Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lady Catherine de Bourgh’ Category

En la semana del 24 al 30 de junio, en JAcastellano leímos el capítulo 56 de Orgullo y prejuicio.

Se trata de uno de los capítulos más memorables de la novela, que en un romance de tipo medieval equivaldría al momento en que el héroe tiene que enfrentar el más formidable de los osbtáculos, por ejemplo un dragón, para cumplir su misión y obtener a su dama. Pero aquí, Jane Austen ha dado un giro inusual, la protagonista es quien hace frente al monstruo, en este caso, en la forma de la imperiosa Lady Catherine de Bourgh.

El capítulo es sumamente sustancioso y resulta difícil resistir la tentación de citar cada uno de los diálogos; el ir y venir del duelo verbal, en el que además, por más estocadas que lanza Lady Catherine, casi en totalidad, Lizzy las detiene y además logra devolver el golpe.

La sorpresa es que, aunque el objetivo ha sido seleccionar citas de tipo epigramático, aquí parecen ausentes, si bien existen varias que podrían considerarse como de uso frecuente, no aparece ni una especie de sentencia, a pesar de que nos encontramos ante uno de los personajes más ingeniosos de la literatura (Lizzy) y otro que le gusta emitir juicios y opiniones como si fuera una divinidad (Lady Catherine). Lo que destacamos para este capítulo son algunas respuestas de Lizzy al ataque de Lady Catherine y una de las principales agresiones de ésta.

Todo comienza con la inesperada visita de Lady Catherine de Bourgh a Longbourn. De manera astuta, consigue una entrevista privada con Lizzy en la que explica el motivo de su intempestiva aparición: el rumor que circula respecto a que su sobrino va a casarse con Lizzy. Así que ha ido para que se desmienta tal rumor —pero como le dice Lizzy, su presencia sólo va a ayudar a confirmarlo—.

Para comenzar, Lady Catherine presume de su franqueza, a lo que Lizzy responde que no sólo no aspira a imitarla, sino que:

You may ask questions which I shall not choose to answer.

*Usted* puede preguntar cosas que *yo* no tenga a bien contestar. [trad. José de Urríes y Azara]

Tal vez opte por no contestar algunas de sus preguntas. [trad. Amando Lázaro Ros]

*Usted* es muy libre de hacer preguntas, y yo, de no contestarlas. [trad. José Luis López Muñoz]

Usted puede hacerme preguntas que yo puedo no querer contestar. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Puedo dejar de responder algunas de las preguntas que me hace. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Usted puede preguntar cosas que yo puedo considerar oportuno no responder. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Puede preguntarme lo que quiera, pero yo soy muy libre de responder o no. [trad. Marta Salís Canosa]

Puede usted hacer las preguntas que quiera y yo contestaré las que considere oportunas. [trad. José C. Vales]

El propósito de Lady Catherine obtener la promesa de que Lizzy nunca aceptará una propuesta de matrimonio de su sobrino.

Para ello, Lady Catherine recurre al chantaje, a las amenazas y finalmente al insulto. Así, por ejemplo, amenaza con el desprecio de los parientes de Darcy y de la sociedad en general como una de las calamidades que azotarán si lo acepta. A lo que Lizzy, con extraordinaria habilidad, responde:

The wife of Mr. Darcy must have such extraordinary sources of happiness necessarily attached to her situation, that she could, upon the whole, have no cause to repine.

La esposa del señor Darcy habrá de tener tales manantiales de dicha unidos a su estado, que podría, después de todo, no encontrar motivo de queja. [trad. José de Urríes y Azara]

Es muy posible que la esposa del señor Darcy encontrase tan abundantes medios de ser feliz que no le importase mucho todo eso. [trad. Amando Lázaro Ros]

La esposa del señor Darcy dispondrá de tan extraordinarias fuentes de felicidad, inevitablemente ligadas a su situación, que no tendrá, en conjunto, motivos para afligirse. [trad. José Luis López Muñoz]

La esposa del señor Darcy gozará seguramente de tales venturas que podrá a pesar de todo sentirse muy satisfecha. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La esposa del señor Darcy deberá gozar, en virtud de su estado, de unas causas de felicidad tan extraordinarias, que podría ser que, en conjunto, no tuviera motivos para quejarse. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La esposa de Mr. Darcy encontrará en el matrimonio tantos motivos de dicha, que a pesar de todo lo que me ha dicho nunca encontrará motivo de queja. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Estar casada con el señor Darcy será una fuente tan extraordinaria de felicidad que no tendré en conjunto motivos para quejarme. [trad. Marta Salís Canosa] (Dado que Lizzy mantiene una referencia en tercera persona, evadiendo atribuirse en ese momento la posición, resulta inadecuado que en esta traducción hable en primera persona, es cuestión de estrategia por parte del personaje).

La esposa del señor Darcy contará con abundantes fuentes de felicidad, dada su situación, y, a pesar de todo, probablemente no se arrepentirá. [trad. José C. Vales]

Asimismo, ante una afirmación tan comprometedora, también tiene mucho peso el que Lizzy mantenga un distanciamiento al emplear la tercera persona.

El argumento de la posición social sale a flote, y en dos ocasiones, Lady Catherine tiende una especie de trampa (en la que muchos lectores han caído) respecto a Elizabeth y su familia en comparación con Darcy. Desafortunadamente muchos se han creído la historia de la Cenicienta que Lady Catherine pinta al calificar a Lizzy como:

A young woman of inferior birth, of no importance in the world, and wholly unallied to the family!

Una joven de inferior nacimiento, sin importancia en el mundo y por completo ajena a la familia. [trad. José de Urríes y Azara]

Una jovenzuela sin pergaminos ni posición, ajena por completo a la familia. [trad. Amando Lázaro Ros]

Una joven de humilde cuna, sin la menor distinción ni relación alguna con nuestra familia. [trad. José Luis López Muñoz]

La intrusión de una muchacha de cuna inferior, sin ninguna categoría y ajena por completo a la familia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Una joven de origen inferior, sin importancia social y sin ninguna relación con la familia. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Una joven de inferior condición social, sin importancia en el mundo y por completo ajena a la familia. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Una joven de cuna humilde, sin la menor relevancia social y sin lazo alguno con nuestra familia. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Aparece una joven de baja estofa, sin categoría social ninguna y ajena por completo a la familia que pretende impedirlo![trad. José C. Vales]

What is to divide them? The upstart pretensions of a young woman without family, connections, or fortune.

¿Qué es lo que ha de separarlos? Las repentinas pretensiones de una muchacha sin familia, ni parientes, ni fortuna. [trad. José de Urríes y Azara]

¿Y quién pretende apartarlos? Una joven osada y advenediza, sin familia, sin parentesco y sin fortuna. [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Qué es lo que va a dividirlos? Las pretensiones de una advenediza que no tiene ni familia, ni relaciones, ni fortuna. [trad. José Luis López Muñoz]

¿Qué puede separarlos? Las intempestivas pretensiones de una muchacha de humilde cuna y sin fortuna. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Qué los va a separar? Las pretensiones advenedizas de una joven sin familia, conocidos ni fortuna. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué es lo que ha de separarlos? Las repentinas pretensiones de una muchacha sin familia, ni parientes, ni fortuna. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Qué es lo que va a separarlos? Las pretensiones de una joven advenediza sin abolengo, ni relaciones ni fortuna. [trad. Marta Salís Canosa]

JCV: ¿Y qué va estropearlo todo? las insensatas pretensiones de una jovenzuela sin estirpe, sin abolengo y sin fortuna. [trad. José C. Vales]

Para además añadir el golpe:

If you were sensible of your own good, you would not wish to quit the sphere in which you have been brought up.

Si conociera usted su propio bien, no querría abandonar la esfera en que ha nacido. [trad. José de Urríes y Azara]

Si supiese lo que le conviene no intentaría salir de la esfera en que se ha criado. [trad. Amando Lázaro Ros]

Por su propio bien no debería usted salir de a esfera en la que se ha educado. [trad. José Luis López Muñoz]

Si velara por su propio bien, no querría salir de la esfera en que ha nacido. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si usted fuera consciente de lo que le conviene, no querría salir de la esfera en la que se ha criado. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si supiera usted lo que le conviene, no querría abandonar la esfera en que ha nacido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si supiera usted lo que le conviene, no saldría de la esfera en que se ha educado. [trad. Marta Salís Canosa]

Si fuera usted capaz de darse cuente de lo que le conviene, no desearía abandonar la esfera social en la que ha nacido y crecido. [trad. José C. Vales]

Sin embargo, como Lizzy muy acertadamente responde:

In marrying your nephew, I should not consider myself as quitting that sphere. He is a gentleman; I am a gentleman’s daughter; so far we are equal.

Al casarme con su sobrino consideraría que abandonaba mi esfera. Él es un caballero; yo, la hija de otro caballero; por consiguiente, somos iguales. [trad. José de Urríes y Azara] (Aquí hay un contrasentido, se omite la negación “no abandonar mi esfera”)

No creo que salga de mi esfera casándome con su sobrino. Él es un caballero, yo soy la hija de un caballero; hasta ahí vamos iguales. [trad. Amando Lázaro Ros]

No creo que saliera de mi esfera casándome con su sobrino. El señor Darcy es un caballero; yo soy la hija de un caballero; hasta ahí somos iguales. [trad. José Luis López Muñoz]

Al casarme con su sobrino no creería salirme de mi esfera. Él es un caballero y yo soy hija de otro caballero; por consiguiente, somos iguales. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Creo que no saldría de esa esfera por casarme con su sobrino. Él es un caballero; yo soy la hija de un caballero; hasta ahí somos iguales. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Casarme con su sobrino no me obligaría a cambiar de condición social. Él es un caballero; yo la hija de otro caballero; por consiguiente, somos iguales. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No creo que saliera de ella si me casara con su sobrino. El señor Darcy es un caballero, yo soy la hija de un caballero; hasta ahí somos iguales. [trad. Marta Salís Canosa]

Al casarme con su sobrino, no consideraría que estuviera abandonando mi esfera social. Es un caballero; y yo soy hija de un caballero; así que somos iguales. [trad. José C. Vales]

En efecto, si bien los ingresos anuales de Darcy son cinco veces superiores a los del Sr. Bennet, ambos pertenecen a la misma categoría social: caballeros (gentlemen) terratenientes sin título nobiliario, miembros indiscutibles de la denominada gentry, uno de los grupos sociales dominantes en Inglaterra y sólo la realeza y la nobleza se encontraban por encima.

Existía un margen de diferencia, pero no tan abismal como pretendía pintarlo Lady Catherine, quien tras la respuesta de Lizzy, se ve obligada a reconocer esa igualdad de rango, y que las diferencias aparte del dinero, proviene de sus relaciones de parentesco, de clase media por el lado materno de Lizzy, aristocrático por el materno de Darcy.

Muchos ensayos abordan esta cuestión del rango, básicos como referencia para una mejor contextualización se encuentran los que aparecen en compilaciones como: The Cambridge Companion to Jane Austen, editado por Edward Copland y Juliet McMaster, Jane Austen in Context y The Cambridge Companion to Pride and Prejudice ambos editados por Janet Todd, y A Companion to Jane Austen, a cargo de Claudia L. Johnson y Clara Tuite.

A la pregunta directa de si está comprometida con Darcy, Lizzy se ve obligada a responder que no (uno de los pocos tantos que se anota Lady Catherine), pero cuando trata de extraerle la promesa de no aceptarlo nunca, Lizzy además de negarse, le hace saber su opinión de semejante exigencia:

I certainly never shall give it. I am not to be intimidated into anything so wholly unreasonable.

Y bien es cierto que no se la daré jamás; no se me ha de forzar a nada tan falto de razón. [trad. José de Urríes y Azara]

Seguridad que yo le aseguro no se la daré jamás. No conseguirá con sus intimidaciones que caiga en insensatez semejante. [trad. Amando Lázaro Ros]

Y yo no se la daré *nunca* No permitiré que se me obligue a hacer una promesa tna poco razonable. [trad. José Luis López Muñoz]

Pues la verdad es que no se la daré jamás. No crea usted que voy a intimidarme por una cosa tan disparatada. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Y yo no la daré *jamás*, desde luego que no. No me voy a dejar intimidar para hacer una cosa tan falta de razón. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Y yo le aseguro que no se la daré jamás. No conseguirá usted intimidarme forzándome a hacer algo tan falto de sentido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No pienso hacerlo. Nadie me obligará a prometer algo tan irracional. [trad. Marta Salís Canosa]

Y yo le aseguro que no se lo prometeré. No me voy a sentir intimidada a cumplir semejante insensatez. [trad. José C. Vales]

The arguments with which you have supported this extraordinary application have been as frivolous as the application was ill-judged.

Los argumentos en que ha apoyado tan extraordinaria exigencia han sido tan frívolos como falta de reflexión es la exigencia misma. [trad. José de Urríes y Azara]

Las razones en que… ha basado petición tan extraordinaria son tan frívolas como la petición misma es insensata. [trad. Amando Lázaro Ros]

Los argumentos en los que apoya su singular solicitud son tan frívolos como desatinada la petición misma. [trad. José Luis López Muñoz]

los argumentos en que ha apoyado usted su extraordinaria exigencia han sido tan frívolos como irreflexiva la exigencia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Los argumentos con los que ha apoyado usted esta petición extraordinaria han sido frívolos como irreflexiva es la solicitud misma. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Los argumentos en que ha apoyado tan extraordinaria exigencia han sido tan frívolos como irreflexiva es la exigencia misma. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Los argumentos que esgrime son tan frívolos como indiscreta la petición misma [trad. Marta Salís Canosa] (La petición no es “indiscreta” sino “ill-judged”, que es más bien insensata o nada juiciosa).

Los argumentos en los que basa esa increíble petición son tan frívolos como ridícula la propia petición. [trad. José C. Vales]

Y como le dice:

I am only resolved to act in that manner, which will, in my own opinion, constitute my happiness, without reference to you ; or to any person so wholly unconnected with me.

Sólo estoy dispuesta a proceder de la manera que en opinión mía convenga a mi felicidad, sin tener en cuenta ni a usted ni a ningún otro tan ajeno a mí. [trad. José de Urríes y Azara]

Estoy decidida únicamente a hacer lo que según mi propio sentir constituya mi felicidad sin preocuparme de su señoría ni de nadie que sea tan ajeno a mí, como su señoría. [trad. Amando Lázaro Ros]

Sólo estoy decidida a actuar de la manera más acorde, en mi opinión, con mi futura felicidad, sin tener en cuenta lo que usted, o cualquier otra persona igualmente ajena a mí, piense. [trad. José Luis López Muñoz]

No estoy decidida más que a proceder del modo que crea más conveniente para mi felicidad sin tenerla en cuenta a usted ni a nadie que tenga tan poco que ver conmigo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sólo estoy resuelta a obrar del modo que conduzca a mi felicidad, según mi propia opinión, sin tener en cuenta la de usted ni la de ninguna otra persona tan completamente ajena a mí. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sólo estoy dispuesta a proceder de la manera que considere más apropiada para mi felicidad, sin tener en cuenta lo que piense usted ni ningún otro. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (omite que esos otros son aquellos que no tienen ningún vínculo con ella)

Sólo estoy decidida a actuar del modo que me haga más feliz, sin consultar con usted ni con nadie que tenga tan poco que ver conmigo. [trad. Marta Salís Canosa]

Sólo he dicho que estoy decidida a actuar del modo que me procure felicidad, sin tener en cuenta lo que piense usted o cualquier persona que, como usted, no tenga en absoluto ninguna relación conmigo. [trad. José C. Vales]

Dado que, a pesar de que en principio se mantuvo evasiva, finalmente Lizzy tuvo que ser muy directa, finalmente remata con:

With regard to the resentment of his family, or the indignation of the world, if the former were excited by his marrying me, it would not give me one moment’s concern–and the world in general would have too much sense to join in the scorn.

Y en cuanto al enfado de su familia o a la indignación del mundo, si excitase aquél mi casamiento con sus sobrino, no me importaría lo más mínimo, y el mundo en general tendrá sobrado sentido común para sumarse a aquélla en el desprecio. [trad. José de Urríes y Azara]

Por lo que respecta a la irritación de su familia y a la indignación del mundo, si con mi casamiento diese lugar a aquélla, no me preocupa en lo más mínimo… y, por lo que respecta al mundo en general, me imagino que la gente es demasiado sensata para tomarse el trabajo de ponerse de acuerdo con objeto de escarnecernos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Y, por lo que se refiere al resentimiento de su familia, o a la indignación del mundo, si el primero lo provocara su boda conmigo, no lograría inquietarme ni por un momento; y el mundo en general tendría demasiado sentido común para sumarse al desprecio. [trad. José Luis López Muñoz]

En cuanto al resentimiento de su familia o a la indignación del mundo, si los primeros se enfurecen por mi boda con su sobrino, no me importaría lo más mínimo; y el mundo tendría el suficiente buen sentido de sumarse a mi desprecio. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Y en lo que se refiere al disgusto de su familia o a la indignación del mundo, yo no me preocuparía ni por un instante de suscitar el primero al casarme con él; y el mundo en general tendría demasiado buen sentido como para sumarse a tal desprecio. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Y en cuanto al enfado de su familia o la indignación del mundo, si tal cosa ocurriera por unirme en matrimonio con su sobrino, no me importaría en absoluto, y la gente en general tiene sobrado sentido común para sumarse a los que por semejante cosa se sienten indignados. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En cuanto al resentimiento de su familia, o a la indignación del mundo, si el primero lo suscitara su boda conmigo, no me quitaría ni un minuto el sueño; y el mundo en general tendría demasiado buen juicio para sumarse a tanto menosprecio. [trad. Marta Salís Canosa]

Y respecto al desprecio de la familia, o la indignación del mundo, si el desprecio naciera porque me casara con él, no me preocuparía por eso ni un instante… y respecto al mundo en general… el mundo es demasiado sensato como para unirse a ese desprecio. [trad. José C. Vales]

En vista del éxito NO obtenido, Lady Catherine finalmente emprende la retirada, pero sin aceptar la derrota, sino que amenaza con no quedarse cruzada de brazos:

This is your real opinion! This is your final resolve! Very well. I shall now know how to act.

¿Y ése es el verdadero sentir de usted? ¿Es ésa su última resolución? Muy bien; ahora sé cómo he de obrar. [trad. José de Urríes y Azara]

¿Es ésa, pues, su verdadera opinión? ¿Es ésa su última palabra? Perfectamente; así sabré qué hacer. [trad. Amando Lázaro Ros]

De modo que eso es lo que verdaderamente opina. ¡Ésa es su decisión final! Muy bien. Ahora sé ya cómo actuar. [trad. José Luis López Muñoz]

¿Y ésta es su actitud, su última resolución? Muy bien; ya sé lo que tengo que hacer. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y ésta es su verdadera opinión! ¡Es su última palabra! Muy bien. Ahora sé cómo he de obrar. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Eso es lo que verdaderamente opina? ¿Es ésa su última palabra? Muy bien; ahora sé cómo he de obrar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Y ésa es su opinión! ¡Ésa su decisión final! Muy bien. Ahora sabré cómo actuar. [trad. Marta Salís Canosa]

¿Eso es lo que piensa de verdad? ¿Ésa es su decisión final? Muy bien. Ahora sabré cómo actuar. [trad. José C. Vales]

Do not imagine… that your ambition will ever be gratified.

No imagine usted… que su ambición quedará satisfecha.[trad. José de Urríes y Azara]

No se imagine por un momento… que su ambición vaya a cumplirse. [trad. Amando Lázaro Ros]

No se imagine… que su ambición se verá satisfecha. [trad. José Luis López Muñoz]

No se figure que su ambición… quedará nunca satisfecha. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No se imagine usted… que quedará satisfecha su ambición. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No imagine usted… que su ambición quedará satisfecha. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No se imagine… que sus ambiciones se verán colmadas. [trad. Marta Salís Canosa]

No crea… que su ambición será recompensada. [trad. José C. Vales]

I came to try you. I hoped to find you reasonable; but, depend upon it, I will carry my point.

Vine a probarla. Esperaba encontrarla más razonable; pero tenga por descontado que me saldré con la mía. [trad. José de Urríes y Azara]

Vine para tantearla. Confiaba en encontrarla razonable, pero puede estar segura de que me saldré con la mía. [trad. Amando Lázaro Ros]

He venido a ponerla a prueba. Esperaba encontrarla dispuesta a razonar; pero tenga el convencimiento de que haré valer mis razones. [trad. José Luis López Muñoz]

Vine para probarla. Esperaba que fuese usted una persona razonable. Pero tenga usted por seguro que me saldré con la mía. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

He venido para probarla. Esperaba encontrarla razonable; pro me saldré con la mía, esté usted segura de ello. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Vine a probarla. Esperaba encontrarla razonable; pero tenga por descontado que me saldré con la mía. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Quería ponerla a prueba. Esperaba que fuera usted una persona razonable; pero tenga la seguridad de que no daré mi brazo a torcer. [trad. Marta Salís Canosa]

He venido a probarla. Esperaba que fuera usted razonable. Pero tenga por seguro que me saldré con la mía. [trad. José C. Vales]

Se marcha, según ella mostrando el látigo de su desprecio:

I take no leave of you, Miss Bennet. I send no compliments to your mother. You deserve no such attention. I am most seriously displeased.

No me despido de usted, señorita Bennet; no envío mi saludo a su madre; no merece usted esa atención. Estoy disgustada muy seriamente. [trad. José de Urríes y Azara]

No quiero despedirme de usted, señorita Bennet. No quiero tampoco que me despida de su madre. Son ustedes indignos de tales consideraciones. Me marcho profundamente disgustada. [trad. Amando Lázaro Ros]

No me despido de usted, señorita Bennet. Ni presentaré mis respetos a su madre. No se merece usted esa atención. Estoy sumamente disgustada. [trad. José Luis López Muñoz]

No me despido de usted, señorita Bennet; no mando ningún saludo a su madre; no se merece usted esa atención. Me ha ofendido gravemente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No me despido de usted, señorita Bennet. No le mando saludos para su madre. No merece usted tales atenciones. Estoy disgustadísima. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No me despido de usted, Miss Bennet, ni envío recuerdos a su madre. Ninguno de ustedes merece esa atención. Estoy muy seriamente disgustada. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No me despediré de usted, señorita Bennet. No presentaré mis respetos a su madre. No es usted digna de esa atención. Estoy terriblemente disgustada. [trad. Marta Salís Canosa]

No me despido de usted… No le envío saludos a su madre. No se merecen ustedes esas atenciones. Me voy terriblemente disgustada. [trad. José C. Vales]

¡Qué horror! Seguro es para quitar el sueño y el apetito.

Marcador final:

Lizzy17 puntos
Lady Catherine – ¿2.5?

Read Full Post »

En la semana del 15 al 21 de abril, en JAcastellano leímos el capítulo 37 de Orgullo y prejuicio para seleccionar las citas epigramáticas más memorables.

Una vez que Darcy y su primo el coronel Fitzwilliam han dejado Kent, la presencia de los moradores de Hunsford vuelve a adquirir importancia para Lady Catherine, quien los invita de nuevo con mucha frecuencia a Rosings. Pero también se acerca el momento de partir para Lizzy y Maria Lucas.

Aunque el epigrama más destacado del capítulo de manera indirecta, a través de la voz narradora que penetra en la mente de Lizzy, Lady Catherine no puede quedar lejos de los reflectores e impartir su ‘sabiduría’ a cuantos la rodean, y nosotros los lectores sabemos lo ‘acertada’ que resulta su opinión.

Así, Lady Catherine opina:

Daughters are never of so much consequence to a father.

Las hijas nunca son de tanta precisión para un padre. [trad. José de Urríes y Azara]

Las hijas no tienen nunca mucha importancia para los padres. [trad. Amando Lázaro Ros]

Las hijas nunca son tan importantes para un padre. [trad. José Luis López Muñoz]

Las hijas nunca son tan necesarias para los padres como para las madres. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las hijas no suelen significar gran cosa para los padres. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La presencia de una hija nunca es de tanta necesidad para un padre. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las hijas nunca son tan importantes para un padre. [trad. Marta Salís Canosa]

A los padres nunca les interesan las hijas [trad. José C. Vales]

Young women should always be properly guarded and attended, according to their situation in life.

Las jóvenes deben permanecer siempre guardadas y atendidas en relación a su posición. [trad. José de Urríes y Azara]

Las señoritas deben ser siempre vigiladas y atendidas de manera conveniente, de acuerdo con su posición social. [trad. Amando Lázaro Ros]

A las jóvenes siempre se las debe proteger y atender debidamente, de acuerdo con su situación en la vida. [trad. José Luis López Muñoz]

Las jóvenes tienen que ser siempre guardadas y atendidas según su posición. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las señoritas deben estar siempre bien custodiadas y atendidas, en proporción a su categoría social. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Las jóvenes deben permanecer guardadas y atendidas en relación con su posición. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las jóvenes deberían estar siempre vigiladas y atendidas de acuerdo con su posición social. [trad. Marta Salís Canosa]

Las jóvenes deberías estar siempre adecuadamente vigiladas y protegidas, de acuerdo con la posición que tengan en la vida. [trad. José C. Vales]

No sin que antes, al comentar la partida de sus sobrinos, dijese:

No one feels the loss of friends so much as I do.

Nadie siente la pérdida de los amigos tanto como yo. [trad. José de Urríes y Azara]

No hay nadie que sienta tanto como yo el quedarse sin sus amigos [trad. Amando Lázaro Ros]

Nadie lamenta tanto como yo la marcha de sus amigos. [trad. José Luis López Muñoz]

Nadie lamenta tanto como yo la pérdida de los amigos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No hay persona en el mundo que lamente perder a sus amigos tanto como yo. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Nadie siente la ausencia de los amigos tanto como yo. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Nadie lamenta más que yo la ausencia de los amigos. [trad. Marta Salís Canosa]

Nadie sufre la ausencia de los amigos tanto como yo [trad. José C. Vales]

En tanto que el epigrama más importante del capítulo es:

Reflection must be reserved for solitary hours.

Sin embargo, por lo que puede observarse, pierde su cualidad epigramática en las distintas traducciones, ya que se marca muy explícitamente que Lizzy debía cumplir con esa recomendación, (“tenía que reservarla”, “sus meditaciones”, “sus horas de soledad”, “que estuviese sola”, “una está a solas”), la más aproximada (la de Martha Salís) queda truncada al intercalarse una oración relativa que no aparece como tal en el texto original.

La meditación tenía que reservarla para las horas de soledad. [trad. José de Urríes y Azara]

Era preciso dejar sus meditaciones para las horas en que estuviese sola. [trad. Amando Lázaro Ros]

Había que reservar las reflexiones… para las horas de soledad. [trad. José Luis López Muñoz]

Tenía que reservar sus meditaciones para sus horas de soledad. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Debía dejar las reflexiones para las horas de soledad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La meditación tenía que reservarla para las horas de soledad. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las reflexiones… debían reservarse para las horas de soledad. [trad. Marta Salís Canosa]

La reflexión debe reservarse para cuando una está a solas. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

Después de una larga pausa tras la Semana Santa, reanudamos las actividades.

En la semana previa a ese descanso, durante la semana del 18 al 24 de marzo de 2013), en JAcastellano estuvimos seleccionando citas del capítulo 31 de Orgullo y prejuicio.

Se trata de uno de los capítulos más memorables de la novela, donde en cierta forma se reanuda el duelo verbal entre Lizzy y Darcy, pues es la primera reunión en Rosings desde la llegada de los sobrinos de Lady Catherine a la que resultan invitados los Collins y sus dos huéspedes.

Un detalle que se indica que en la novela es que dicha reunión tiene lugar el domingo de Pascua y, según la cronología establecida tanto por R. W. Chapman como por Ellen Moody, sucedió el 29 de marzo de 1812 (hace 201 años, pues se calcula que la trama transcurre de 1811 a 1812).

Antes de que Lizzy y Darcy se enfrasquen en un debate, el coronel Fitzwilliam estaba charlando animadamente con ella, lo que atrajo la atención de Lady Catherine, quien no pierde la oportunidad de lucirse (y así demuestra a Darcy Lizzy no es la única con parientes que no saben comportarse y por ende, capaces de avergonzar).

Cuando se entera que están hablando de música, ella insiste que:

I must have my share in the conversation.

Tengo que meter baza en la conversación. [trad. José de Urríes y Azara]

Tengo que participar en la conversación[trad. Amando Lázaro Ros]

He de participar en la conversación. [trad. José Luis López Muñoz]

Tengo que tomar parte en la conversación[trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Debo participar en la conversación. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Quiero intervenir. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Debo participar en la conversación. [trad. Marta Salís Canosa]

Tengo que participar en la conversación. [trad. José C. Vales]

Como sabemos, lo mismo podía ser cualquier tema y no sólo la música, pues ella siempre tiene que entrometerse en todo.

Como si eso no fuera suficiente, se pone todavía más en ridículo con su ‘modesto’ autoelogio respecto a que pocos en Inglaterra pueden apreciar la música como ella misma y opina que:

If I had ever learnt, I should have been a great proficient.

Si yo la hubiera aprendido habría dado grandes frutos. [trad. José de Urríes y Azara]

Si hubiese estudiado música habría sido muy hábil ejecutante. [trad. Amando Lázaro Ros]

Si hubiera estudiado, habría llegado a ser una gran intérprete. [trad. José Luis López Muñoz]

Si hubiese estudiado, habría resultado una gran discípula. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Yo habría llegado muy lejos en esta arte si la hubiera estudiado. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si me lo hubiese propuesto, habría sido una gran intérprete. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si hubiera estudiado, habría llegado a ser una gran intérprete. [trad. Marta Salís Canosa]

Si hubiera estudiado música, habría sido una gran alumna. [trad. José C. Vales]

Y como el dicho popular, “si mi abuelita tuviera ruedas…” Resulta deliciosamente absurda, y más que anteriormente la escuchamos sorprenderse de la escasa educación de las hermanas Bennet, todavía más asombroso que la hija de un conde no hubiera tenido esa mínima instrucción artística.

Cabe observar, que algunos de los traductores relacionaron “great proficient” con la idea de aprender, por lo que la traducen como si se refirierse a ser estudiante, cuando dado que la cuestión completa era aprender a tocar el piano, más bien se refiere a ser gran ejecutante, intérprete, etc.

Esa ignorancia, no la detiene en lo más mínimo para volver a emitir una máxima:

No excellence in music is to be acquired without constant practice.

No se alcanza superioridad en la música sin práctica constante. [trad. José de Urríes y Azara]

No se puede llegar en música a la perfección sin una práctica constante. [trad. Amando Lázaro Ros]

En la música no se consigue la excelencia si no se practica constantemente. [trad. José Luis López Muñoz]

En música no se consigue nada sin una práctica constante. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El dominio de la música no se puede adquirir sin la práctica constante. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Nunca se llega a ser un gran intérprete sin práctica constante. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No puede alcanzarse la maestría sin una práctica constante. [trad. Marta Salís Canosa]

No se adquiere la excelencia en la música sin practicar constantemente. [trad. José C. Vales]

Cuando Darcy, con toda solemnidad, se aproxima a contemplar a Lizzy en el piano, ella lanza el comentario:

There is a stubbornness about me that never can bear to be frightened at the will of others. My courage always rises at every attempt to intimidate me.

Es terquedad en mí no poder asustarme a voluntad de otros. Mi valor crece siempre a cada tentativa de intimidarme. [trad. José de Urríes y Azara]

Soy tan rebelde que no puedo soportar la idea de que otros quieran asustarme. Cualquier intento de intimidación no hace sino fortalecer mi valor. [trad. Amando Lázaro Ros] (¿Rebeldía?)

Hay en mí una testarudez que no soporta dejarse dominar por la voluntad de otros. Mi valor aumenta ante cualquier intento de intimidación. [trad. José Luis López Muñoz]

Hay una especie de terquedad en mí, que nunca me permite que me intimide nadie. Por el contrario, mi valor crece cuando alguien intenta intimidarme. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tengo una obstinación que no permite que los demás la asusten a voluntad. Siempre que alguien intenta intimidarme mi valor crece. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No me dejo asustar por nadie… Cualquier intento de intimidarme no hace más que estimular mi valor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Hay en mí una obstinación que me impide doblegarme ante la voluntad de los demás. Mi valor aumenta cuando tratan de intimidarme. [trad. Marta Salís Canosa] (¿“doblegar” para “never can bear to be frightened”?)

Soy tan implacable que nunca permito que me atemoricen los demás. Mi valor aumenta cada vez que alguien pretende intimidarme. [trad. José C. Vales] (¿’implacable’ como traducción de ‘stubborness’? No es lo más acertado)

A lo que él rechaza esa acusación y añade:

I have had the pleasure of your acquaintance long enough to know that you find great enjoyment in occasionally professing opinions which in fact are not your own.

He tenido el placer de conocerla suficiente tiempo para saber que encuentra usted gran contento en profesar a veces opiniones que de hecho no son las suyas. [trad. José de Urríes y Azara]

Con el tiempo que la conozco me basta para saber que muchas veces se complace en decir lo que no siente. [trad. Amando Lázaro Ros] (No cambia del todo el sentido, pero no es lo que dice el original)

He tenido el placer de conocerla el tiempo suficiente para saber que en ocasiones disfruta usted mucho atribuyéndose opiniones que dista de profesar. [trad. José Luis López Muñoz]

He tenido el placer de conocerla lo bastante para saber que se complace a veces en sustentar opiniones que de hecho no son suyas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tengo el placer de conocerla el tiempo suficiente para saber que usted se complace mucho en emitir de vez en cuando opiniones que en realidad no hace suyas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Tengo el placer de conocerla desde hace bastante tiempo para saber que le gusta expresar opiniones que en realidad no son suyas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

He tenido el placer de conocerla el tiempo suficiente para saber que de vez en cuando le gusta expresar opiniones que no son en realidad suyas. [trad. Marta Salís Canosa]

Ya la conozco lo suficiente para saber que se divierte enormemente propalando opiniones que no son suyas. [trad. José C. Vales]

Lizzy aprovecha la ventaja que lleva en el debate y revela al coronel el mal comportamiento que tuvo su primo en la asamblea de Meryton (claro, sin sacar a colación el comentario que hirió el orgullo de ella en esa ocasión).

Darcy se defiende con el argumento de que:

I am ill-qualified to recommend myself to strangers.

No sirvo para recomendarme a personas desconocidas. [trad. José de Urríes y Azara]

Me cuesta trabajo pedir un favor a personas con las que no tengo confianza. [trad. Amando Lázaro Ros]

No me resulta fácil tratar con extraños. [trad. José Luis López Muñoz]

No sirvo para darme a conocer a extraños. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Estoy mal dotado para causar buena impresión a los desconocidos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No sirvo para recomendarme a personas desconocidas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No me resulta fácil hablar con desconocidos. [trad. Marta Salís Canosa]

No soy muy hábil relacionándome con desconocidos. [trad. José C. Vales]

La excusa de introversión no parece lo suficientemente válida, por lo que Lizzy pregunta, un tanto retóricamente, al coronel:

Why a man of sense and education, and who has lived in the world, is ill qualified to recommend himself to strangers?

¿Cómo un hombre de talento y educación, que ha vivido en el mundo, no sirve para recomendarse por sí a los desconocidos? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Por qué un hombre de buen sentido y de buena educación, acostumbrado a moverse en el mundo, encuentra dificultad en pedir un favor a las personas con las cuales no tiene mucha confianza? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Por qué un hombre inteligente y educado, y que ha vivido en el mundo, encuentra difícil tratar con extraños? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Cómo es posible que un hombre de talento y bien educado, que ha vivido en el gran mundo, no sirva para atender a desconocidos? [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Carece de cohesión, el texto debería repetir las palabras de Darcy respecto a “recommend oneself to strangers”, pero la traductora decidió no mantener unificada su forma de traducir entre lo que dice un personaje y otro)

¿Por qué está mal dotado para causar buena impresión a los desconocidos un hombre de buen juicio y bien educado, y con mundo? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Cómo un hombre educado, juicioso y por demás mundano no sirve para recomendarse por sí a desconocidos? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Por qué a un hombre inteligente, educado y de mundo le cuesta trabajo tanto hablar con extraños? [trad. Marta Salís Canosa] (nuevamente no hay cohesión o eco a las palabras de Darcy).

¿Por qué un hombre sensato y educado, y que tiene mundo, no es muy hábil para relacionarse con desconocidos? [trad. José C. Vales]

Para el coronel, la respuesta es muy sencilla:

It is because he will not give himself the trouble.

Es porque no quiere tomarse esa molestia. [trad. José de Urríes y Azara]

Eso le ocurre porque no quiere tomarse la molestia de pedir un favor a nadie. [trad. Amando Lázaro Ros] (Demasiada palabrería, pero mantiene la cohesión con lo que tradujo párrafos antes)

La razón es que no se toma la molestia. [trad. José Luis López Muñoz]

Es porque no quiere tomarse la molestia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Es porque no quiere tomarse la molestia. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

El motivo es que no quiere tomarse esa molestia [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El motivo es que no quiere tomarse la molestia. [trad. Marta Salís Canosa]

Es porque no quiere tomarse esa molestia. [trad. José C. Vales]

Darcy nuevamente se defiende:

I certainly have not the talent which some people possess of conversing easily with those I have never seen before. I cannot catch their tone of conversation, or appear interested in their concerns.

Cierto que no poseo el talento de otros que pueden conversar con facilidad con quienes nunca han visto. No puede hacerme a esa especie de conversación ni parecer interesado en sus cosas. [trad. José de Urríes y Azara]

Reconozco, desde luego, que no poseo la facilidad que algunos tienen para conversar sin esfuerzo con gentes a las que ven por primera vez. No consigo ponerme a tono en la conversación ni interesarme en los asuntos que a ellos les preocupan. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es verdad que no tengo la capacidad que poseen algunas personas de conversar con soltura con aquellos a quienes no conocen. No sé captar el tono de su conversación, ni dar la impresión de interesarme en sus preocupaciones [trad. José Luis López Muñoz]

Reconozco que no tengo la habilidad que otros poseen de conversar fácilmente con las personas que jamás he visto. No puedo hacerme a esas conversaciones y fingir que me intereso por sus cosas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Desde luego que no tengo el talento que poseen algunos para conversar con soltura con personas que acaban de conocer. No soy capaz de captar el tono de su conversación ni de aparentar interés por sus asuntos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sin duda no poseo el talento de otros que pueden conversar con facilidad con quienes nunca han visto. No tengo valor para ello ni puedo adaptarme al carácter de los demás con la facilidad que otros lo hacen. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (¿”tener valor”? en ningún momento se dice algo así, no hay referencia o alusión alguna a cobardía, que es lo que implicaría esa traducción)

Es cierto que no tengo la facilidad que poseen otros de conversar con soltura con aquellos que no conocen. No puedo ceñirme al tono de su conversación, ni fingirme interesado por sus asuntos. [trad. Marta Salís Canosa]

La verdad es que no poseo el talento que tienen otras personas para conversar naturalmente con aquellos a quienes no conozco de nada. Me resulta difícil captar el tono de la conversación o aparentar que me interesan sus asuntos. [trad. José C. Vales]

Y en cierta forma también resulta una velada alusión a que su primo el coronel, si sabe relacionarse con extraños, como evidentemente lo está haciendo con Lizzy.

Lizzy lanza una especie de reproche, pues admite que si ella practicase en el piano, quizá podría tener más habilidad al tocar el instrumento.

Ante ese comentario, Darcy admite la derrota al darle la razón a ella y le hace un cumplido, pero más importante aún es que en esta ocasión, él alude a un parecido entre ellos dos:

We neither of us perform to strangers.

Ninguno de nosotros hace comedias ante desconocidos. [trad. José de Urríes y Azara]

Ninguno de los dos hacemos exhibiciones en presencia de gentes extrañas. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ni usted ni yo damos lo mejor de nosotros ante extraños. [trad. José Luis López Muñoz] (¿”dar lo mejor” como opción de traducción para perform en este caso? Resulta un tanto extraño)

Ninguno de nosotros toca ante desconocidos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Ni usted ni yo interpretamos para desconocidos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Ninguno de nosotros hace comedias ante desconocidos. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

A ninguno de los dos nos gusta lucirnos delante de desconocidos. [trad. Marta Salís Canosa]

Ni a usted ni a mí nos gusta tocar para desconocidos. [trad. José C. Vales]

Como puede observarse, la mayoría de los traductores parece interpretar que el verbo “perform” se refiere sólo a “tocar el piano”, pero tiene un sentido mucho más amplio, que abarca el desempeño en general (la forma de comportarse), y de ahí que se exprese el no querer hacer espectáculos (exhibirse, lucirse), como en cambio a Lady C, a Collins, a la Sra Bennet y a Lydia les encanta. Pero los menos atinados parecen ser aquellos que lo tradujeron como “hacer comedias” o “dar lo mejor”.

Read Full Post »

En la semana del 11 al 17 de marzo de 2013, en JAcastellano leímos el capítulo 29 de Orgullo y prejuicio.

Se trata de un capítulo sustancioso, con la primera visita a Rosings y en el que finalmente podemos conocer a la tan mencionada Lady Catherine de Bourgh. Tenemos descripciones y diálogos que ayudan a caracterizar a los personajes, y también algunas frases epigramáticas notables. Aquí les presentamos las que seleccionamos al respecto.

Primero, un opinión general de la voz narradora mientras los de Hunsford van caminando rumbo a Rosings:

Every park has its beauty and its prospects.

Todo parque posee sus bellezas y sus perspectivas. [trad. José de Urríes y Azara]

Cada parque tiene su propia belleza y sus propios panoramas. [trad. Amando Lázaro Ros]

Todos los parques tienen su belleza y sus panoramas. [trad. José Luis López Muñoz]

Todas las fincas tienen su belleza y sus vistas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Todo parque tiene su belleza y sus vistas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Todo parque posee sus bellezas y sus perspectivas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Todos los jardines tienen su belleza y sus paisajes. [trad. Marta Salís Canosa]

Además nos trasnmite el sentir de Lizzy ante la perspectiva de conocer el lugar y a Lady Catherine:

The mere stateliness of money or rank… she could witness without trepidation.

Desde la sola majestad del dinero y del rango le era dado ser testigo sin turbación. [trad. José de Urríes y Azara]

Capaz de contemplar sin temblores la grandeza que únicamente se fundaba en el dinero y en la alcurnia. [trad. Amando Lázaro Ros]

A la simple dignidad del dinero y el rango social,… creía capaz de estar en su presencia sin turbarse. [trad. José Luis López Muñoz]

La mera majestuosidad del dinero y de la alcurnia no le haría perder la calma. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Capaz de ver sin temblar la grandiosidad que se debía simplemente al dinero o la categoría social. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Convencida de que no iba a deslumbrarse ante la majestad del dinero y del rango. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La simple majestuosidad del rango y del dinero no conseguiría turbarla. [trad. Marta Salís Canosa]

Lady Catherine de Bourgh muestra su autoridad desde el primer momento y no tarda en impartir su ‘sabia’ opinión:

Nothing is to be done in education without steady and regular instruction.

En materia de educación nada se consigue sin instrucción sólida y ordenada. [trad. José de Urríes y Azara]

No es posible la educación sin el estudio constante y a horas fijas. [trad. Amando Lázaro Ros]

No se puede hacer nada en materia de educación sin una instrucción firme y constante. [trad. José Luis López Muñoz]

En materia de educación no se consigue nada sin una instrucción sólida y ordenada. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En la educación no se consigue nada sin una instrucción constante y regular.[trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En materia de educación nada se consigue sin instrucción sólida y ordenada. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En materia de educación, no se puede conseguir nada sin regularidad y ni firmeza.[trad. Marta Salís Canosa]

Lizzy es la única capaz de no dejarse intimidar y también expresar sus opiniones con firmeza, así, ante la sorpresa de su anfitriona al enterarse que todas sus hermanas han sido presentadas en sociedad, argumenta:

It would be very hard upon younger sisters, that they should not have their share of society and amusement, because the elder may not have the means or inclination to marry early.

Sería muy duro para las menores que careciesen de alguna sociedad y de entretenimientos porque las mayores no poseyesen medios o inclinación para casarse pronto. [trad. José de Urríes y Azara]

Sería muy cruel para las hermanas menores que porque la mayor no pudiese o no quisiese casarse pronto, se viesen ellas privadas de su parte en la vida social y en las distracciones mundanas. [trad. Amando Lázaro Ros]

Parecería muy duro privar a las hermanas más jóvenes de su parte de vida social y diversiones porque a la mayor le falten quizá los medios o la inclinación para casarse pronto. [trad. José Luis López Muñoz]

Sería muy injusto que las hermanas menores no pudieran disfrutar de la sociedad y de sus amenidades, por el hecho de que las mayores no tuviesen medios o ganas de casarse pronto. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sería muy duro para las hermanas menores no poder participar de la vida social y las diversiones porque las mayores no tengan medios o inclinación para casarse pronto. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sería muy duro para las menores que careciesen de trato mundano y entretenimientos por el simple hecho de que las mayores no poseyesen medios o inclinación para casarse pronto. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es muy duro para las hermanas pequeñas no poder disfrutar de la vida social porque las mayores no tengan los medios o no sientan inclinación por casarse pronto. [trad. Marta Salís Canosa]

The last-born has as good a right to the pleasures of youth at the first.

La última nacida tiene tanto derecho como la primera a los placeres de la juventud. [trad. José de Urríes y Azara]

Las que han nacido después tienen tanto derecho a los placeres de la juventud como la que ha nacido primero. [trad. Amando Lázaro Ros]

La última en nacer tiene los mismos derechos a los placeres de la juventud que la primera. [trad. José Luis López Muñoz]

La última de las hijas tiene tanto derecho a los placeres de la juventud como la primera. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La menor tiene tanto derecho como la mayor a disfrutar de los placeres de la juventud. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La última nacida tiene tanto derecho como la primera a los placeres de la juventud. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La última en nacer tiene el mismo derecho que la primogénita a los placeres de la juventud. [trad. Marta Salís Canosa]

And to be kept back on such a motive!… it would not be very likely to promote sisterly affection or delicacy of mind.

¡Y demorarlos por ese motivo!… no sería muy a propósito para promover el cariño fraternal ni la delicadeza de pensamientos. [trad. José de Urríes y Azara]

¡Dejarla encerrada por tal motivo!… No es la mejor manera de cultivar el afecto entre las hermanas y la delicadeza de sentimientos. [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Y verse relegadas por un motivo así! No… parece nada probable que con eso se promueva el afecto fraterno o la delicadeza de espíritu. [trad. José Luis López Muñoz]

Demorarlos por ese motivo… no sería lo más adecuado para fomentar el cariño fraternal y la delicadeza de pensamiento. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y tener que quedarse en casa por un motivo como *ése*!… no tendería mucho a fomentar el afecto entre hermanas ni la delicadeza. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Y demorarlos por ese motivo!… no sería muy a propósito para promover el cariño fraternal ni la delicadeza de pensamientos. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Cómo escatimárselo por semejante motivo?… parece muy improbable que eso promueva el cariño fraternal o la delicadeza de sentimientos. [trad. Marta Salís Canosa]

Read Full Post »