Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Sir William Lucas’ Category

En JAcastellano, durante la semana del 18 al 24 de febrero, seleccionamos las citas más memorables del capítulo 23 de Orgullo y prejuicio.

El capítulo concierne al anuncio del compromiso de Charlotte Lucas con el Sr. Collins y las reacciones del resto de la familia en Longbourn. Realmente no son contiene frases realmente epigramáticas.

En primer lugar, por ejemplo, se nos dice que no quieren creerle al pobre Sir William, cuando llega a dar la noticia a Longbourn y la forma en que lo tratan:

Nothing less than the complaisance of a courtier could have borne without anger such treatment.

Sólo la condescendencia de un cortesano podría sufrir sin ira semejante acometida. [trad. José de Urríes y Azara]

Era necesaria toda la habilidad de un cortesano para no indignarse con aquellos modos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tan sólo la amabilidad de un cortesano podía haber soportado sin enojo semejante trato. [trad. José Luis López Muñoz]

Sólo la condescendencia de un cortesano podía haber soportado, sin enfurecerse, aquel comportamiento. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sólo la tolerancia de un cortesano podría haber soportado un trato como aquél sin encolerizarse. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sólo la condescendencia de un cortesano podría sufrir sin ira semejante acometida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Sólo la gentileza de un cortesano podía haber soportado sin irritarse semejante trato. [trad. Marta Salís Canosa]

Por otra parte, en el diálogo entre el Sr. y la Sra. Bennet, cuando esta comienza a protestar que detesta pensar en ver a Charlotte como su sucesora, su marido le ofrece un gran consuelo:

My dear, do not give way to such gloomy thoughts. Let us hope for better things. Let us flatter ourselves that I may be the survivor.

Querida, no des entrada a tan tristes pensamientos. Pensemos en cosas mejores. Lisonjeémonos creyendo que yo te sobreviviré. [trad. José de Urríes y Azara]

Querida mía, no se abandone usted a tan sombríos pensamientos. Esperemos que las cosas ocurran mejor. Lisonjeémonos con la perspectiva de que sea yo quien sobreviva a usted. [trad. Amando Lázaro Ros]

Querida mía, no dejes que te asalten esos pensamientos tan melancólicos. Quizá el destino nos reserve algo mejor. No perdamos la esperanza de que sea yo quien te sobreviva. [trad. José Luis López Muñoz]

Querida, no pienses en cosas tristes. Tengamos esperanzas en cosas mejores. Animémonos con la idea de que puedo sobrevivirte. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Querida, aparta de ti esos pensamientos tan lúgubres. Esperemos cosas mejores. Hágamonos la ilusión de que seré yo quien te sobreviva. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Querida, procura rechazar tan tristes pensamientos. Pensemos en cosas mejores; por ejemplo, en que viviré más que tú. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Vamos, querida, no dejes que te invadan unos pensamientos tan sombríos. Tal vez tengamos mejor suerte. No perdamos la esperanza de que yo te sobreviva. [trad. Marta Salís Canosa]

Y luego, provocado por las tonterías que dice, se burla de ella, pues a Sra. Bennet alega que:

I should not mind anything at all.

y él responde:

Let us be thankful that you are preserved from a state of such insensibility.

—No imaginaría nada en absoluto.
―Agradezcamos, pues, que te veas libre de un defecto así. [trad. José de Urríes y Azara] (se pierde todo el humor de la respuesta)

—A que no lo sentiría.
—Alegrémonos de que no quede usted reducida a semejante estado de sensibilidad” [trad. Amando Lázaro Ros] (Creo que no es una traducción muy atinada, la omisión de “para nada” en las palabras de ella y el cambio de “insensibilidad” a “sensibilidad” en las de él, disminuyen el efecto cómico)

―No me importaría nada.
―Hemos de agradecer que se te evite semejante estado de insensibilidad. [trad. José Luis López Muñoz]

—Me traería sin cuidado absolutamente todo.
—Demos gracias, entonces, de que te salven de semejante estado de insensibilidad. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

―No me importaría nada en absoluto.
―Demos gracias de que estés libre de tal estado de indiferencia. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

―No imaginaría nada en absoluto.
―Agradezcamos, pues, que te veas libre de un defecto así. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (esta traductora parece copiar a Urríes y Azara pero noen lo atinado)

—Todo.
—Pues agradezcamos que no hayas caído en ese estado de insensibilidad. [trad. Marta Salís Canosa]

Por último, sólo queda incluir una frase de uso frecuente, cuando ella sigue protestando, él remata con :

I leave it to yourself to determine.

Lo dejo a tu consideración. [trad. José de Urríes y Azara]

Dejo la contestación a su mismo criterio. [trad. Amando Lázaro Ros]

[trad. José Luis López Muñoz]

Lo dejo a tu propia consideración. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Eso tendrás que entenderlo tú misma. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Reflexiona acerca de ello y verás cómo lo averiguas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Dejaré que lo decidas tú sola. [trad. Marta Salís Canosa]

Anuncios

Read Full Post »

En esta segunda entrada con citas epigramáticas que, en JAcastellano, seleccionamos del capítulo 6 de Orgullo y prejuicio. En las citas que componen esta entrada surgen dos temas principales: uno sobre el baile y la civilización, el otro relacionado con la admiración y la rápida imaginación femenina.

El tema del baile surge a raíz del comentario de Sir William que opina sobre el baile:

What a charming amusement for young people this is…! There is nothing like dancing… one of the first refinements of polished societies.

—¡Qué encantadora diversión para los jóvenes…! Después de todo, no hay nada como bailar. Tengo el baile por uno de los primeros refinamientos de las sociedades cultas. [trad. José Urríes de Azara]

—¡Que diversión tan más encantadora para los jóvenes la del baile…! No conozco otra mejor. En mi opinión, la danza es uno de los más notables refinamientos de las sociedades civilizadas. [trad. Amando Lázaro Ros]

—¡Qué agradable es esta diversión para los jóvenes…! No hay nada como bailar, después de todo. Considero el baile uno de los principales refinamientos de las sociedades cultivadas. [trad. José Luis López Muñoz]

—¡Qué encantadora diversión para la juventud…! Mirándolo bien, no hay nada como el baile. Lo considero como uno de los mejores refinamientos de las sociedades más distinguidas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

—¡Qué pasatiempo tan encantador para los jóvenes es éste…! Al fin y al cabo, no hay nada como la danza. Yo la considero uno de los refinamientos de la sociedad culta. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

—¡Qué encantadora diversión para los jóvenes…! Después de todo, no hay nada como bailar. Tengo el baile por uno de los refinamientos de las sociedades cultas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

—¡Qué diversión tan encantadora para los jóvenes…! No hay nada como el baile, después de todo. En mi opinión, es uno de los mayores refinamientos de las sociedades cultivadas. [trad. Marta Salís Canosa]

A lo que Darcy responde:

it has the advantage also of being in vogue amongst the less polished societies of the world. — Every savage can dance.

—Y posee la ventaja de estar en boga entre las sociedades menos cultas del mundo. Todos los salvajes saben bailar. [trad. José Urríes de Azara]

—A esa excelencia reúne la de estar asimismo en boga entre las sociedades menos civilizadas del mundo. No hay salvaje que no sepa bailar. [trad. Amando Lázaro Ros]

—Tiene la ventaja de que también lo aprecian las sociedades menos refinadas. Todos los salvajes bailan. [trad. José Luis López Muñoz]

—también tiene la ventaja de estar de moda entre las sociedades menos distinguidas del mundo; todos los salvajes bailan. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

—Tiene asimismo la ventaja de estar en boga entre las sociedades menos cultas del mundo. Todos los salvajes saben bailar. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

—Posee también la ventaja de estar en boga entre las menos cultas del mundo. Todos los salvajes saben bailar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

—Además tiene la ventaja de estar de moda entre las sociedades menos cultivadas. Todos los salvajes bailan. [trad. Marta Salís Canosa]

El segundo tema surge a raíz de que Darcy comienza a revelar su admiración por Lizzy, cuando dice estar pensando en:

the very great pleasure which a pair of fine eyes in the face of a pretty woman can bestow.

el placer que procuran dos hermosos ojos en el rostro de una mujer bonita. [trad. José Urríes de Azara]

el inmenso placer que pueden producir dos ojos bonitos en el rostro de una mujer bonita. [trad. Amando Lázaro Ros]

el gran placer que pueden proporcionar unos ojos hermosos en el rostro de una mujer bonita. [trad. José Luis López Muñoz]

el gran placer que pueden causar un par de ojos bonitos en el rostro de una mujer hermosa. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

el enorme placer que puede proporcionar un par de ojos hermosos en la cara de una mujer preciosa. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez].

El placer que procuran dos hermosos ojos en el rostro de una mujer bonita. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

el enorme placer que pueden proporcionar unos ojos hermosos en el rostro de una mujer bonita. [trad. Marta Salís Canosa]

Y por culpa de Caroline Bingley, Darcy da en la cabeza a todas las mujeres con el comentario de que:

A lady’s imagination is very rapid; it jumps from admiration to love, from love to matrimony, in a moment.

La imaginación de una mujer es muy viva; salta de la admiración al amor, del amor al matrimonio, todo en un momento. [trad. José Urríes de Azara]

Ustedes, las señoras, tienen una imaginación volcánica; en un instante saltan de la admiración al amor y del amor al matrimonio. [trad. Amando Lázaro Ros]

La imaginación de una dama es la rapidez misma; salta del interés al amor, y del amor al matrimonio en un momento. [trad. José Luis López Muñoz]

La imaginación de una dama va muy rápido y salta de la admiración al amor y del amor al matrimonio en un momento. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las damas tienen la imaginación muy veloz: salta en un instante de la admiración al amor, del amor al matrimonio. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez].

La imaginación de la mujer es muy vivaz, salta de la admiración al amor, del amor al matrimonio, todo en un instante. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La imaginación de las damas es vertiginosa; en unos segundos pasa de la admiración al amor, y del amor al matrimonio. [trad. Marta Salís Canosa]

Read Full Post »