Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Fitzwilliam Darcy’ Category

Inevitablemente todo llega a su fin y así sucedió en JAcastellano durante la semana del 8 al 14 de julio. Fue la última semana de nuestra lectura de Orgullo y prejuicio, como homenaje al bicentenario de la publicación de la novela en inglés.

En el capítulo 60 (el penúltimo) se nos presenta una última conversación entre Lizzy y Darcy antes de que la voz narradora tome el control por completo para rematar cualquier hebra que haya quedado suelta.

Como el objetivo de la lectura ha sido encontrar las citas epigramáticas de la novela, su protagonista no queda sin una última perla, pues se pregunta qué habría sucedido si ella no se hubiera decidido a agradecer a Darcy su intervención para solucionar el escándalo de la fuga de Lydia, y añade como pregunta retórica:

What becomes of the moral, if our comfort springs from a breach of promise?

¿Qué va a ser de la moral si nuestra felicidad brotó de la infracción de una promesa? [trad. José de Urríes y Azara]

¡Adiós a la moral, si para conseguir lo que queremos necesitamos recurrir a violar nuestras promesas! [trad. Amando Lázaro Ros]

¿No queda muy mal parada la moral, si nuestra felicidad nace de un quebrantamiento de promesa…? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Cómo queda la moral si nuestra felicidad brotó de la infracción de una promesa? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si nuestro consuelo surgió de la ruptura de una promesa, ¿qué moraleja debemos sacar de ello? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué va a ser de la moral si nuestra felicidad brotó del incumplimiento de una promesa? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Dónde queda la moral si nuestra felicidad se deriva de una ruptura de una promesa? [trad. Marta Salís Canosa]

¿En qué queda la ética, si nuestra felicidad surge de una promesa rota? [trad. José C. Vales]

Pero cómo le hace ver Darcy, no tiene por qué preocuparse porque no fue en contra ni de la moral y de la ética, aunque Lizzy no hubiera dicho nada, como ya sabemos, la intromisión de Lady Catherine había sido el factor que lo había decidido a arriesgarse nuevamente.

De ahí un comentario irónico de Lizzy respecto a cómo darle la noticia a su futura tía política, dice:

Lady Catherine has been of infinite use, which ought to make her happy, for she loves to be of use.

Lady Catalina nos ha sido de infinita utilidad, lo que debería hacerla feliz, ya que le gusta ser útil. [trad. José de Urríes y Azara]

Lady Catherine ha sido en ese caso una mujer inapreciable. Se lo diremos porque, como le gusta tanto servir a los demás, esta noticia la hará feliz. [trad. Amando Lázaro Ros]

Lady Catherine nos ha sido de infinita utilidad, y eso debería alegrarle, porque le encanta ser útil. [trad. José Luis López Muñoz]

Lady Catherine nos ha sido, pues, infinitamente útil, cosa que debería extasiarla a ella que tanto le gusta ser útil a todo el mundo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Lady Catherine nos ha resultado infinitamente útil, cosa que debería alegrarla, pues le encanta ser útil. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lady Catherine nos ha sido de infinita utilidad, lo que debería hacerla feliz, ya que le gusta ser útil. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Lady Catherine nos ha ayudado muchísimo, lo que debería alegarla, ya que le encanta ser útil. [trad. Marta Salís Canosa]

Lady Catherine ha sido infinitamente útil, lo cual debería hacerla feliz, porque le encanta sentirse útil. [trad. José C. Vales]

De ahí por supuesto que cada uno tiene que escribir a su respectiva tía anunciar las nuevas, pues Lizzy ni siquiera había respondido aquella misiva tan reveladora de la Sra. Gardiner. Tanto la revelación respecto a todo lo que Darcy había hecho, como las alusiones sobre la relación con Darcy, pero sí Lizzy le da a su tía la libertad de suponer lo que desee, excepto pensar que ya se han casado:

Suppose as much as you choose; give a loose rein to your fancy, indulge your imagination in every possible flight which the subject will afford, and… you cannot greatly err.

Supón lo que quieras, da rienda suelta a tu fantasía, permite a tu imaginación todo el vuelo que el asunto permite, y… no podrás errar mucho. [trad. José de Urríes y Azara]

Puedes imaginar todo lo que te plazca; da rienda suelta a tu fantasía, deja volar tu imaginación por todas las posibilidades que ofrece el asunto y no caerás muy lejos del blanco. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ya puede usted suponer todo lo que quiera; deje correr su fantasía, permita que la imaginación emprenda los vuelos que el tema permite y… no se equivocará demasiado. [trad. José Luis López Muñoz]

Puedes suponer lo que te plazca, puedes dar rienda suelta a tu fantasía, puedes permitir a tu imaginación que vuele libremente, y no errarás más. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Puedes figurarte todo lo que quieras; da rienda suelta a tu fantasía; deja volar la imaginación hasta donde lo permita el asunto, y no podrás equivocarte mucho. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Supón lo que quieras, da rienda suelta a tu fantasía, deja volar la imaginación y… no podrás errar mucho. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ahora puede dar usted por sentado todo lo que quiera; no ponga freno a su fantasía, deje volar su imaginación con total libertad, y… no podrá errar en demasía. [trad. Marta Salís Canosa]

Puedes suponer todo lo que quieras; puedes dar rienda suelta a tu imaginación, date el lujo de que tu imaginación vuele sin freno en ese tema que tú sabes… y no te equivocarás mucho. [trad. José C. Vales]

Llama la atención que dos de los traductores (López Muñoz y Salís Canosa) que se cuentan entre los más recientes, mantienen el “usted” como la forma en que Lizzy se dirige a la Sra. Gardiner, en cambio los demás, como marca de la estrecha relación entre ambas mujeres prefieren emplear el “tú”.

Otras citas interesantes del capítulo, y que de hecho aparecen al principio, podrían calificarse más de comentarios de enamorados. Lizzi quiere saber cómo es que Darcy se enamoró de ella, pues aunque ella tiene sus propias explicaciones de cómo pudo haber sucedido, sin embargo, él no puede precisarlo:

I cannot fix on the hour, or the spot, or the look, or the words, which laid the foundation. It is too long ago. I was in the middle before I knew that I had begun.

No puedo concretar la hora, ni el sitio, ni la mirada, ni las palabras que asentaron los fundamentos. Hace ya bastante tiempo. Lo estaba a medias sin conocer que había principiado. [trad. José de Urríes y Azara]

No podría decirte qué momento, qué lugar, qué mirada o qué palabras sirvieron de base. Hace ya demasiado tiempo. Lo que sí sé decirte es que para cuando me di cuenta, ya estaba metido hasta el cuello. [trad. Amando Lázaro Ros]

No podría precisar ni la hora ni el lugar ni la mirada ni las palabras que colocaron los cimientos. Hace demasiado tiempo. Ya estaba a mitad de camino antes de saber que había empezado. [trad. José Luis López Muñoz]

No puedo concretar la hora, ni el sitio, ni la mirada, ni las palabras que pusieron los cimientos de mi amor. Hace bastante tiempo. Estaba ya medio enamorado de ti antes de saber que te quería. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (El último enunciado es demasiado explícito cuando el original no lo es)

No soy capaz de determinar la hora, ni el lugar, ni la mirada ni las palabras que sentaron los cimientos. Hace demasiado tiempo. Antes de darme cuenta de que había comenzado, ya iba por la mitad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No puedo concretar la hora, ni el sitio, ni la mirada, ni las palabras que asentaron los fundamentos. Hace ya bastante tiempo. Cuando me di cuenta de que había principiado, me hallaba ya a medio camino. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Soy incapaz de precisar el momento, el lugar, la mirada o las palabras que sentaron los cimientos. Ha pasado demasiado tiempo. Estaba ya a mitad de camino cuando fui consciente de haberlo emprendido. [trad. Marta Salís Canosa]

No puedo fijar el momento, ni el lugar, ni la mirada, ni las palabras con las que todo empezó. Hace ya mucho tiempo. Ta estaba medio enamorado antes de saber que estaba enamorado. [trad. José C. Vales] (Otro enunciado demasiado explícito, en lugar del implícito que aparece en el texto en inglés)

Lo que lleva a una reflexión de Lizzy respecto a cierta irracionalidad del amor:

You knew no actual good of me–but nobody thinks of that when they fall in love.

Segura estoy que no reconocer ahora en mí ninguna excelencia; pero nadie piensa en eso cuando está enamorado. [trad. José de Urríes y Azara] (Hay un contrasentido, una incoherencia y confusión de quién dice y pensaba qué, confunde sujetos y objetos directos, el que no conocía era Darcy, no es que Lizzy no reconociera en ella misma, no hay ningún ahora, se habla del pasado).

Cuanto te enamoraste no conocías mis buenas cualidades… pero eso mismo les ocurre a todos cuantos se enamoran. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es cierto que no sabías de mí nada realmente bueno, pero nadie piensa en eso cuando se enamora. [trad. José Luis López Muñoz]

Ahora no me encuentras ningún mérito, pero nadie repara en eso cuando se enamora. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Otra metida de pata de esta traductora, hay un contrasentido, ¿cómo que no le encuentra mérito alguno ahora? Toda una incoherencia, cuando lo que dice el texto en inglés es que en aquel entonces no conocía una verdadera cualidad de ella)

Es verdad que no sabías nada bueno de mí; pero nadie piensa en eso cuando se enamora. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Estoy segura que no reconocer ahora en mí ninguna bondad positiva, pero nadie piensa en eso cuando está enamorado. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Repite el contrasentido de Urríes).

No hay duda de que no conocías mis cosas buenas, pero nadie piensa en eso cuando se enamora. [trad. Marta Salís Canosa]

En realidad no sabías nada bueno de mí… pero, en fin, nadie piensa en eso cuando está enamorado. [trad. José C. Vales]

Y, por supuesto, cuando le reprocha que no haya intentado hablar más con ella en aquella comida en Longbourn, Darcy responde con una de las mejores líneas:

A man who had felt less, might [talk more].

Hubiéralo hecho cualquiera que sintiese menos que yo. [trad. José de Urríes y Azara] (Una reformulación que hace perder el estilo epigramático)

Si no hubiese estado tan enamorado, es posible que sí. [trad. Amando Lázaro Ros] (Especifica el sentir)

Podría haberlo hecho un hombre menos enamorado. [trad. José Luis López Muñoz]

Si hubiese estado menos conmovido, lo habría hecho. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (¿Conmovido?)

Quizá hubiera hablado más un hombre que sintiera menos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lo habría hecho cualquiera que estuviese menos emocionado que yo. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (¿emocionado? Además con la reformulación se pierde la cualidad epigramática?)

Tendría que haber estado menos enamorado. [trad. Marta Salís Canosa]

Un hombre que estuviera menos enamorado, habría hablado más. [trad. José C. Vales]

Más adelante, el protagonista de otra novela de Jane Austen empleará palabras muy semejantes, que apuntan a la convicción de que un síntoma del verdadero amor es la falta de elocuencia verbal; y no impide que un tercero sea sumamente elocuente mediante la palabra escrita. ¿Saben a quiénes nos referimos?

Read Full Post »

Sin más preámbulos, aquí tienen la segunda declaración de Darcy:

You are too generous to trifle with me. If your feelings are still what they were last April, tell me so at once. My affections and wishes are unchanged, but one word from you will silence me on this subject for ever.

Y aquí varias traducciones:

Es usted demasiado generosa para bromear conmigo. Si sus sentimientos son aún los mismos que en abril pasado, dígamelo de una vez. *Mi* afecto y mis anhelos no han variado; mas una palabra de usted me hará callar en ese punto para siempre. [trad. José de Urríes y Azara]

Tiene usted un espíritu demasiado generoso para jugar conmigo. Si continúa usted pensando como pensaba el pasado mes de abril, dígamelo sin rodeos. Mis afectos y mis pensamientos no han experimentado variación alguna, pero será suficiente una sola palabra suya para que yo no vuelva a hablar jamás del asunto. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es usted demasiado generosa para jugar conmigo. Si sus sentimientos siguen siendo los mismos que el pasado abril, dígamelo inmediatamente. *Mi* afecto y mis deseos no han cambiado; pero una sola palabra suya me silenciará para siempre. [trad. José Luis López Muñoz]

Es usted demasiado generosa para bromear conmigo. Si sus sentimientos son aún los mismos que en abril pasado, dígamelo de una vez. Mi afecto y mis anhelos no han variado; pero siempre una palabra suya me hará callar en ese punto para siempre. [trad. Américo Nos Gray]

Es usted demasiado generosa para burlarse de mí. Si sus sentimientos son aún los mismos que en el pasado abril, dígamelo de una vez. Mi cariño y mis deseos no han cambiado, pero con una sola palabra suya no volveré a insistir más. [trad. Fernando Durán] (¿Burlarse? El verbo “trifle” no significa burlarse, pero no es el único en usar ese equivalente)

Es usted demasiado generosa para burlarse de mí. Si sus sentimientos son aún los mismos que en el pasado abril, dígamelo de una vez. Mi cariño y mis deseos no han cambiado, pero con una sola palabra suya no volveré a insistir más. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Es usted en extremo generosa como para bromear conmigo. Si sus sentimientos son aún los mismos que en abril pasado, dígamelo de una vez. Mi afecto y mis anhelos no han variado; pero una palabra suya me hará callar para siempre. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es usted demasiado generosa para burlarse de mí. Si sus
sentimientos son aún los mismos que en el pasado abril, dígamelo de una vez. Mi afecto no ha variado, pero con una sola palabra suya no volveré a insistir más [trad. A.L.A. ed. Andrés Bello]

Es demasiado generosa como para jugar conmigo. Si sus sentimientos son los mismos que los del pasado abril, dígamelo de una vez. El afecto que siento por usted y mis deseos no han variado desde entonces. Pero si usted me lo pide no volveré a pronunciarme sobre el asunto. [trad. Patricia Franco Lommers]

Es usted demasiado generosa para jugar conmigo. Si sus sentimientos siguen siendo los que eran en el mes de abril pasado, dígamelo de una vez. Mi amor y mis deseos no han variado; pero una palabra suya me hará callar para siempre en ese sentido. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Es usted demasiado generosa para burlarse de mí. Si sus sentimientos son aún los mismos que en el pasado abril, dígamelo de una vez. Mi cariño y mis deseos no han cambiado, pero con una sola palabra suya no volveré a insistir. [trad. Kiki Rodríguez]

La considero a usted demasiado generosa para atreverse a burlarse de mí. Si sus sentimientos siguen siendo aún los mismos que me manifestó el mes de abril pasado, dígamelo ahora. Mi afecto y mis deseos no han experimentado cambio alguno desde entonces, pero una sola palabra suya me hará callar para siempre. [trad. Juan Izquierdo]

Usted es demasiado generosa para jugar conmigo. Si sus sentimientos son aún los mismos que en el pasado abril, dígamelo de inmediato. Mi cariño y mis deseos no han cambiado pero una palabra suya hará que nunca más vuelva a hablar del tema. [trad. Delia Pasini]

Es usted demasiado generosa como para bromear conmigo. Si sus sentimientos aún son los mismos que en abril pasado, dígamelo de una vez. Mi afecto y mis anhelos no han variado; pero una palabra suya me hará callar para siempre. [trad. Roberto Mares]

Usted es demasiado generosa para jugar con mis sentimientos. Si los suyos siguen siendo los mismos del pasado abril, dígamelo en seguida. Mi afecto y mis deseos no han cambiado, pero una palabra suya me silenciará para siempre. [trad. Marta Salís Canosa]

Es usted demasiado buena para estar jugando conmigo. Si siente por mí lo mismo que en abril, dígamelo. Mi cariño y mis deseos no han cambiado. Me basta una palabra suya para que nunca más vuelva a mencionarle el asunto. [trad. Roser Villagrassa]

Es usted demasiado generosa como para burlarse de mí. Si sus sentimientos son aún los mismos que en el pasado mes de abril, dígamelo ya. Mis sentimientos y pasiones no han cambiado, pero una palabra suya bastará para que no vuelva a hablar de este asunto nunca más. [trad. José C. Vales] (¿Pasiones?, aunque el sentimiento sabemos que es intenso, sólo dice “wishes”)

¿Qué versión les agrada más?

Con el velo que cubre el momento, sólo sabemos que, al saber que finalmente se cumplen sus deseos, la felicidad se refleja en el rostro de Darcy de una manera extraordinaria y que además:

He expressed himself on the occasion as sensibly and as warmly as a man violently in love can be supposed to do.

Se expresó en esa ocasión con todo el sentimiento y el calor que cabe suponer en un hombre violentamente enamorado. [trad. José de Urríes y Azara]

Supo encontrar en aquella ocasión frases tan bien dichas y de tanta emoción como las que se acostumbra poner en boca de los más arrebatados amantes. [trad. Amando Lázaro Ros]

Procedió a expresarse con el acierto y el ardor que cabe esperar de un hombre perdidamente enamorado. [trad. José Luis López Muñoz]

Se expresó en esa ocasión con todo el sentimiento y el calor que cabe suponer en un hombre ardientemente enamorado. [trad. Américo Nos Gray]

Se expresó con todo el calor y la ternura que pueden suponerse en un hombre locamente enamorado. [trad. Fernando Durán]

Se expresó con todo el calor y la ternura que pueden suponerse en un hombre locamente enamorado. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Se expresó en esta ocasión con el juicio y la vehemencia que cabe suponer en un hombre profundamente enamorado. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Se expresó con todo el calor y la ternura que pueden suponerse en un hombre violentamente enamorado. [trad. A.L.A., editorial Andrés Bello]

Se expresó con la vehemencia que se atribuye a un hombre profundamente enamorado. [trad. Patricia Franco Lommers]

La expresó con todo el buen juicio y el calor que se pueden esperar de un hombre furiosamente enamorado. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Se expresó con todo el calor y la ternura que pueden suponerse en un hombre locamente enamorado. [trad. Kiki Rodríguez]

Comenzó a expresarse con el juicio y la vehemencia de un hombre enamorado apasionadamente. [trad. Juan Izquierdo]

Se expresó con toda la sensibilidad y el calor que pueden suponerse en un hombre profundamente enamorado. [trad. Delia Pasini]

Se expresó en esa ocasión con el juicio y la vehemencia que cabe suponer en un hombre profundamente enamorado. [trad. Roberto Mares]

Se expresó con la vehemencia y el ardor de un hombre locamente enamorado. [trad. Marta Salís Canosa]

Expresó su sentir con la sensatez y ternura que cabe esperar de un hombre perdidamente enamorado. [trad. Roser Villagrassa]

Se expresó con toda la emoción y la vehemencia que se supone en un hombre apasionadamente enamorado. [trad. José C. Vales]

Hay un tono juguetón en la descripción que ofrece la voz narradora, no es una ironía maliciosa, sino humorística. La clave está en el adverbio “sensibly” (sensatamente), pues realmente ¿qué tan sensatamente puede expresarse un hombre tan apasionadamente enamorado? Posiblemente a varios de los traductores les pareció incongruente e interpretaron “sensibly” con el falso cognado de “sensiblemente” “sentimentalmente”, de ahí que tradujeran el adverbio con alguna palabra vinculada en ese sentido, como emoción, vehemencia e incluso ternura. Es como si la ironía se hubiera perdido en la traducción.

Read Full Post »

Del 1° al 7 de julio de 2013, en JAcastellano leímos el capítulo 58 de Orgullo y prejuicio, que es sumamente emocionante y donde el nudo principal finalmente se resuelve.

Como el propósito principal ha sido extraer las citas epigramáticas, aquí les presentamos la que destaca en este capitulo, viene de boca de Lizzy, tratando de reconfortar a Darcy por su conducta en el pasado. Ella le dice:

Think only of the past as its remembrance gives you pleasure.

Piense sólo en el pasado cuyo recuerdo le sea grato. [trad. José de Urríes y Azara]

No se acuerde usted del pasado sino en lo que puede resultarle agradable. [trad. Amando Lázaro Ros]

Piensa sólo en el pasado cuando su recuerdo te procure placer. [trad. José Luis López Muñoz]

Del pasado no tiene usted que recordar más que lo placentero. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No recuerdes del pasado más que lo que te sea grato. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Recuerde sólo en el pasado aquello que le sea grato. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Piensa sólo en el pasado cuando su recuerdo te sea placentero. [trad. Marta Salís Canosa]

Piensa en el pasado cuando sólo los recuerdos te produzcan placer. [trad. José C. Vales]

Si algo llama la atención es la diferencia en la forma de dirigirse que tienen los personajes. Las traducciones más antiguas, mantienen el “usted” como la forma en que Lizzy se dirige a Darcy; en cambio, en varias de las traducciones más recientes, el cambio a “tú” se produce cerca de este momento.

Sin embargo, lo sustancioso y más importante de este capítulo, por supuesto que es que finalmente los malentendidos entre la pareja se aclaran y llegan a una conclusión feliz.

La oportunidad la proporciona Kitty que, se nos dice le tiene miedo a Darcy y huye en cuanto puede con el pretexto de visitar a Maria Lucas. Lizzy sabe que, aunque vaya contra las reglas el quedarse así a solas con Darcy, es la única manera para hablar con él y agradecerle por haber solucionado, dadas las circunstancias, la fuga de Lydia.

Darcy lamenta que ella se haya enterado de su injerencia en el asunto, pues nunca hubiera pensado que la Sra. Gardiner sería indiscreta. Lizzy le hace saber que la indiscreción provino de Lydia. Ante las expresiones de agradecimiento, finalmente él dice:

If you will thank me, let it be for yourself alone. That the wish of giving happiness to you might add force to the other inducements which led me on, I shall not attempt to deny. But your family owe me nothing. Much as I respect them, I believe I thought only of you.

Si me lo agradece usted, que sea sólo por usted. No he de negar que el deseo de proporcionarle una dicha pudo añadir fuerza a las otras razones que me impulsaron a ello; pero su familia no me debe nada. Aun respetándolos mucho, no pensé sino en usted. [trad. José de Urríes y Azara]

Si quiere agradecérmelo, hágalo sólo en su nombre propio. No pienso negar que el deseo de hacerla a usted feliz reforzó los demás motivos que me indujeron a actuar. Su familia ninguna deuda tiene contraída conmigo. Mucho es el respeto que me merece, pero, si le he de ser sincero, creo que sólo pensaba en usted. [trad. Amando Lázaro Ros]

Si me ha de dar las gracias, que sea sólo en nombre suyo. No ocultaré que el deseo de darle una alegría reforzó posiblemente los otros motivos que me impulsaron a obrar. Pero su familia no me debe nada. Aunque es mucho el respeto que siento por ellos, creo que sólo pensé en usted. [trad. José Luis López Muñoz]

Si quiere darme las gracias, hágalo sólo en su nombre. No negaré que el deseo de tranquilizarla se sumó a las otras razones que me impulsaron a hacer lo que hice; pero su familia no me debe nada. Les tengo un gran respeto, pero no pensé más que en usted. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si quiere usted darme las gracias, que sea sólo en nombre de usted. No negaré que el deseo de darle una alegría pudo reforzar los otros incentivos que me movieron a actuar. Pero su familia de usted no me debe nada. A pesar de todo el respeto que les tengo, me parece que sólo pensaba en usted. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si me lo agradece, que sea sólo en nombre de usted. No he de negar que el deseo de proporcionarle una alegría pudo añadir fuerza a las otras razones que me impulsaron a ello; pero su familia no me debe nada. Aun cuando los respeto mucho, no pensé sino en usted. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si ha de agradecérmelo, que sea sólo en su propio nombre. No ocultaré que el deseo de hacerla feliz fortaleció las demás razones que me movieron a hacerlo. Pero su familia no me debe nada. Por mucho que la respete, creo que sólo pensé en usted. [trad. Marta Salís Canosa]

Si quiere darme las gracias, hágalo sólo en su nombre. No pretendo negar que el deseo de verla feliz animó todas las razones que me movieron a actuar. Pero su familia no me debe nada. Por mucho que los respete, en realidad sólo pensé en usted. [trad. José C. Vales]

¿Qué se puede responder ante eso? Lizzy no podía, resultaba demasiado. Darcy también sabe que no hay vuelta atrás, qué más da arriesgarse totalmente así que va su segunda declaración, que dejaremos para una entrada exclusivamente dedicada a ella.

Tras la segunda declaración, como es costumbre con JA, se echa un velo y no ‘vemos’ ni ‘escuchamos’ en directo la respuesta de Lizzy ni las demás palabras de Darcy. L a voz narradora toma el control y nos cuenta brevemente lo que sucede, ni siquiera hace uso del discurso libre indirecto. Tenemos que conformarnos con saber que Lizzy se ve obligada a hablar y dar a entender que sus sentimientos habían cambiado y su aceptación. La reacción inicial de Darcy al saberse aceptado también queda sólo en narración.

Por un rato:

There was too much to be thought, and felt, and said, for attention to any other objects.

Había demasiado que pensar y que sentir y que decir para tender a nada más. [trad. José de Urríes y Azara]

Estaban demasiado abstraídos en sus pensamientos, en sus emociones y en sus palabras para prestar atención a lo que les rodeaba. [trad. Amando Lázaro Ros]

Era demasiado lo que tenían pensar y sentir y decir para prestar atención a otras cuestiones. [trad. José Luis López Muñoz]

Tenían demasiado que pensar, que sentir y que decir para fijarse en nada más. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tenían demasiado que pensar, que sentir y que decir para atender a nada más. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Había demasiado que pensar, sentir y decir para atender a nada más. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Había demasiado que pensar, y sentir, y decir, para poder prestar atención a otras cosas. [trad. Marta Salís Canosa]

Tenían demasiadas cosas que pensar, que sentir y que decir como para prestar atención a otros asuntos. [trad. José C. Vales]

Cuando finalmente recuperan un poco la calma, sin nada de arrebatos sentimentales, vuelve a haber diálogo. El primer tema es la oportuna intervención de Lady C. Habría sido toda una escena ver la ‘conversación’ que tuvo con su sobrino y los resultados tan contrarios a los que ella deseaba que obtiene, pues en lugar de provocar la aversión de Darcy, más bien lo empujó hacia Lizzy:

taught me to hope as I had scarcely ever allowed myself to hope before.

Eso me hizo conocer lo que antes apenas me había atrevido a albergar. [trad. José de Urríes y Azara] (el original dice “hope”, que no es precisamente “conocer”)

Hizo nacer en mí esperanzas que hasta aquel momento no me había atrevido a acariciar. [trad. Amando Lázaro Ros]

Me dio más esperanzas de las que hasta entonces me había atrevido a abrigar. [trad. José Luis López Muñoz]

Gracias a eso concebí esperanzas que antes apenas me habría atrevido a formular. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Me hizo cobrar unas esperanzas que no me había atrevido a albergar hasta entonces. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Eso me hizo saber lo que antes apenas me habría atrevido a esperar. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Al basarse en la traducción de Urríes, mantiene la omisión de “hope” y sólo varía del inventado “conocer a “saber” que tampoco resulta una opción adecuada)

Me hizo concebir unas esperanzas que antes no me había atrevido a albergar. [trad. Marta Salís Canosa]

Eso me dio esperanzas… unas esperanzas que apenas me había atrevido a albergar. [trad. José C. Vales]

I knew enough of your disposition to be certain that, had you been absolutely, irrevocably decided against me, you would have acknowledged it… frankly and openly.

Conocía lo suficiente su modo de ser para saber que, de estar absoluta e irrevocablemente decidida contra mí,… lo habría hecho saber… con claridad y franqueza. [trad. José de Urríes y Azara]

Conozco su carácter lo suficiente para saber que si usted hubiese estado absoluta e irrevocablemente decidida a rechazarme… lo habría confesado… con toda franqueza y sin ambages. [trad. Amando Lázaro Ros]

Sabía lo bastante de tu manera de ser como para estar seguro de que, si tu actitud hacía mí estaba absoluta e irrevocablemente decidida, lo hubieras confesado con toda franqueza y sin reservas. [trad. José Luis López Muñoz] (omite “en contra”, por así decirlo lo deja implícito)

Conocía de sobra el carácter de usted para saber que si hubiese estado absoluta e irrevocablemente decidida contra mí,… lo habría dicho… con toda claridad y franqueza. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Yo conocía lo suficiente de tu carácter como para estar seguro de que si hubieras tomado la decisión absoluta, irrevocable, de rechazarme,… la habrías reconocido… de manera franca y abierta. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Conocía lo suficiente su carácter… para saber que, de estar absoluta e irrevocablemente decidida a rechazarme,… lo habría hecho saber… con claridad y franqueza. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Te conocía lo suficiente para saber que, si hubieras estado absoluta, irrevocablemente decidida en mi contra… lo habrías dicho… sin ambages. [trad. Marta Salís Canosa]

Conocía suficientemente tu carácter como para estar seguro de que si estuvieras absoluta e irrevocablemente contra mí,… lo habrías reconocido así… franca y abiertamente. [trad. José C. Vales]

Como se ha mencionado al principio de esta entrada, en este diálogo es donde la mayoría de los traductores más recientes hacen el cambio de “usted” a “tú” en la forma de dirigirse uno a otro en ambos personajes, pues consideran que justo la declaración y aceptación motiva el cambio, en tanto que los traductores más antiguos mantuvieron el usted todavía en este punto, lo dejan para más adelante en el capítulo.

Ella responde:

You know enough of my frankness to believe me capable of that. After abusing you so abominably to your face, I could have no scruple in abusing you to all your relations.

Sí, conocía usted suficientemente mi franqueza para creerme capaz de eso. Después de rechazarle a usted tan abominablemente cara a cara no podía tener escrúpulo en manifestar lo propio a todos sus parientes. [trad. José de Urríes y Azara]

Tenía usted pruebas de mi franqueza, como para no dudar de que lo hubiese dicho. Después de agraviarlo a usted de una manera tan odiosa en su misma cara, no podía yo tener ningún reparo en agraviar a todos sus parientes. [trad. Amando Lázaro Ros] (el original no dice agraviar a los parientes, sino agraviarlo ante sus parientes)

Sí; sabes lo bastante de mi *franqueza* para creerme capaz de hacerlo. Después de haberte insultado cara a cara sin el menor escrúpulo, no tendría empacho en repetir los insultos ante tus parientes. [trad. José Luis López Muñoz]

Conocía usted de sobra mi franqueza para creerme capaz de eso. Después de haberle rechazado tan odiosamente cara a cara, no podía tener reparos en decirles lo mismo a todos sus parientes. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sí, conocías mi *franqueza* bastante bien como para creerme capaz de *eso*. Después de insultarte a la cara de una manera tan abominable, no podía tener reparo en insultarte ante todos tus parientes. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sí, conocía usted suficientemente mi franqueza para creerme capaz de eso. Después de rechazarlo de moto tan abominable no podía tener escrúpulo en manifestar lo mismo a todos sus parientes. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Sí, conoces bastante mi *franqueza* para creerme capaz de eso. Después de haberte insultado del modo más abominable, no tendría el menor escrúpulo en decir cosas horribles de ti delante de tus parientes. [trad. Marta Salís Canosa]

Sí… conoces demasiado mi *sinceridad* como para creerme capaz de eso. Después de haberte insultado de aquel modo tan espantoso en tu propia cara, puede que no hubiera tenido escrúpulos en decirles lo mismo a todos tus parientes. [trad. José C. Vales] (si también en español existe la palabra “franqueza” como equivalente a “frankness”, no hay necesidad de buscar un sinónimo, además parece como eco o reminiscencia significativa, pues en el enfrentamiento de Lizzy con Lady Catherine también se empleó)

Eso los lleva de nuevo a recordar lo sucedido en esa primera declaración, la carta y el cambio operado en ambos. Lizzy le dice:

The conduct of neither, if strictly examined, will be irreproachable; but since then, we have both, I hope, improved in civility.

Mirándolo bien, no puede resultar irreprochable la conducta de ninguno de los dos. Pero me parece que ambos hemos ganado en cortesía desde entonces. [trad. José de Urríes y Azara]

Ninguno de los dos, si se mira estrictamente la cuestión, nos portamos de una manera irreprochable, pero me imagino que desde entonces hemos ganado los dos en amabilidad [trad. Amando Lázaro Ros]

Si se examina con calma lo sucedido, se verá que ninguno de los dos se comportó de manera irreprochable; pero desde entonces, espero, los dos nos hemos vuelto más corteses. [trad. José Luis López Muñoz]

Bien mirado, los dos tuvimos nuestras culpas. Pero me parece que los dos hemos ganado en cortesía desde entonces. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si se examina estrictamente la conducta de los dos, ninguno queda libre de reproche; pero creo que desde entonces los dos hemos ganado en cortesía. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mirándolo bien, la conducta de los dos fue reprochable. Pero me parece que ambos hemos ganado en cortesía desde entonces. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si lo examinamos con detenimiento, el comportamiento de los dos dejó bastante que desear; pero creo que los dos hemos mejorado mucho en cortesía. [trad. Marta Salís Canosa]

La conducta de ambos, bien mirada, fue bastante deplorable. Pero desde entonces, confío, hemos mejorado bastante en nuestra educación. [trad. José C. Vales] (“civility” es mucho más preciso que “educación”, que aquí parecería más un hiperónimo)

Though we have… reason to think my opinions not entirely unalterable, they are not… quite so easily changed as that implies.

Aunque ambos tengamos razones papara pensar que mis opiniones no son por completo invariables, no creo que hayan cambiado con tanta facilidad como implica lo que usted dice. [trad. José de Urríes y Azara]

No implica que yo cambie fácilmente de opinión, aunque los dos tenemos razones en extremo suficientes para creer que tampoco las mantengo de una manera inflexible. [trad. Amando Lázaro Ros]

Aunque los dos tenemos razones para pensar que mis opiniones no son inamovibles, espero que no sean tan mudables. [trad. José Luis López Muñoz]

Aunque… tenemos razones para pensar que mis opiniones no son enteramente inalterables, no cambian tan fácilmente como usted supone. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (la suposición no queda limitada a él)

Aunque ambos tenemos motivos para considerar que mis opiniones no eran inalterables del todo, espero que no hayan cambiado con tanta facilidad como quieres dar a entender. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Aunque ambos tengamos razones para pensar que mis opiniones no son por completo invariables, no creo que hayan cambiado tan fácilmente como usted quiere dar a entender. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Aunque los dos tenemos razones para pensar que mis opiniones no son inalterables, tampoco son, espero, tan volubles como supones. [trad. Marta Salís Canosa]

Aunque ambos tenemos razones para pensar que mis opiniones no son absolutamente inalterables, espero que no sean tan volubles como para dejarme influir por esa carta. [trad. José C. Vales]

Think no more of the letter. The feelings of the person who wrote, and the person who received it, are now so widely different from what they were then, that every unpleasant circumstance attending it ought to be forgotten.

No piense más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y los de la que la recibió son ahora tan diferentes de lo que eran entonces, que cuantas circunstancias desagradables se refieren a ella deben echarse al olvido. [trad. José de Urríes y Azara]

No pensamos más en ella [la carta]. Hay una diferencia profunda entre los sentimientos de la persona que la escribió y los que la que la recibió con los que ambos tenían entonces, que no nos queda más remedio que olvidar todo detalle desagradable. [trad. Amando Lázaro Ros] (no hay plural en “think”)

No pienses más en la carta. Tanto los sentimientos de la que la escribió como los de quien la recibió son ahora tan diferentes que cualquier circunstancia desagradable relacionada con ella debe olvidarse. [trad. José Luis López Muñoz]

No piense más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y los de la persona que la recibió son ahora tan diferentes, que todas las circunstancias desagradables que a ella se refieran deben ser olvidadas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No pensemos más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y de la persona que la recibió han variado tanto de lo que eran entonces, que deben olvidarse todas las circunstancias desagradables que la rodean. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No piense más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y los de la que la recibió son ahora tan diferentes, que cuantas circunstancias desagradables se refieren a ella deben echarse al olvido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No pienses más en esa carta. Los sentimientos de quien la escribió, y de quien la recibió, son ahora tan completamente diferentes de los de entonces que debemos olvidar todas las circunstancias desagradables relacionadas con ella. [trad. Marta Salís Canosa]

No pensemos más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y la que la recibió son ahora tan completamente distintos de cómo eran entonces que deberíamos olvidarnos de prestar atención a cualquier circunstancia desagradable. [trad. José C. Vales]

Pero para Darcy, por así decirlo, el acto de contrición debe continuar. De toda la explicación de cómo llegó a ser el orgulloso Darcy, sobresalen dos fragmentos:

I have been a selfish being all my life, in practice, though not in principle. As a child I was taught what was right, but I was not taught to correct my temper. I was given good principles, but left to follow them in pride and conceit.

He sido toda mi vida un egoísta en la práctica, ya que no en los principios. Cuando niño enseñáronme lo que estaba bien, mas no se me enseñó a corregir mi temperamento. Se me inculcaron buenas normas, pero se me dejó seguir orgulloso y vano. [trad. José de Urríes y Azara]

Si no en principio, en la práctica al menos he sido toda mi vida egoísta. De niño me enseñaron lo que estaba bien, pero no me enseñaron a dominar mi temperamento. Recibí muy buenas enseñanzas, pero me dejaron para seguirlas todo mi orgullo y mi engreimiento. [trad. Amando Lázaro Ros]

En la práctica, aunque no en la teoría, he sido un egoísta toda mi vida. De niño se me enseñó lo que estaba bien, pero no a corregir mi manera de ser. Se me inculcaron buenos principios, pero se me dejó que los siguiera desde el orgullo y la vanidad. [trad. José Luis López Muñoz]

He sido toda mi vida un egoísta en la práctica, aunque no en los principios. De niño me enseñaron a pensar bien, pero no a corregir mi temperamento. Me inculcaron buenas normas, pero dejaron que las siguiese cargado de orgullo y de presunción. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

He sido durante toda mi vida un ser egoísta, en la práctica, aunque no por principio. De niño me enseñaron qué era lo correcto, pero no me enseñaron a corregir mi genio. Me dieron buenos principios, pero me permitieron aplicarlos con orgullo y vanidad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

He sido, durante toda mi vida, egoísta en la práctica, ya que no en los principios. Cuando niño me enseñaron qué estaba bien, pero nadie me enseñó a corregir mi temperamento. Me inculcaron buenas normas, pero dejaron que siguiese siendo orgulloso y vano. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

He sido un egoísta toda mi vida, pero sólo en la práctica, no en los principios. De niño me enseñaron lo que está bien, pero no me enseñaron a corregir mi temperamento. Me inculcaron buenos principios, pero se me permitió seguirlos con orgullo y engreimiento. [trad. Marta Salís Canosa]

Siempre he sido un egoísta, toda mi vida, en la práctica, aunque no en los principios. Cuando era un niño me enseñaron lo que estaba bien, pero no me enseñaron a corregir mi carácter. Me enseñaron los buenos principios, pero permitieron que los ejecutase con orgullo y altivez. [trad. José C. Vales]

Such I was, from eight to eight and twenty; and such I might still have been but for you, dearest, loveliest Elizabeth! What do I not owe you! You taught me a lesson, hard indeed at first, but most advantageous. By you, I was properly humbled. I came to you without a doubt of my reception. You showed me how insufficient were all my pretensions to please a woman worthy of being pleased.

Así fui de los ocho a los veintiocho años, y aún lo sería a no ser por usted, queridísima, amadísima Isabel. ¿Qué no he deberle a usted? Me dio una lección, ciertamente dura al principio, pero muy provechosa; por usted quedé humillado como convenía, usted me mostró cuán insuficientes eran mis pretensiones para complacer a una mujer merecedora de ser complacida. [trad. José de Urríes y Azara]

Así fui yo, desde los ocho hasta los veintiocho, y así seguiría siendo de no haberla encontrado a usted, mi querida y adorada Elizabeth. ¡Cuánto le debo yo! La lección que me dio, aunque dura al principio, me ha sido muy provechosa. Usted me humilló, que era lo que necesitaba. Me acerqué a usted sin que se me ocurriese dudar por un momento de que sería aceptado. Usted me hizo ver qué vacuas eran mis pretensiones de agradar a una mujer digna de ser agradada. [trad. Amando Lázaro Ros]

Así he sido desde los ocho hasta los veintiocho años; y aún seguiría siendo así, de no haber sido por ti, ¡mi queridísima y encantadora Elizabeth! ¿Qué no te debo yo? Me enseñaste una lección, dura al principio, desde luego, pero ventajosísima. Me diste la lección de humildad que necesitaba. Me presenté a ti sin albergar la menor duda sobre la respuesta que iba a recibir. Y tú me demostraste cuán insuficientes eran mis méritos para agradar a una mujer digna de ser agradada. [trad. José Luis López Muñoz]

Así desde los ocho hasta los veintiocho años, y así sería aún si no hubiese sido por usted, amadísima Elizabeth. Se lo debo todo. Me dio una lección que fue, por cierto, muy dura al principio, pero también muy provechosa. Usted me humilló como convenía, usted me enseñó lo insuficientes que eran mis pretensiones para halagar a una mujer que merece todos los halagos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Así fui yo de los ocho a los veintiocho años; ¡y así podría seguir siendo si no hubiera sido por ti, Elizabeth, querida, amadísima! ¡Cuánto te debo! Me has enseñado una lección; muy dura al principio, pero muy provechosa. Me humillaste como merecía. Me presenté ante ti sin dudar para nada de la acogida que me darías. Tú me enseñaste cuán insuficientes eran mis pretensiones para complacer a una mujer que se merece ser complacida. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Así fui de los ocho a los veintiocho años, y aún lo sería si no fuese por usted, queridísima, amadísima Lizzy. ¿Qué no he de deberle? Me ha dado una lección, ciertamente dura al principio, pero muy provechosa; por usted quedé humillado como convenía, usted me mostró cuán insuficientes eran mis pretensiones para complacer a una mujer merecedora de ser complacida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Así fui de los ocho a los veintiocho años; y así habría seguido siendo de no haberte conocido, ¡mi maravillosa y querida Elizabeth! ¡Te debo tanto! Me diste una lección, muy dura al principio, pero enormemente provechosa luego. Recibí una cura de humildad. Me acerqué a ti sin albergar ninguna duda sobre cuál iba a ser mi respuesta. Y tú me mostraste cuán insuficientes eran mis méritos para agradar a una mujer que merecía el mejor de los tratos. [trad. Marta Salís Canosa]

Así fui yo, desde los ocho hasta los veintiocho, y así seguiría siendo de no ser por ti, mi querida, ¡mi adorada Elizabeth! ¡Te lo debo todo! Me diste una lección, dura al principio, desde luego, pero muy provechosa. Gracias a ti, recibí una buena cura de humildad. Me acerqué a ti sin dudar que me querrías. Tú me mostraste qué ridículas eran mis pretensiones para complacer a una mujer que merecía otro trato. [trad. José C. Vales]

Cuando finalmente se dan cuenta de todo el tiempo que ha transcurrido, emprenden la marcha de regreso a Longbourn, y aprovechan para hablar del compromiso de Jane y Bingley. Antes de ir a Londres, Darcy confesó a Bingley todo lo que le habían ocultado, en cierta manera, como piensa Lizzy, Darcy le dio finalmente el permiso a su amigo para ser feliz, aunque ella por el momento se abstiene de embromarlo al respecto.

A most delightful friend; so easily guided that his worth was invaluable.

Muy delicioso amigo por lo fácil en dejarse guiar, que su valía era incomparable. [trad. José de Urríes y Azara]

El más encantador de los amigos y que era incomparable por lo bien que se dejaba guiar. [trad. Amando Lázaro Ros]

Un maravilloso amigo, y tan fácil de guiar que su valor era inapreciable. [trad. José Luis López Muñoz]

El más estupendo de los amigos por la facilidad con que se le podía traer y llevar, y que era realmente impagable. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Un amigo encantador y precioso por la facilidad con que se dejaba llevar. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Un amigo encantador por la facilidad con que se dejaba guiar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El más encantador de los amigos; se dejaba guiar tan fácilmente que no tenía precio. [trad. Marta Salís Canosa]

El mejor de los amigos: dejarse llevar de aquel modo era verdaderamente impagable. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

Del 10 al 16 de junio de 2013, en JAcastellano también estuvimos leyendo el capítulo 53 de Orgullo y prejuicio, en el que encontramos varias citas epigramáticas.

Este capítulo realmente contiene dos secciones: la primera se refiere a la partida de Lydia y Wickham y la otra el regreso de Bingley (y Darcy) a Hertfordshire.

Las citas plenamente epigramáticas provienen de boca de Lydia y su madre.

La primera para desentenderse de tener que escribir sale con que:

Married women have never much time for writing.

Las mujeres casadas no disponen jamás de mucho tiempo para escribir. [trad. José de Urríes y Azara]

A una señora casada poco tiempo le queda para dedicarlo a escribir. [trad. Amando Lázaro Ros] (Pasa de plural a singular)

A las casadas siempre nos falta tiempo para escribir. [trad. José Luis López Muñoz]

Las mujeres casadas no disponemos de mucho tiempo para escribir. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Personaliza: “-mos”)

Las mujeres casadas no tenemos nunca mucho tiempo para escribir. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Las mujeres casadas nunca disponen de mucho tiempo para escribir. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

A las mujeres casadas no nos sobra demasiado tiempo para esas cosas. [trad. Marta Salís Canosa] (Personaliza y en lugar del específico “escribir”, aparece la vaguedad “esas cosas”)

Una mujer casada nunca tiene mucho tiempo para escribir. [trad. José C. Vales]

Además que, siempre considerada, sale que por eso mismo, sus hermanas por eso son las que deberían escribirle.

Por su parte, la Sra. Bennet parece un eco de Lady Catherine (sus palabras se parecen un tanto a las que ésta pronuncio cuando Darcy y el coronel dejaron Rosings):

There is nothing so bad as parting with one’s friends. One seems so forlorn without them.

No había nada peor que separarse de las personas queridas. ¡Se ve una tan desampara sin ellas! [trad. José de Urríes y Azara]

Lo peor que hay en el mundo son estas separaciones de los seres queridos. Se siente una como desamparada. [trad. Amando Lázaro Ros] (Omite el “sin ellos”)

No hay nada peor que separarse de la familia. Todo se vuelve melancólico. [trad. José Luis López Muñoz]

No hay nada peor que separarse de las personas queridas. ¡Se queda una tan desamparada sin ellas! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No hay cosa tan mala como separarnos de nuestros seres queridos. ¡Se queda una tan sola sin ellos! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No hay nada peor que separarse de las personas queridas. ¡Una se siente tan desamparada sin ellas! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No hay nada más doloroso que separarse de las personas queridas. Se queda una tan triste y desamparada sin ellas. [trad. Marta Salís Canosa]

No hay nada peor que separarnos de nuestros seres queridos. Parece que una se queda como desamparada sin ellos. [trad. José C. Vales]

La respuesta que le da Lizzy a esa queja es genial, eso de que debería consolarse entonces con que todavía le quedan cuatro hijas solteras. No por nada es hija de su padre, en eso de darle en la cabeza a la Sra. Bennet.

Más o menos como complemento a ese tren de ideas, la Sra. Bennet comenta a Binglye respecto al matrimonio de su hija menor:

It is a delightful thing, to be sure, to have a daughter well married, but at the same time… it is very hard to have her taken such a way from me.

Es delicioso tener una hija bien casada, pero al propio tiempo… es muy duro que se haya alejado tanto de mí. [trad. José de Urríes y Azara]

Es una satisfacción desde luego, el tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es muy doloroso el que se la hayan llevado tan lejos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es una cosa muy agradable, desde luego, tener una hija casada, pero al mismo tiempo… es muy duro verla marcharse tan lejos. [trad. José Luis López Muñoz] (omite el calificativo que se da a casada, “well”)

Es delicioso tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es muy duro que se me haya ido tan lejos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Desde luego que es delicioso casar bien a una hija; pero, al mismo tiempo… es muy duro que me la quiten de esa manera. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“taken such a way”, el “a way” no significa de una manera, sino el “away” de hoy en día, es decir, lejos)

Es delicioso tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es lamentable que se haya ido a vivir tan lejos. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es maravilloso, por supuesto, tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es muy duro que se vaya tan lejos. [trad. Marta Salís Canosa]

Tener una hija casada es una maravilla… pero al mismo tiempo… es muy duro tenerla tan lejos de aquí. [trad. José C. Vales]

Por supuesto, resulta debatible Lydia está *bien* casada. Sólo está casada, punto, porque tanto el marido como la forma en que se hizo dejan mucho en duda respecto al calificativo tan optimista.

En cuanto al regreso en sí de Bingley, aparecen otras citas que casi pueden parecer epigramas.

Por ejemplo, el pensamiento de Lizzy respecto a cómo se corre la noticia y nuevamente surgen la expectativas respecto al inquilino de Netherfield (de hecho es un enunciado un tanto complementario a la frase inicial de la novela). Lizzy considera que:

It is hard that this poor man cannot come to a house which he has legally hired, without raising all this speculation! I will leave him to himself.

¡… que este pobre hombre no puede venir a una casa alquilada legalmente sin levantar esa polvareda. [trad. José de Urríes y Azara] (omite el hecho de que él la alquiló)

Ya es cosa dura que no puede venir este buen hombre a una casa cuyo alquiler tiene pagado sin suscitar todas estas hablillas. En fin, allá él. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es duro que ese pobre hombre no pueda venir a una casa, que tiene legalmente alquilada, sin provocar tantas conjeturas. [trad. José Luis López Muñoz]

Es duro que este pobre hombre no pueda venir a una casa que ha alquilado legalmente sin levantar todas estas cábalas. Yo le dejaré en paz. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Qué duro es que ese pobre hombre no pueda venir a una casa que ha alquilado legalmente sin suscitar tantas especulaciones! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡… que este pobre hombre no puede venir a una casa alquilada legalmente sin provocar gran expectación! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es un poco absurdo que ese pobre hombre no pueda venir a una casa que tiene arrendada con todas las de la ley sin desatar tantas conjeturas. [trad. Marta Salís Canosa]

Es duro que ese pobre hombre no pueda venir a una casa que ha alquilado legalmente sin levantar tantas especulaciones. *Yo* voy a dejarlo tranquilo. [trad. José C. Vales]

Es obvio que Lizzy no parece estar dispuesta a participarla idea de la “verdad universalmente aceptada” y prefiere dejarlo en paz.

También en la repetición de acciones, la Sra. Bennet vuelve a presionar a su marido para que vaya a visitar a Bingley. El señor Bennet manifiesta mucho más claramente su opinión respecto la etiqueta y buenos modales que parecen exigir la visita. Si bien no es muy amable, tiene cierta razón al decir que si Bingley es el que quiere relacionarse con ellos, pues que los busqué, después de todo sabe donde viven. Además:

I will not spend my hours in running after my neighbours every time they go away and come back again.

No puedo gastar tiempo en correr tras los vencinos cuando van y vuelven. [trad. José de Urríes y Azara]

No voy a perder mi tiempo corriendo tras de mis vecinos cada vez que van y vienen. [trad. Amando Lázaro Ros]

No estoy dispuesto a malgastar mi tiempo en perseguir a mis vecinos porque vuelven a casa. [trad. José Luis López Muñoz] (Omite el “go away”)

No puedo perder el tiempo corriendo detrás de los vecinos cada vez que se van y vuelven. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No estoy dispuesto a pasarme las horas persiguiendo a mis vecinos cada vez que se van y vuelven. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No puedo perder tiempo yendo detrás de mis vecinos cada vez que llegan o parten. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No pienso malgastar un segundo persiguiendo a unos vecinos cada vez que se marchan y vuelven. [trad. Marta Salís Canosa]

No voy a gastar mi tiempo corriendo detrás de mis vecinos cada vez que se vayan o vuelvan. [trad. José C. Vales]

Para su suerte, Bingley parece haberlo escuchado y se presenta por su propia voluntad en Longbourn. Claro que el recibimiento que le da la Sra. Bennet (demasiada obsequiosidad, añadida al contraste con la manera cortante que tiene para Darcy), hacen pensar a Lizzy varias cosas.

Primero que:

Were the same fair prospect to arise at present as had flattered them a year ago, every thing… would be hastening to the same vexatious conclusion.

Aun brotando de nuevo la bella perspectiva que les lisonjeara hacía un año, todo habría de terminar con el mismo desdichado final. [trad. José de Urríes y Azara]

Si volviese a presentársele una perspectiva tan halagadora como la del año anterior, cavaría con el mismo fracaso doloroso. [trad. Amando Lázaro Ros]

Aunque surgieran otra vez las agradables perspectivas que les habían alegrado a todos un año antes… la conclusión volvería a ser la misma. [trad. José Luis López Muñoz] (añade

Todas aquellas ilusiones que renacían después de un año acabarían otra vez del mismo modo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Condensación)

Aunque fueran a surgir en el momento presente las mismas hermosas perspectivas que las habían halagado el año anterior, todo conduciría a la misma conclusión penosa. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sus ilusiones y esperanzas acabarían, como el año anterior, de la misma desdichada manera. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Aunque volvieran a surgir las mismas perspectivas que tanto les habían ilusionado un año antes, comprendió que el desenlace sería igual de funesto. [trad. Marta Salís Canosa]

Si alguna mínima posibilidad de que en ese momento se levantaran las mismas expectativas que tanta ilusión habían despertado hace un año, gracias a su madre acabarían del mismo modo humillante que la otra vez. [trad. José C. Vales]

También piensa que:

Years of happiness could not make… amends for moments of such painful confusion.

Años enteros de felicidad no podrían compensar… estos ratos de tan triste confusión. [trad. José de Urríes y Azara]

Estos momentos de dolorosa confusión por los que estaban pasando… no podían tener compensación suficiente ni aun con muchos años de felicidad. [trad. Amando Lázaro Ros]

Años de felicidad no podrían compensarlas… por momentos de tan dolorosa turbación. [trad. José Luis López Muñoz]

Años enteros de felicidad no podrían compensar… de aquellos momentos de penosa confusión. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Ni años enteros de felicidad podrían compensarlas… de aquellos momentos de confusión penosa. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Años enteros de felicidad no podrían compensar… de aquellos minutos de tan triste confusión. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Años de felicidad no podrían compensar… aquellos momentos tan ingratos. [trad. Marta Salís Canosa]

En los años de felicidad que se desvanecían por culpa de aquellas dolorosas insensateces. [trad. José C. Vales] (¿Eh? De nuevo nos topamos con otro cambio completo de sentido, “make amends” no significa “desvanecerse”, sino “compensar”)

Sin embargo, el pesimismo de Lizzy no es para tanto, pues:

The misery, for which years of happiness were to offer no compensation, received soon afterwards material relief.

Esa desdicha por la que años enteros de felicidad no podrían brindar compensación, suavizóse poco después. [trad. José de Urríes y Azara]

Aquella aflicción, que no se podía pagar ni aun con muchos años de felicidad, experimentó pronto alivio. [trad. Amando Lázaro Ros]

La frustración por la que años de felicidad no ofrecerían compensación suficiente recibió poco después un alivio sustancial. [trad. José Luis López Muñoz]

Aquella desdicha que no podrían compensar años enteros de felicidad, se atenuó poco después [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (¿y dónde quedó el alivió concreto o material?)

Pero aquel suplicio, que no podrían compensar años enteros de felicidad, se aliviaron un poco más tarde. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Pero esa desdicha que años de felicidad no podían compensar, se suavizó. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Pero toda aquella aflicción que no podrían compensar años de felicidad pareció mitigarse. [trad. Marta Salís Canosa]

Aquel sufrimiento, que jamás podrían contrarrestar años seguidos de felicidad, menguó poco a poco. [trad. José C. Vales] (Omisión de “relief”)

Por supuesto, tanta especulación respecto al regreso de Bingley, pone muy tensa a Jane, por más que trata de aparentar indiferencia. Lizzy no puede ofrecerle consuelo, pues como le señala:

The usual satisfaction of preaching patience to a sufferer is denied me, because you have always so much.

La satisfacción que todos suelen tener en predicar paciencia a quien sufre me está negada a mí por la mucha paciencia que siempre tienes. [trad. José de Urríes y Azara]

Tampoco puedo darme el gusto de predicar paciencia a quien, como tú, siempre ha tenido tanta. [trad. Amando Lázaro Ros]

La habitual satisfacción de predicar paciencia a quien sufre me está negada, porque siempre has tenido muchísima. [trad. José Luis López Muñoz]

La normal satisfacción de recomendar paciencia a los que sufren me está vedada porque a ti nunca te falta. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No me queda el consuelo habitual de predicar paciencia al que sufre, porque tú siempre tienes mucha. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Ni siquiera puedo aconsejarte paciencia, porque sé que no hay quien te supere en eso. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ni siquiera puedo darme el placer de aconsejarte paciencia, porque siempre has tenido muchísima. [trad. Marta Salís Canosa]

No soporto ese consejo habitual que consiste en predicar paciencia a alguien que sufre, porque tú ya has sufrido bastante. [trad. José C. Vales] (Otro caso en que el traductor interpretó otra cosa y armó un sentido distinto al del original. En ningún momento Lizzy está diciendo que no soporta, cuando más bien le están negando la satisfacción de predicar, y si bien Jane ha estado sufriendo mal de amores, lo que se indica en el texto origial es que siempre tiene mucha paciencia)

Por último, aunque nada epigramático, no puede pasarse por alto la información que se nos da respecto a lo que Darcy significa para Lizzy:

Lo que es él para ella:

He was the person to whom the whole family were indebted for the first of benefits, and whom she regarded herself with an interest, if not quite so tender, at least as reasonable and just as what Jane felt for Bingley.

Era la persona a quien toda la familia era deudora del mayor de los beneficios y a quien ella misma miraba con un interés, si no tan tierno, por lo menos tan razonable y justo como el que Juana sentía por Bingley. [trad. José de Urríes y Azara]

Era el hombre al que toda la familia debía el más grande de los favores, y por el que ella sentía un afecto, si no tan entrañable, por lo menos tan justo y bien merecido como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Amando Lázaro Ros] (“tender” no tiene que ver con “entrañable”)

Sabía que toda su familia estaba en deuda con él, por haberles devuelto el primero y más importante de los bienes, al mismo tiempo que lo miraba con un interés, si no tan tierno, sí al menos tan razonable y tan justo como el que Jane sentía por Bingley. [trad. José Luis López Muñoz] (añade demasiado a la parte respecto a la deuda)

Era el hombre a quien su familia debía el mayor de los favores, y a quien ella miraba con un interés, si no tan tierno, por lo menos tan razonable y justo como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Hmm, aquí la personalización de “su familia” interfiere con una especie de discurso libre indirecto que tiene el inicio del enunciado)

Era la persona a quien debía la familia el máximo bien, y al que ella misma quería con un afecto, si no tan tierno, al menos tan razonable y justo como el que sentía Jane por Bingley. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Se trataba de la persona a quien toda la familia debía el mayor de los favores, y a quien ella misma miraba con un interés, si no tan tierno, por lo menos tan razonable y justo como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Era el hombre con el que su familia había contraído una deuda impagable, y al que ella miraba con un interés, si no tan tierno, al menos tan justo y razonable como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Marta Salís Canosa]

Era la persona con la que toda la familia estaba en deuda por un enorme favor que les había hecho, y a quien apreciaba muy sinceramente, y si no sentía por él un cariño tan tierno como el que Jane sentía por Bingley, al menos sí era razonable y justo. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

Older Posts »