Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Sra. Bennet’ Category

Del 10 al 16 de junio de 2013, en JAcastellano también estuvimos leyendo el capítulo 53 de Orgullo y prejuicio, en el que encontramos varias citas epigramáticas.

Este capítulo realmente contiene dos secciones: la primera se refiere a la partida de Lydia y Wickham y la otra el regreso de Bingley (y Darcy) a Hertfordshire.

Las citas plenamente epigramáticas provienen de boca de Lydia y su madre.

La primera para desentenderse de tener que escribir sale con que:

Married women have never much time for writing.

Las mujeres casadas no disponen jamás de mucho tiempo para escribir. [trad. José de Urríes y Azara]

A una señora casada poco tiempo le queda para dedicarlo a escribir. [trad. Amando Lázaro Ros] (Pasa de plural a singular)

A las casadas siempre nos falta tiempo para escribir. [trad. José Luis López Muñoz]

Las mujeres casadas no disponemos de mucho tiempo para escribir. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Personaliza: “-mos”)

Las mujeres casadas no tenemos nunca mucho tiempo para escribir. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Las mujeres casadas nunca disponen de mucho tiempo para escribir. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

A las mujeres casadas no nos sobra demasiado tiempo para esas cosas. [trad. Marta Salís Canosa] (Personaliza y en lugar del específico “escribir”, aparece la vaguedad “esas cosas”)

Una mujer casada nunca tiene mucho tiempo para escribir. [trad. José C. Vales]

Además que, siempre considerada, sale que por eso mismo, sus hermanas por eso son las que deberían escribirle.

Por su parte, la Sra. Bennet parece un eco de Lady Catherine (sus palabras se parecen un tanto a las que ésta pronuncio cuando Darcy y el coronel dejaron Rosings):

There is nothing so bad as parting with one’s friends. One seems so forlorn without them.

No había nada peor que separarse de las personas queridas. ¡Se ve una tan desampara sin ellas! [trad. José de Urríes y Azara]

Lo peor que hay en el mundo son estas separaciones de los seres queridos. Se siente una como desamparada. [trad. Amando Lázaro Ros] (Omite el “sin ellos”)

No hay nada peor que separarse de la familia. Todo se vuelve melancólico. [trad. José Luis López Muñoz]

No hay nada peor que separarse de las personas queridas. ¡Se queda una tan desamparada sin ellas! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No hay cosa tan mala como separarnos de nuestros seres queridos. ¡Se queda una tan sola sin ellos! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No hay nada peor que separarse de las personas queridas. ¡Una se siente tan desamparada sin ellas! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No hay nada más doloroso que separarse de las personas queridas. Se queda una tan triste y desamparada sin ellas. [trad. Marta Salís Canosa]

No hay nada peor que separarnos de nuestros seres queridos. Parece que una se queda como desamparada sin ellos. [trad. José C. Vales]

La respuesta que le da Lizzy a esa queja es genial, eso de que debería consolarse entonces con que todavía le quedan cuatro hijas solteras. No por nada es hija de su padre, en eso de darle en la cabeza a la Sra. Bennet.

Más o menos como complemento a ese tren de ideas, la Sra. Bennet comenta a Binglye respecto al matrimonio de su hija menor:

It is a delightful thing, to be sure, to have a daughter well married, but at the same time… it is very hard to have her taken such a way from me.

Es delicioso tener una hija bien casada, pero al propio tiempo… es muy duro que se haya alejado tanto de mí. [trad. José de Urríes y Azara]

Es una satisfacción desde luego, el tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es muy doloroso el que se la hayan llevado tan lejos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es una cosa muy agradable, desde luego, tener una hija casada, pero al mismo tiempo… es muy duro verla marcharse tan lejos. [trad. José Luis López Muñoz] (omite el calificativo que se da a casada, “well”)

Es delicioso tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es muy duro que se me haya ido tan lejos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Desde luego que es delicioso casar bien a una hija; pero, al mismo tiempo… es muy duro que me la quiten de esa manera. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“taken such a way”, el “a way” no significa de una manera, sino el “away” de hoy en día, es decir, lejos)

Es delicioso tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es lamentable que se haya ido a vivir tan lejos. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es maravilloso, por supuesto, tener una hija bien casada, pero al mismo tiempo… es muy duro que se vaya tan lejos. [trad. Marta Salís Canosa]

Tener una hija casada es una maravilla… pero al mismo tiempo… es muy duro tenerla tan lejos de aquí. [trad. José C. Vales]

Por supuesto, resulta debatible Lydia está *bien* casada. Sólo está casada, punto, porque tanto el marido como la forma en que se hizo dejan mucho en duda respecto al calificativo tan optimista.

En cuanto al regreso en sí de Bingley, aparecen otras citas que casi pueden parecer epigramas.

Por ejemplo, el pensamiento de Lizzy respecto a cómo se corre la noticia y nuevamente surgen la expectativas respecto al inquilino de Netherfield (de hecho es un enunciado un tanto complementario a la frase inicial de la novela). Lizzy considera que:

It is hard that this poor man cannot come to a house which he has legally hired, without raising all this speculation! I will leave him to himself.

¡… que este pobre hombre no puede venir a una casa alquilada legalmente sin levantar esa polvareda. [trad. José de Urríes y Azara] (omite el hecho de que él la alquiló)

Ya es cosa dura que no puede venir este buen hombre a una casa cuyo alquiler tiene pagado sin suscitar todas estas hablillas. En fin, allá él. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es duro que ese pobre hombre no pueda venir a una casa, que tiene legalmente alquilada, sin provocar tantas conjeturas. [trad. José Luis López Muñoz]

Es duro que este pobre hombre no pueda venir a una casa que ha alquilado legalmente sin levantar todas estas cábalas. Yo le dejaré en paz. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Qué duro es que ese pobre hombre no pueda venir a una casa que ha alquilado legalmente sin suscitar tantas especulaciones! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡… que este pobre hombre no puede venir a una casa alquilada legalmente sin provocar gran expectación! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es un poco absurdo que ese pobre hombre no pueda venir a una casa que tiene arrendada con todas las de la ley sin desatar tantas conjeturas. [trad. Marta Salís Canosa]

Es duro que ese pobre hombre no pueda venir a una casa que ha alquilado legalmente sin levantar tantas especulaciones. *Yo* voy a dejarlo tranquilo. [trad. José C. Vales]

Es obvio que Lizzy no parece estar dispuesta a participarla idea de la “verdad universalmente aceptada” y prefiere dejarlo en paz.

También en la repetición de acciones, la Sra. Bennet vuelve a presionar a su marido para que vaya a visitar a Bingley. El señor Bennet manifiesta mucho más claramente su opinión respecto la etiqueta y buenos modales que parecen exigir la visita. Si bien no es muy amable, tiene cierta razón al decir que si Bingley es el que quiere relacionarse con ellos, pues que los busqué, después de todo sabe donde viven. Además:

I will not spend my hours in running after my neighbours every time they go away and come back again.

No puedo gastar tiempo en correr tras los vencinos cuando van y vuelven. [trad. José de Urríes y Azara]

No voy a perder mi tiempo corriendo tras de mis vecinos cada vez que van y vienen. [trad. Amando Lázaro Ros]

No estoy dispuesto a malgastar mi tiempo en perseguir a mis vecinos porque vuelven a casa. [trad. José Luis López Muñoz] (Omite el “go away”)

No puedo perder el tiempo corriendo detrás de los vecinos cada vez que se van y vuelven. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No estoy dispuesto a pasarme las horas persiguiendo a mis vecinos cada vez que se van y vuelven. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No puedo perder tiempo yendo detrás de mis vecinos cada vez que llegan o parten. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No pienso malgastar un segundo persiguiendo a unos vecinos cada vez que se marchan y vuelven. [trad. Marta Salís Canosa]

No voy a gastar mi tiempo corriendo detrás de mis vecinos cada vez que se vayan o vuelvan. [trad. José C. Vales]

Para su suerte, Bingley parece haberlo escuchado y se presenta por su propia voluntad en Longbourn. Claro que el recibimiento que le da la Sra. Bennet (demasiada obsequiosidad, añadida al contraste con la manera cortante que tiene para Darcy), hacen pensar a Lizzy varias cosas.

Primero que:

Were the same fair prospect to arise at present as had flattered them a year ago, every thing… would be hastening to the same vexatious conclusion.

Aun brotando de nuevo la bella perspectiva que les lisonjeara hacía un año, todo habría de terminar con el mismo desdichado final. [trad. José de Urríes y Azara]

Si volviese a presentársele una perspectiva tan halagadora como la del año anterior, cavaría con el mismo fracaso doloroso. [trad. Amando Lázaro Ros]

Aunque surgieran otra vez las agradables perspectivas que les habían alegrado a todos un año antes… la conclusión volvería a ser la misma. [trad. José Luis López Muñoz] (añade

Todas aquellas ilusiones que renacían después de un año acabarían otra vez del mismo modo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Condensación)

Aunque fueran a surgir en el momento presente las mismas hermosas perspectivas que las habían halagado el año anterior, todo conduciría a la misma conclusión penosa. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sus ilusiones y esperanzas acabarían, como el año anterior, de la misma desdichada manera. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Aunque volvieran a surgir las mismas perspectivas que tanto les habían ilusionado un año antes, comprendió que el desenlace sería igual de funesto. [trad. Marta Salís Canosa]

Si alguna mínima posibilidad de que en ese momento se levantaran las mismas expectativas que tanta ilusión habían despertado hace un año, gracias a su madre acabarían del mismo modo humillante que la otra vez. [trad. José C. Vales]

También piensa que:

Years of happiness could not make… amends for moments of such painful confusion.

Años enteros de felicidad no podrían compensar… estos ratos de tan triste confusión. [trad. José de Urríes y Azara]

Estos momentos de dolorosa confusión por los que estaban pasando… no podían tener compensación suficiente ni aun con muchos años de felicidad. [trad. Amando Lázaro Ros]

Años de felicidad no podrían compensarlas… por momentos de tan dolorosa turbación. [trad. José Luis López Muñoz]

Años enteros de felicidad no podrían compensar… de aquellos momentos de penosa confusión. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Ni años enteros de felicidad podrían compensarlas… de aquellos momentos de confusión penosa. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Años enteros de felicidad no podrían compensar… de aquellos minutos de tan triste confusión. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Años de felicidad no podrían compensar… aquellos momentos tan ingratos. [trad. Marta Salís Canosa]

En los años de felicidad que se desvanecían por culpa de aquellas dolorosas insensateces. [trad. José C. Vales] (¿Eh? De nuevo nos topamos con otro cambio completo de sentido, “make amends” no significa “desvanecerse”, sino “compensar”)

Sin embargo, el pesimismo de Lizzy no es para tanto, pues:

The misery, for which years of happiness were to offer no compensation, received soon afterwards material relief.

Esa desdicha por la que años enteros de felicidad no podrían brindar compensación, suavizóse poco después. [trad. José de Urríes y Azara]

Aquella aflicción, que no se podía pagar ni aun con muchos años de felicidad, experimentó pronto alivio. [trad. Amando Lázaro Ros]

La frustración por la que años de felicidad no ofrecerían compensación suficiente recibió poco después un alivio sustancial. [trad. José Luis López Muñoz]

Aquella desdicha que no podrían compensar años enteros de felicidad, se atenuó poco después [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (¿y dónde quedó el alivió concreto o material?)

Pero aquel suplicio, que no podrían compensar años enteros de felicidad, se aliviaron un poco más tarde. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Pero esa desdicha que años de felicidad no podían compensar, se suavizó. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Pero toda aquella aflicción que no podrían compensar años de felicidad pareció mitigarse. [trad. Marta Salís Canosa]

Aquel sufrimiento, que jamás podrían contrarrestar años seguidos de felicidad, menguó poco a poco. [trad. José C. Vales] (Omisión de “relief”)

Por supuesto, tanta especulación respecto al regreso de Bingley, pone muy tensa a Jane, por más que trata de aparentar indiferencia. Lizzy no puede ofrecerle consuelo, pues como le señala:

The usual satisfaction of preaching patience to a sufferer is denied me, because you have always so much.

La satisfacción que todos suelen tener en predicar paciencia a quien sufre me está negada a mí por la mucha paciencia que siempre tienes. [trad. José de Urríes y Azara]

Tampoco puedo darme el gusto de predicar paciencia a quien, como tú, siempre ha tenido tanta. [trad. Amando Lázaro Ros]

La habitual satisfacción de predicar paciencia a quien sufre me está negada, porque siempre has tenido muchísima. [trad. José Luis López Muñoz]

La normal satisfacción de recomendar paciencia a los que sufren me está vedada porque a ti nunca te falta. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No me queda el consuelo habitual de predicar paciencia al que sufre, porque tú siempre tienes mucha. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Ni siquiera puedo aconsejarte paciencia, porque sé que no hay quien te supere en eso. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ni siquiera puedo darme el placer de aconsejarte paciencia, porque siempre has tenido muchísima. [trad. Marta Salís Canosa]

No soporto ese consejo habitual que consiste en predicar paciencia a alguien que sufre, porque tú ya has sufrido bastante. [trad. José C. Vales] (Otro caso en que el traductor interpretó otra cosa y armó un sentido distinto al del original. En ningún momento Lizzy está diciendo que no soporta, cuando más bien le están negando la satisfacción de predicar, y si bien Jane ha estado sufriendo mal de amores, lo que se indica en el texto origial es que siempre tiene mucha paciencia)

Por último, aunque nada epigramático, no puede pasarse por alto la información que se nos da respecto a lo que Darcy significa para Lizzy:

Lo que es él para ella:

He was the person to whom the whole family were indebted for the first of benefits, and whom she regarded herself with an interest, if not quite so tender, at least as reasonable and just as what Jane felt for Bingley.

Era la persona a quien toda la familia era deudora del mayor de los beneficios y a quien ella misma miraba con un interés, si no tan tierno, por lo menos tan razonable y justo como el que Juana sentía por Bingley. [trad. José de Urríes y Azara]

Era el hombre al que toda la familia debía el más grande de los favores, y por el que ella sentía un afecto, si no tan entrañable, por lo menos tan justo y bien merecido como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Amando Lázaro Ros] (“tender” no tiene que ver con “entrañable”)

Sabía que toda su familia estaba en deuda con él, por haberles devuelto el primero y más importante de los bienes, al mismo tiempo que lo miraba con un interés, si no tan tierno, sí al menos tan razonable y tan justo como el que Jane sentía por Bingley. [trad. José Luis López Muñoz] (añade demasiado a la parte respecto a la deuda)

Era el hombre a quien su familia debía el mayor de los favores, y a quien ella miraba con un interés, si no tan tierno, por lo menos tan razonable y justo como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Hmm, aquí la personalización de “su familia” interfiere con una especie de discurso libre indirecto que tiene el inicio del enunciado)

Era la persona a quien debía la familia el máximo bien, y al que ella misma quería con un afecto, si no tan tierno, al menos tan razonable y justo como el que sentía Jane por Bingley. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Se trataba de la persona a quien toda la familia debía el mayor de los favores, y a quien ella misma miraba con un interés, si no tan tierno, por lo menos tan razonable y justo como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Era el hombre con el que su familia había contraído una deuda impagable, y al que ella miraba con un interés, si no tan tierno, al menos tan justo y razonable como el que Jane sentía por Bingley. [trad. Marta Salís Canosa]

Era la persona con la que toda la familia estaba en deuda por un enorme favor que les había hecho, y a quien apreciaba muy sinceramente, y si no sentía por él un cariño tan tierno como el que Jane sentía por Bingley, al menos sí era razonable y justo. [trad. José C. Vales]

Anuncios

Read Full Post »

En JAcastellano, leímos el capítulo 41 de Orgullo y prejuicio durante la semana del 29 de abril al 5 de mayo de 2013.

Se trata del último capítulo en el que la milicia de ―― está en Hertfordshire y se prepara para el acuartelamiento en Brighton. Sólo Jane y Lizzy pueden permanecer impasibles ante la partida de los casacas rojas.

La cita más epigramática, proviene de boca del señor Bennet, cuando Lizzy trata de convencerlo que niege el permiso para que Lydia vaya a aquella ciudad balneario, ya que su conducta sólo pone en evidencia a la familia. Entre los argumentos del su padre para no hacer nada está que:

Such squeamish youths as cannot bear to be connected with a little absurdity are not worth a regret.

Esos jóvenes delicados que no pueden estar en relación con un pequeño absurdo no valen la pena. [trad. José de Urríes y Azara]

Los jóvenes tan remilgados, que son incapaces de soportar los pequeños absurdos de la vida, no merecen que una joven los eche de menos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Un joven incapaz de soportar un poco de ridículo no merece que se sufra por él. [trad. José Luis López Muñoz]

Esos jóvenes tan delicados que no pueden soportar tales tonterías no valen la pena. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No vale la pena lamentarse por unos jóvenes tan exquisitos que no soportan emparentarse con unas bobas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Esos jóvenes tan inescrupulosos que renuncian a ti por una nimiedad semejante no valen la pena. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (“squeamish” NO es “inescrupuloso”, cambia por completo el sentido)

No vale la pena sufrir por unos jóvenes tan remilgados. [trad. Marta Salís Canosa]

Esos jóvenes remilgados que no pueden soportar alguna tontería no valen nada la pena. [trad. José C. Vales]

En general, a los traductores les resulta difícil traducir el enunciado, algunos recurren a la reformulación sintáctica para intentar transmitir la idea.

Con anterioridad, la señora Bennet había tratado infructuosamente de convencer a su marido de ir a Brighton, uno de los pretextos era que:

A little sea-bathing would set me up forever.

Unos baños de mar me repondrían para siempre. [trad. José de Urríes y Azara]

Unos cuantos baños de mar me pondrían como nueva. [trad. Amando Lázaro Ros]

Unos baños de mar me repondrían completamente. [trad. José Luis López Muñoz]

Unos baños de mar me dejarían como nueva. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Unos baños de mar me dejarían bien para toda la vida. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Unos baños de mar me restablecerían definitivamente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Unos baños de mar me dejarían nueva. [trad. Marta Salís Canosa]

Unos baños de mar de curarían para siempre estos nervios. [trad. José C. Vales]

Pero, mientras su padre podía divertirse a costa de las ridiculeces de su esposa y sus hijas menores, Lizzy no puede permanecer insensible a tanta falta de decoro, de manera que:

All sense of pleasure was lost in shame.

El placer del apartamiento se le tornaba sentimiento de vergüenza. [trad. José de Urríes y Azara]

El sentimiento de vergüenza que despertaban en ella ahogaba su buen humor. [trad. Amando Lázaro Ros]

La sonrisa pronto se convertía en rubor [trad. José Luis López Muñoz]

No podía evitar la vergüenza [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La vergüenza le impedía deleitarse con ellas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lizzy trataba de apartarse de todos, pero cuando lo hacía se sentía avergonzada. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El sentimiento de vergüenza podía con su animación. [trad. Marta Salís Canosa]

Cualquier sensación de placer se ahogaba en la vergüenza. [trad. José C. Vales]

Por último, aunque no son epigramas, resulta imposible ignorar la serie de comentarios sobre Darcy con los que Lizzy trata de provocar a Wickham y a la vez hacerle notar que ella ya no cree en sus engaños. Así, le dice:

Mr. Darcy improves upon acquaintance.

El señor Darcy gana cuando se le trata más. [trad. José de Urríes y Azara]

El señor Darcy gana cuando se le trata mucho. [trad. Amando Lázaro Ros]

El señor Darcy mejora con el trato [trad. José Luis López Muñoz]

El señor Darcy gana mucho en cuanto se le trata. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El señor Darcy mejora con el trato. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mr. Darcy impresiona más favorablemente a medida que se le conoce mejor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El señor Darcy mejora con el trato. [trad. Marta Salís Canosa]

El señor Darcy mejora con el trato. [trad. José C. Vales]

In essentials… he is very much what he ever was.

En lo esencial… aún es más de lo que siempre fue. [trad. José de Urríes y Azara]

En lo fundamental,… nunca ha cambiado. [trad. Amando Lázaro Ros]

En lo esencial… sigue siendo el mismo de siempre. [trad. José Luis López Muñoz]

En lo esencial sigue siendo el de siempre. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En lo esencial sigue siendo como ha sido siempre. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En lo esencial… aún es más de lo que siempre fue. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En lo esencial… es el mismo de siempre. [trad. Marta Salís Canosa]

En lo esencial,… es exactamente el mismo de siempre. [trad. José C. Vales]

When I said that he improved on acquaintance, I did not mean that his mind or his manners were in a state of improvement, but that, from knowing him better, his disposition was better understood.

Al decir que gana con el trato no quiero significar que ni su mente ni sus modales vayan ganando, sino que cuando se le conoce mejor se comprende también mejor su modo de ser. [trad. José de Urríes y Azara]

Al decir que tratándolo mucho da el señor Darcy una impresión mejor no me refería a que su inteligencia o sus maneras vayan mejorando, sino que conociéndolo mejor se le comprende también mejor. [trad. Amando Lázaro Ros]

Cuando he dicho que mejora con el trato, no quería decir que su mente o sus modales estuvieran mejorando, sino que, conociéndolo, se entiende mejor su manera de ser. [trad. José Luis López Muñoz]

Al decir que gana con el trato, no quiero dar a entender que su modo de ser o sus maneras hayan mejorado, sino que al conocerle mejor, más fácilmente se comprende su actitud. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuando he dicho que mejora con el trato, no quiero decir que su mente ni sus modales fueran mejor, sino que se entendía mejor su disposición al conocerlo más. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Al decir que gana con el trato no quiero dar a entender que sus modales se vayan perfeccionando, sino que cuando se lo conoce mejor, también se comprende mejor su modo de ser. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Cuando he dicho que mejoraba con el trato, no pretendía decir que su forma de pensar o sus modales estuvieran mejorando, sino que, cuanto más se le conoce, mejor se comprende su carácter. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuando dije que el señor Darcy mejoraba con el trato, no me refería a que ni su carácter ni sus modales estuvieran mejorando mucho, sino que cuando se le conoce mejor, se comprende mejor su manera de ser. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

En JAcastellano, durante la semana del 18 al 24 de febrero, seleccionamos las citas más memorables del capítulo 23 de Orgullo y prejuicio.

El capítulo concierne al anuncio del compromiso de Charlotte Lucas con el Sr. Collins y las reacciones del resto de la familia en Longbourn. Realmente no son contiene frases realmente epigramáticas.

En primer lugar, por ejemplo, se nos dice que no quieren creerle al pobre Sir William, cuando llega a dar la noticia a Longbourn y la forma en que lo tratan:

Nothing less than the complaisance of a courtier could have borne without anger such treatment.

Sólo la condescendencia de un cortesano podría sufrir sin ira semejante acometida. [trad. José de Urríes y Azara]

Era necesaria toda la habilidad de un cortesano para no indignarse con aquellos modos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tan sólo la amabilidad de un cortesano podía haber soportado sin enojo semejante trato. [trad. José Luis López Muñoz]

Sólo la condescendencia de un cortesano podía haber soportado, sin enfurecerse, aquel comportamiento. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sólo la tolerancia de un cortesano podría haber soportado un trato como aquél sin encolerizarse. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sólo la condescendencia de un cortesano podría sufrir sin ira semejante acometida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Sólo la gentileza de un cortesano podía haber soportado sin irritarse semejante trato. [trad. Marta Salís Canosa]

Por otra parte, en el diálogo entre el Sr. y la Sra. Bennet, cuando esta comienza a protestar que detesta pensar en ver a Charlotte como su sucesora, su marido le ofrece un gran consuelo:

My dear, do not give way to such gloomy thoughts. Let us hope for better things. Let us flatter ourselves that I may be the survivor.

Querida, no des entrada a tan tristes pensamientos. Pensemos en cosas mejores. Lisonjeémonos creyendo que yo te sobreviviré. [trad. José de Urríes y Azara]

Querida mía, no se abandone usted a tan sombríos pensamientos. Esperemos que las cosas ocurran mejor. Lisonjeémonos con la perspectiva de que sea yo quien sobreviva a usted. [trad. Amando Lázaro Ros]

Querida mía, no dejes que te asalten esos pensamientos tan melancólicos. Quizá el destino nos reserve algo mejor. No perdamos la esperanza de que sea yo quien te sobreviva. [trad. José Luis López Muñoz]

Querida, no pienses en cosas tristes. Tengamos esperanzas en cosas mejores. Animémonos con la idea de que puedo sobrevivirte. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Querida, aparta de ti esos pensamientos tan lúgubres. Esperemos cosas mejores. Hágamonos la ilusión de que seré yo quien te sobreviva. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Querida, procura rechazar tan tristes pensamientos. Pensemos en cosas mejores; por ejemplo, en que viviré más que tú. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Vamos, querida, no dejes que te invadan unos pensamientos tan sombríos. Tal vez tengamos mejor suerte. No perdamos la esperanza de que yo te sobreviva. [trad. Marta Salís Canosa]

Y luego, provocado por las tonterías que dice, se burla de ella, pues a Sra. Bennet alega que:

I should not mind anything at all.

y él responde:

Let us be thankful that you are preserved from a state of such insensibility.

—No imaginaría nada en absoluto.
―Agradezcamos, pues, que te veas libre de un defecto así. [trad. José de Urríes y Azara] (se pierde todo el humor de la respuesta)

—A que no lo sentiría.
—Alegrémonos de que no quede usted reducida a semejante estado de sensibilidad” [trad. Amando Lázaro Ros] (Creo que no es una traducción muy atinada, la omisión de “para nada” en las palabras de ella y el cambio de “insensibilidad” a “sensibilidad” en las de él, disminuyen el efecto cómico)

―No me importaría nada.
―Hemos de agradecer que se te evite semejante estado de insensibilidad. [trad. José Luis López Muñoz]

—Me traería sin cuidado absolutamente todo.
—Demos gracias, entonces, de que te salven de semejante estado de insensibilidad. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

―No me importaría nada en absoluto.
―Demos gracias de que estés libre de tal estado de indiferencia. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

―No imaginaría nada en absoluto.
―Agradezcamos, pues, que te veas libre de un defecto así. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (esta traductora parece copiar a Urríes y Azara pero noen lo atinado)

—Todo.
—Pues agradezcamos que no hayas caído en ese estado de insensibilidad. [trad. Marta Salís Canosa]

Por último, sólo queda incluir una frase de uso frecuente, cuando ella sigue protestando, él remata con :

I leave it to yourself to determine.

Lo dejo a tu consideración. [trad. José de Urríes y Azara]

Dejo la contestación a su mismo criterio. [trad. Amando Lázaro Ros]

[trad. José Luis López Muñoz]

Lo dejo a tu propia consideración. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Eso tendrás que entenderlo tú misma. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Reflexiona acerca de ello y verás cómo lo averiguas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Dejaré que lo decidas tú sola. [trad. Marta Salís Canosa]

Read Full Post »

De igual manera, en la semana del 4 al 10 de febrero, en JAcastellano leímos el capítulo 20 de Orgullo y prejuicio.

Contiene una de las escenas más cómicas de la novela, pues el Sr. Bennet asume su postura respecto a la propuesta matrimonial de Collins a su hija predilecta y como resultado, hay que escuchar toda una retahíla de quejas por parte de la Sra. Bennet.

Si bien las palabras del Sr. Bennet son las más memorables de todo el capítulo, la tendencia a la prédica de Collins genera las frases más epigramáticas. Veamos.

La cita más memorable se refiere a la disyuntiva en la que colocan a Lizzy sus padres:

An unhappy alternative is before you… From this day you must be a stranger to one of your parents. Your mother will never see you again if you do not marry Mr. Collins, and I will never see you again if you do.

Una triste alternativa se te ofrece… Desde este día tienes que ser extraña a uno de tus padres. Tu madre no te quiere ver si no te casas con Collins, y yo no quiero volverte a ver si te casas con él. [trad. José de Urríes y Azara]

Estas en presencia de una lamentable alternativa. Desde hoy vas a tener que renunciar a tu padre o a tu madre. Tu madre no quiere verte más si no te casas con el señor Collins, y si te casas con él, quítate para siempre de mi vista. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tienes ante ti una triste disyuntiva… A partir de hoy, serás una extraña para uno de tus padres. Tu madre te repudiará si no te casas con el señor Collins, y yo te repudiaré si te casas con él. [trad. José Luis López Muñoz]

Tienes una triste alternativa ante ti… Desde hoy en adelante tendrás que renunciar a uno de tus padres. Tu madre no quiere volver a verte si no te casas con Collins, y yo no quiero volver a verte si te casas con él. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Te encuentras ante una triste alternativa… A partir de este día deberás ser una extraña para uno de tus progenitores. Si *no* te casas con el señor Collins, tu madre no querrá volver a verte, y si te casas con él, seré yo el que no *querré* volver a verte. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Una triste alternativa se te ofrece… Desde este día tienes que ser extraña a uno de tus padres. Tu madre no quiere volver a hablarte si no te casas con Collins, y yo no quiero volver a verte si te casas con él. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Estás ante una triste disyuntiva… A partir de hoy te convertirás en una extraña para uno de tus padres. Tu madre no volverá a verte si no te casas con el señor Collins, y yo no volveré a verte si te casas con él. [trad. Marta Salís Canosa]

Y además, el Sr. Bennet corta tajantemente las quejas de su esposa, o por lo menos, prohíbe tener que escucharlas en su ya antes proclamado refugio:

I have two small favours to request. First, that you will allow me the free use of my understanding on the present occasion; and secondly, of my room. I shall be glad to have the library to myself as soon as may be.

Tengo dos pequeños favores que pedirte: que me permitas en esta ocasión hacer libre uso, primero de mi entendimiento, y segundo, de mi cuarto. Tendré sumo gusto en disfrutar yo solo de la biblioteca, si es posible. [trad. José de Urríes y Azara]

Dos favores tengo que pedirle: primero, que me conceda en esta ocasión el libre uso de mi buen criterio, y segundo, que me conceda también el libre uso de la habitación que considero como mía. Déjeme cuanto antes la biblioteca para mí. [trad. Amando Lázaro Ros]

He de pedirte dos favores insignificantes. Primero, que me permitas usar libremente mi leal saber y entender en esta ocasión; y, en segundo, también reclamo el uso de esta habitación. Me gustaría poder disponer de la biblioteca tan pronto como sea posible. [trad. José Luis López Muñoz]

Tengo que pedirte dos pequeños favores: primero, que me dejes usar libremente mi entendimiento en este asunto, y segundo, que me dejes disfrutar solo de mi biblioteca en cuanto puedas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

He de pedirte dos favores pequeños. En primer lugar, que me permitas servirme en esta ocasión con libertad de mi entendimiento, y en segundo lugar, de mi habitación. Me gustaría quedarme solo en la biblioteca lo antes posible. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Tengo dos pequeños favores que pedirte: que en esta ocasión me permiteas hacer libre uso, primero de mi entendimiento, y segundo, de mi biblioteca. Deseo quedarme solo cuanto antes, si es posible. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

He de pedirte dos pequeños favores. Primero, que respetes mi opinión sobre este asunto; y segundo, que respetes mi biblioteca… Me gustaría quedarme solo en ella lo antes posible. [trad. Marta Salís Canosa]

Antes de eso, al inicio del capítulo, el Sr. Bennet había tratado de lavarse las manos con dos frases que sin ser epigramas pueden resultar de uso frecuente:

I have not the pleasure of understanding you.

No tengo el gusto de entenderte. [trad. José de Urríes y Azara]

No tengo el gusto de entender lo que me dice. [trad. Amando Lázaro Ros]

No tengo el placer de entenderte. [trad. José Luis López Muñoz]

No he tenido el placer de entenderte. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No tengo el gusto de entenderte. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No tengo el gusto de entender lo que me has dicho. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No tengo el placer de entenderte. [trad. Marta Salís Canosa]

It seems an hopeless business.

Parece asunto perdido. [trad. José de Urríes y Azara]

Parece que el asunto no tiene arreglo. [trad. Amando Lázaro Ros]

Parece una situación desesperada. [trad. José Luis López Muñoz]

Parece que no tiene remedio. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Parece que la cosa tiene muy mal arreglo. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Parece asunto concluido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Parece una situación desesperada. [trad. Marta Salís Canosa]

Por su parte, la Sra. Bennet, desalojada casi sumariamente de la biblioteca, lanza una amenaza a Lizzy:

if you take it into your head to go on refusing every offer of marriage in this way, you will never get a husband at all.

Si se te mete en la cabeza rechazar todas las propuestas de matrimonio, jamás te casarás. [trad. José de Urríes y Azara]

Como siga rechazando de esta manera las propuestas de casamiento se quedará usted sin marido. [trad. Amando Lázaro Ros]

Si se te mete en la cabeza rechazar a todos los caballeros que se te declaren, no te casarás nunca. [trad. José Luis López Muñoz]

Si se te mete en la cabeza seguir rechazando de esa manera todas las ofertas de matrimonio que te hagan, te quedarás solterona. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si se le mete en la cabeza rechazar de esta manera todas las propuestas de matrimonio, no encontrará nunca marido. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si se te ocurre rechazar todas las proposiciones de matrimonio, jamás te casarás. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si piensas rechazar así todas las propuestas de matrimonio, acabarás soltera.[trad. Marta Salís Canosa]

Y, buscando apoyo en la presencia de Charlotte, lanza sus quejidos:

Nobody is on my side, nobody takes part with me. I am cruelly used, nobody feels for my poor nerves.

Nadie está de mi parte, ya que ninguno se interesa por mí y me veo cruelmente tratada sin consideración a mis nervios. [trad. José de Urríes y Azara]

Nadie me apoya, nadie se coloca de parte mía; me tratan con la mayor desconsideración y no se preocupan de mis pobres nervios. [trad. Amando Lázaro Ros]

Nadie me apoya, nadie se pone de mi parte, se me trata cruelmente y nadie se apiada de mis pobres nervios. [trad. José Luis López Muñoz]

Nadie está de mi parte, me tratan cruelmente, nadie se compadece de mis pobres nervios. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Nadie está de mi parte, nadie se pone a mi lado. Me están tratando con crueldad, nadie se compadece de mis pobres nervios. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Nadie está de mi parte. Ninguno se interesa por mí ni tiene consideración de mis pobres nervios. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Nadie se pone de mi parte, nadie me secunda, ¡son tan crueles conmigo! A nadie le preocupan mis pobres nervios. [trad. Marta Salís Canosa]

Entre las que se incluyen además, este par de epigramas:

People who suffer… from nervous complaints can have no great inclination for talking.

Quienes padecemos de los nervios no sentimos gran inclinación a hablar. [trad. José de Urríes y Azara]

La gente que sufre… de los nervios, siente pocas ganas de hablar. [trad. Amando Lázaro Ros]

Las personas que… sufren de trastornos nerviosos no son nunca muy partidarias de hablar. [trad. José Luis López Muñoz]

Las personas que… sufrimos de los nervios, no somos aficionados a la charla. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las personas que sufrimos tanto de trastornos nerviosos no podemos tener gran inclinación a hablar. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Quienes padecemos de los nervios no sentimos gran inclinación a ello [hablar] [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las personas que… padecen de los nervios no tienen muchas ganas de hablar. [trad. Marta Salís Canosa]

Those who do not complain are never pitied.

Los que no padecen, jamás se apiadan [trad. José de Urríes y Azara] (otra idea).

Nadie se compadece de las personas que nos quejamos. [trad. Amando Lázaro Ros] (contrasentido)

Nadie se compadece de quienes no se quejan. [trad. José Luis López Muñoz]

A los que no se quejan, nadie les compadece. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La gente no se apiada nunca de los que no se quejan. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Los que no padecen, jamás se apiadan. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (usa la misma frase que Urríes y Azara)

Si uno no se queja, nadie le compadece. [trad. Marta Salís Canosa]

Por su parte, Collins predica respecto a la resignación y al yerro:

Resignation to inevitable evils is the evil duty of us all.

Es deber de todos resignarnos ante los males inevitables. [trad. José de Urríes y Azara]

Es obligación de todos resignarnos a los males inevitables. [trad. Amando Lázaro Ros]

La resignación ante los males inevitables es una obligación que nos compete a todos. [trad. José Luis López Muñoz]

Es deber de todos resignarse por los males inevitables. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Todos tenemos el deber de resignarnos a los males inevitables. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Es deber de todos resignarnos ante los males inevitables. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Todos tenemos el deber de resignarnos ante lo inevitable. [trad. Marta Salís Canosa]

resignation is never so perfect as when the blessing denied begins to lose somewhat of its value in our estimation.

La resignación nunca es tan completa como cuando la dicha negada comienza a perder en nuestra estimación algo de su valor. [trad. José de Urríes y Azara]

La resignación no es nunca tan perfecta como cuando el favor que se nos niega empieza a perder importancia en nuestro aprecio. [trad. Amando Lázaro Ros]

La resignación no es nunca tan perfecta como cuando el bien negado empieza a perder valor en nuestra estimación. [trad. José Luis López Muñoz]

La resignación nunca es tan perfecta como cuando la dicha negada comienza a perder en nuestra estimación algo de valor. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La resignación no es nunca tan perfecta como cuando el bien que se ha negado empieza a perder algún valor a nuestros ojos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La resignación nunca es tan completa como cuando la dicha negada comienza a perder en nuestra estima algo de su valor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La resignación nunca es tan completa como cuando la dicha negada empieza a perder valor ante nuestros ojos. [trad. Marta Salís Canosa]

we are all liable to error.

Todos estamos sujetos a error. [trad. José de Urríes y Azara]

Todos estamos expuestos a equivocarnos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Todos estamos sujetos al error. [trad. José Luis López Muñoz]

Todos somos capaces de cometer errores. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Todos estamos sujetos a error. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Todos estamos sujetos a error. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Todos cometemos errores. [trad. Marta Salís Canosa]

Es un tanto irónico que de boca de un par de los personajes más insensatos del libro salgan algunas de las frases más epigramáticas del capítulo, y más cuando han estado presentes dos de los más ingeniosos.

Read Full Post »

Older Posts »