles lo que veían. [trad. Amando Lázaro Ros]

Una de las razones para pasarlo bien estaba asegurada, y no era otra que su compatibilidad como compañeros: compatibilidad que incluía salud y estado de ánimo para soportar inconvenientes; alegría para realzar todos los placeres, y afecto e inteligencia para proporcionárselos en el caso de que el mundo exterior les decepcionara. [trad. José Luis López Muñoz]

Tenían un placer asegurado: eran los tres excelentes compañeros de viaje, lo que suponía salud y carácter a propósito para soportar incomodidades, alegría para aumentar toda clase de felicidad, y cariño e inteligencia para suplir cualquier contratiempo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Había algo que les haría disfrutar con toda seguridad: la compatibilidad de los compañeros de viaje; una compatibilidad que se extendía a la salud y el buen temple para soportar incomodidades, a la alegría para gozar de todos los placeres y al afecto y a la inteligencia que podrían suplir entre ellos si se llevaban desilusiones por el camino. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La excursión sin duda sería agradable, pues los tres tenían una excelente disposición para el compañerismo, gozaban de buena salud y podían adaptarse a cualquier clase de incomodidades. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (más que una traducción es una abreviación)

Tenían un placer asegurado: la armonía que existía entre ellos. Tenían salud y temple para arrostrar molestias y dificultades, alegría para disfrutar de las cosas buenas, e inteligencia y cariño para apoyarse los unos en los otros si sufrían decepciones por el camino. [trad. Marta Salís Canosa]

La seguridad de poder disfrutar del viaje se basaba en el buen talante y la disposición de los compañeros, una disposición que pasaba por la salud y el temple para soportar los inconvenientes, alegría para disfrutar de todos los placeres y afecto e inteligencia que podrían utilizarse en su momento, si es que surgían desavenencias. [trad. José C. Vales]

La mayor decepción para Lizzy provenía del cambio de lugar de destino, en lugar de ir a Los Lagos, el viaje tenía que acortarse por que sólo llegarían a Derbyshire. Así que en efecto, sigue comprobando que las cosas no suelen salir como uno espera. Resignada, piensa que al menos podrá evitar a la persona con la que más relaciona a ese condado:

But surely, I may enter his county without impunity, and rob it of a few petrified spars without his perceiving me.

Pero seguro podré entrar en su condado impunemente y hurtarle algunos pedruscos sin que se dé cuenta. [trad. José de Urríes y Azara] (el problema es que no son cualquier pedrusco)

Podré entrar en las tierras de su condado con impunidad y podré llevarme alguno de sus fósiles sin que él lo vea. [trad. Amando Lázaro Ros] (ni tampoco precisamente fósiles)

Me será posible entrar en su condado impunemente y apoderarme de algunos espatos petrificados sin que advierta mi presencia. [trad. José Luis López Muñoz]

Podré entrar en su condado impunemente y hurtarle algunas piedras sin que él se dé cuenta. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Pero, sin duda, podré entrar en su condado sin que me pase nada, y despojarlo de algunos espatos petrificados sin que él me vea. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Pero de seguro podré entrar en sus dominios impunemente y hurtarle algunos fósiles sin que se dé cuenta. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Aunque supongo que podré entrar en su condado con impunidad, y robar algunos espatos petrificados sin que él lo advierta. [trad. Marta Salís Canosa]

Aunque supongo que podré entrar en su condado impunemente y robarle algunas fluoritas sin que se dé cuenta… [trad. José C. Vales]

Por cierto que si alguien desea conocer lo que se podía hacer con esos esos espatos petrificados, los invitamos a consultar dos entradas del blog Austenonly de Julie Wakefield en el que nos muestra el trabajo que se hacía con el llamado Derbyshire spar o blue John spar (del francés blue jaune):

“Robbing Derbyshire of its petrified spars”, es decir “El hurto de espatos petrificados de Derbyshire”.

“Robbing Derbyshire of its spars is an expensive hobby, que equivale a “El robo de espatos petrificados de Derbyshire es un pasatiempo muy costoso”.

Y si los planes no se tuercen lo suficiente, para Lizzy hay un vuelco más, ya había visitado muchos castillos, palacios y mansiones señoriales, pero dado que cerca del destino final del viaje se encontraba Pemberley, para la señora Gardiner resultaba imposible no visitar también aquel lugar. Con mucha reticencia, y después de investigar que aparentemente la familia no se encontraba residiendo ahí, Lizzy accedió a realizar esa visita.

To Pemberley, therefore, they were to go.

Por consiguiente, fueron a Pemberley. [trad. José de Urríes y Azara]

Así que decidieron ir a Pemberley. [trad. Amando Lázaro Ros]

Irían, por tanto, a Pemberley. [trad. José Luis López Muñoz]

Por lo tanto salieron para Pemberley. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Irían, por tanto, a Pemberley. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Así pues, fueron a Pemberley. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Irían, por lo tanto, a Pemberley. [trad. Marta Salís Canosa]

Así que fueron a Pemberley. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »