Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘debilidad’

En JAcastellano, durante la semana del 17 al 23 de junio, leímos el capítulo 54 de Orgullo y prejuicio.

Este capítulo parece dar la sensación de estar deshojando margaritas, al ritmo de “me quiere”, “no me quiere”, “me quiere”… pues aunque Darcy ha regresado a Hertfordshire, su actitud no permite dilucidar sus motivos para hacerlo, de manera que Lizzy se encuentra en un estado de frustración terrible (aunque cabe suponer que Darcy tampoco la pasó muy bien de noviembre a su fallida declaración y luego de ésta al encuentro en Pemberley).

La comida en Longbourn no parece producir ninguna satisfacción para ambos, al grado que Lizzy llega a considerar como imposible una nueva propuesta matrimonial de Darcy, pues:

Is there one among the sex, who would not protest against such a weakness as a second proposal to the same woman? There is no indignity so abhorrent to their feelings!

¿Hay uno solo de su sexo que no protestara contra la debilidad de una segunda proposición a la misma mujer? No hay bajeza tan grande en el sentir de los hombres. [trad. José de Urríes y Azara]

¿Qué hombre no se rebelaría contra la debilidad que supone el declararse por segunda vez a la misma mujer? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Es que hay un varón que no se rebele contra semejante demostración de flaqueza? ¡No existe indignidad tan contraria a sus sentimientos! [trad. José Luis López Muñoz] (omite especificar cuál es la flaqueza: proponer por segunda vez matrimonio a la misma mujer)

No hay un solo hombre que no se rebelase contra la debilidad que supondría una segunda declaración a la misma mujer. No hay indignidad mayor para ellos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Acaso hay alguno de su sexo que no se rebelase ante una debilidad tal como pedir por segunda vez la mano de la misma mujer? ¡No hay indignidad que les parezca tan aborrecible como ésa! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Hay uno solo de su sexo capaz de ceder hasta el extremo de hacer una segunda proposición a la misma mujer? Para un hombre no existe mayor indignidad. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Un hombre que se ha visto rechazado una vez!… ¿Acaso existe uno solo que no se revuelva contra semejante flaqueza? ¡No hay nada más ignominioso para ellos! [trad. Marta Salís Canosa]

¿Es que hay un hombre en el mundo que no se negara en redondo a hacer una segunda proposición a la misma mujer? ¡No hay una indignidad que aborrezcan más! [trad. José C. Vales]

Por su parte, Jane quiere hacer creer que la presencia de Bingley le es indiferente y, por supuesto, ni Lizzy ni los lectores podemos creerle. Por lo que Jane exclama:

How hard it is in some cases to be believed!

¡Cuán difícil es en algunos casos ser creído y cuán imposible en otros! [trad. José de Urríes y Azara] (lo tradujo como si fuera el diálogo de una sola persona, cuando la primera oración la dice Jane Bennet y el complemento, Lizzy)

¡Qué trabajo cuesta muchas veces el que a una la crean? (Laísmo) [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Qué difícil es ser creída en algunos casos! [trad. José Luis López Muñoz]

¡Qué difícil es que te crean en algunos casos! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Qué difícil es hacerse creer en algunos casos! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Cuán difícil es en algunos casos conseguir que a una le crean y cuán imposible en otros! [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Se basa en la traducción de Urríes y no corrige el error que hay ahí)

¡Qué difícil es a veces que le crean a una! [trad. Marta Salís Canosa]

¡Qué difícil resulta a veces que la crean a una! (Laísmo) [trad. José C. Vales]

A lo que Lizzy rápidamente responde:

And how impossible in others!

(No omite la oración, sino que la unió a la previa, al pensar que provenía de un mismo personaje, en lugar de dos como es el caso) [trad. José de Urríes y Azara]

¡Y qué imposible es otras veces creer lo que nos dicen! [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Y qué imposible en otros! [trad. José Luis López Muñoz]

¡Y qué imposible en otros! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y qué imposible en otros! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

(No rectifica el error de Urríes) [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Y qué imposible en otras! [trad. Marta Salís Canosa]

¡Y qué imposible en otras ocasiones! [trad. José C. Vales]

Sin embargo, la cita más epigramática de todo el capítulo aparece poco después de ese diálogo, cuando Lizzy, tratando de reconfortar a su hermana, le dice:

We all love to instruct, though we can teach only what is not worth knowing.

Ambas queremos dar noticias, aunque enseñando sólo lo que no vale la pena de saber. [trad. José de Urríes y Azara] (No entendió el enunciado original, no supo que el “we” es general, no en específico, tampoco supo traducir “love to instruct”, nada que ver con querer dar noticias)

Todas sentimos la comezón de aleccionar a otras aunque nuestras lecciones valgan muy poca cosa. (¿Nada más las mujeres? El sentido es más abarcador, se refiere a todos los seres humanos) [trad. Amando Lázaro Ros]

A todos nos gusta instruir, aunque sólo podemos enseñar lo que no merece la pena saberse. [trad. José Luis López Muñoz]

A todos nos gusta dar lecciones, pero sólo enseñamos lo que no merece la pena saber. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

A todos nos gusta educar, aunque sólo podamos enseñar cosas que no vale la pena saber. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Ambas queremos dar noticias, aunque revelando únicamente lo que no importa que los demás sepan. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Se basa en la traducción de Urríes, sin percatarse de que es errónea)

A todos nos gusta dar lecciones, aunque sólo podemos enseñar lo que no merece la pena saber. [trad. Marta Salís Canosa]

A todos nos gusta dar lecciones, aunque sólo podemos enseñar lo que no vale la pena aprender. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

En JAcastellano, durante la semana del 20 al 26 de mayo, leímos el capítulo 46 de Orgullo y prejuicio para extraer citas epigramáticas.

Los epigramas parecen casi ausentes ante la importancia de los acontecimientos, pero ha sido posible encontrar algunos o por lo menos algunas frases que pueden resultar de uso frecuente.

Por ejemplo, en las cartas de Jane a Lizzy aparecen las siguientes frases:

Something has occurred of a most unexpected and serious nature.

Ha ocurrido algo de lo más serio e inesperado. [trad. José de Urríes y Azara]

Ha ocurrido una cosa inesperada y de mucha gravedad. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ha sucedido algo tan inesperado como grave. [trad. José Luis López Muñoz]

Ha ocurrido algo muy serio e inesperado. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Ha sucedido una cosa muy grave e inesperada. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Ha ocurrido algo grave e inesperado. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ha ocurrido algo tan inesperado como grave. [trad. Marta Salís Canosa]

Ha ocurrido algo completamente inesperado y muy grave. [trad. José C. Vales]

My head is so bewildered that I cannot answer for being coherent.

Mi cabeza está tan extraviada que no puedo ser coherente. [trad. José de Urríes y Azara]

Estoy tan desconcertada que no respondo de escribir con coherencia. [trad. Amando Lázaro Ros]

Es tal mi desconcierto que no tengo ninguna seguridad de ser coherente [trad. José Luis López Muñoz] (Se pierde la metonimia de la cabeza)

Mi cabeza está tan aturdida que no puedo ser coherente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tengo tal desconcierto en la cabeza que no puedo garantizar que sea coherente. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mi cabeza está tan trastornada que no puedo ser coherente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Me siento tan confusa que no sé si lograré ser coherente. [trad. Marta Salís Canosa] (también elimina la metonimia de la cabeza)

Tengo la cabeza tan aturdida que no puedo garantizar que sea coherente. [trad. José C. Vales]

Por su parte, Lizzy no puede dudar por un momento de lo que ha hecho la menor de sus hermanas, pues sabía que:

Neither her virtue nor her understanding would preserve her from falling an easy prey.

Ni su virtud ni su cabeza la hubieran preservado de caer como presa fácil. [trad. José de Urríes y Azara]

No tenía ni la virtud ni la inteligencia suficientes para evitar ser una presa fácil. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ni su virtud ni su inteligencia le evitarían convertirse en presa fácil. [trad. José Luis López Muñoz]

Ni su virtud ni su buen juicio podían preservarla de caer como presa fácil. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Ni su virtud ni su entendimiento le impedirían caer como presa fácil. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No se atrevía a asegurar que su virtud y su juicio la hubieran preservado de ser presa fácil. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ni su virtud ni su entendimiento impedirían que se convirtiera en presa fácil. [trad. Marta Salís Canosa]

Ni su virtud ni su inteligencia podían impedir que acabara siendo presa fácil. [trad. José C. Vales]

La vergüenza por la fuga de Lydia, aunado la gran revelación que finalmente tiene respecto a sus sentimientos por Darcy, hace sentir tan desdichada a Lizzy que, si hubiera tenido tiempo para hundirse en su pesar, la habría hecho considerar que:

All employment was impossible to one so wretched.

Cualquier trabajo era irrealizable para una desgraciada como ella. [trad. José de Urríes y Azara]

Su dolor la privaba de capacidad para toda ocupación. [trad. Amando Lázaro Ros] (Toda una reformulación que quita la apariencia de epigrama)

Cualquier ocupación era imposible para una persona tan desdichada. [trad. José Luis López Muñoz]

Una desdichada como ella era incapaz de cualquier trabajo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (No había necesidad de agregar “como ella”)

A una persona tan desgraciada como ella le resultaba imposible hacer nada. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Cualquier trabajo era irrealizable para una desgraciada como ella. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Un ser tan desdichado como ella no estaba en condiciones de hacer nada. [trad. Marta Salís Canosa]

Una persona tan desgraciada como ella era incapaz de hacer nada. [trad. José C. Vales]

No obstante, precisamente pese a lo desdichada que Lizzy se siente, tenía tantas cosas qué hacer que era imposible sumirse en la pena.

Y es que, como sabemos, Lizzy se entera de la fuga de Lydia justo en el momento en que Darcy aparece de nuevo en la posada para visitarla, y, como ella se encuentra tan alterada y él lo percibe, inevitablemente le da a conocer lo ocurrido. En ese mismo instante, la consternación que él demuestra le indica a ella que:

Everything must sink under such a proof of family weakness, such an assurance of the deepest disgrace.

Todo tenía que hundirse ante prueba tal de la debilidad de su familia, ante la certeza tal de la más profunda desgracia. [trad. José de Urríes y Azara]

Todo tenía que venirse abajo a la vista de una prueba como aquella de lo poco que valía la familia Bennet, en presencia de una deshonra tan profunda. [trad. Amando Lázaro Ros] (Demasiada explicitación)

Todo se derrumbaba ante semejante prueba de fragilidad familiar, ante tal demostración de la magnitud de su descrédito [trad. José Luis López Muñoz] (“magnitud del descrédito” es más leve que el “deepest disgrace” del original)

Todo se había terminado ante aquella prueba de la indignidad de su familia y ante la certeza de tan profunda desgracia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Todo *debía*hundirse ante tal prueba de debilidad por parte de su familia, ante tal garantía de la más profunda deshonra. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“garantía” no parece ser la mejor traducción de “assurance” para este caso)

El poder que había ejercido sobre él se desmoronaba por momentos. Era lógico que ocurriese ante tamaña prueba de la debilidad de su familia, ante la certeza de su profunda deshonra. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Explicita innecesariamente, además no hay indicación de que el derrumbe fuera por momentos, sino que todo fue de golpe, de manera instantánea)

Todo se desvanecía ante semejante prueba de debilidad familiar, ante la certeza de su ignominiosa deshonra. [trad. Marta Salís Canosa]

Todo se había desvanecido ante semejante prueba de la debilidad familiar, ante la certeza de la más profunda infamia. [trad. José C. Vales]

Pero más importante aún:

It was, on the contrary, exactly calculated to make her understand her own wishes; and never had she so honestly felt that she could have loved him, as now, when all love must be vain.

Al contrario, aquello parecía calculado exactamente para que ella comprendiese sus propios deseos, y jamá habría sentido tan castamente que podía haberle amado como ahora, cuando todo amor tenía que ser en vano. [trad. José de Urríes y Azara]

Por el contrario, todo parecía calculado para que viese claro en su propio corazón. No se convenció de que hubiera podido amarlo hasta aquel momento, en que desaparecía toda posibilidad de amor entre ellos. [trad. Amando Lázaro Ros] (Una cosa son “wishes” y otra “corazón”, la voz narradora busca mantener todavía una sombra de duda o no ser tan directa, sino que el lector infiera)

Tuvo exactamente la virtud contraria: la de hacerle entender sus propios deseos, ya que nunca, como en aquel momento, cuando todo amor sería en vano, había sentido tan sinceramente que podía llegar a amarlo. [trad. José Luis López Muñoz]

Al contrario, sirvió para que la joven se diese cuenta de sus propios sentimientos, y nunca sintió tan sinceramente como en aquel momento que podía haberle amado, cuando ya todo amor era imposible. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Antes al contrario: le sirvió precisamente para comprender sus propios deseos, y nunca sintió con tanta sinceridad que podía haberle querido, como lo sentía ahora, cuando todo amor sería baldío. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Al contrario, aquello parecía calculado exactamente para que ella comprendiese sus propios deseos, y jamás comprendió tan claramente que podía haberle amado como en aquel momento, cuando todo amor ya era imposible. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Por el contrario, pareció ayudarle a interpretar sus propios deseos; y jamás había tenido tanta conciencia de que podría haberlo amado como entonces, cuando todo posible amor era ya vano. [trad. Marta Salís Canosa]

Bien al contrario, sirvió exactamente para que conociera el alcance de sus propias pasiones y comprender que nunca se había percatado hasta entonces y tan sinceramente de lo mucho que lo amaba, aun cuando todo amor fuera ya en vano. [trad. José C. Vales] (La decisión de cambiar el tiempo verbal no resulta muy acertada pues el “could have loved” no es tan rotundamente afirmativo como lo es decir “lo amaba”, con la narración se busca que los lectores saquemos las conclusiones, no que se nos diga todo directa y explícitamente, lo mismo aplica para haber traducido “wishes” como “pasiones”, no hay sutileza)

Al desperdirse de ella, Darcy le dice:

Would to Heaven that anything could be either said or done on my part that might offer consolation to such distress!

¡Quiera el Cielo que puedo yo decir o hacer por mi parte algo que le proporcione consuelo en semejante desgracia! [trad. José de Urríes y Azara] (personalización: le)

¡Ojalá pudiese decir o hacer algo que sirviese para consolarla en su aflicción! [trad. Amando Lázaro Ros] (personalización: “-la” y “su”)

Ojalá quisiera el cielo que pudiese yo decir o hacer algo que sirviera de consuelo a tanta aflicción. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Ojalá pudiese decirle o hacer algo que la consolase en semejante desgracia! [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (personalización: “la”)

¡Quisiera el cielo que pudiera decir o hacer algo por mi parte que le sirviera de consuelo en su aflicción! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Quiera el Cielo que pueda yo decir o hacer algo que le proporcione consuelo en semejante desgracia! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ojalá pudiera decir o hacer algo que ofreciera consuelo a tanto dolor. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Ojalá pudiera decir algo que consolara su amargura! [trad. José C. Vales] (¡Se comió la parte de “o hacer”! y personaliza: “su”)

Como sabemos, no son meras palabras de cortesía. No tardó demasiado tiempo en descubrir que podía hacer algo.

Por último, cabe destacar el fragmento donde se comenta respecto a la manera de enamorarse que ha tenido Lizzy:

If gratitude and esteem are good foundations of affection, Elizabeth’s change of sentiment will be neither improbable nor faulty. But if otherwise–if regard springing from such sources is unreasonable or unnatural, in comparison of what is so often described as arising on a first interview with its object, and even before two words have been exchanged, nothing can be said in her defence, except that she had given somewhat of a trial to the latter method… and that its ill success might, perhaps, authorise her to seek the other less interesting mode of attachment.

Si la gratitud y la estimación son buenas bases para el afecto, el cambio de sentimientos de Isabel no parecerá ni improbable ni equivocado. Mas si es de otra suerte, si el interés que brota de tales fuentes no es razonable o natural en comparación con el tantas veces descrito como nacido de su primer coloquio, y aun antes de haber intercambiado con él dos palabras, nada podrá decirse en abono de aquélla sino que había ensayado el antiguo procedimiento… y que su poco éxito podría acaso autorizarla a buscar el camino del afecto, aunque menos interesante. [trad. José de Urríes y Azara]

Si la gratitud y el aprecio constituyen un buen cimiento del amor no se considerará improbable ni se encontrará digno de censura este cambio de sentimientos de Elizabeth. Si no lo son, si se juzga ilógico o monstruoso el afecto que surge de aquellas fuentes, contraponiéndolo al que brota con solo verse una vez dos personas, sin cambiar siquiera entre ellas una palabra, nada se puede decir en justificación suya, como no sea que había ensayado ya este último sistema… con resultados tan desastrosos que tal vez la autorizaran a ensayar el otro sistema de enamoramiento, aunque fuese menos interesante. [trad. Amando Lázaro Ros]

Si la gratitud y la estima son buenos fundamentos para el afecto, el cambio en los sentimientos de Elizabeth no parecerá ni improbable ni deficiente. Pero en caso contrario —si el cariño que nace de tales fuentes es irrazonable o antinatural, en comparación con el que tantas veces se describe después de una primera conversación, e incluso antes de que se hayan intercambiado dos palabras— nada se puede decir en su defensa, excepto que, en cierto modo, Elizabeth había intentado este último método… y que su fracaso la autorizaba, quizás, a intentar el otro modo, menos interesante, de profundizar en el afecto. [trad. José Luis López Muñoz]

Si la gratitud o la estima son buenas bases para el afecto, la transformación de los sentimientos de Elizabeth no parecerá improbable ni condenable. Pero si no es así, si el interés que nace de esto es menos natural y razonable que el que brota espontáneamente, como a menudo se describe, del primer encuentro y antes de haber cambiado dos palabras con el objeto de dicho interés, no podrá decirse en defensa de Elizabeth más que una cosa: que ensayó… este sistema y que los malos resultados que le dio la autorizaban quizás a inclinarse por el otro método, aunque fuese menos apasionante. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si el agradecimiento y la estima son buenas bases para el cariño, el cambio de los sentimientos de Elizabeth no parecerá ni improbable ni culpable. Pero si es al contrario, si el amor que brota de tales fuentes es irracional o antinatural, comparado con el que, según se cuenta tantas veces, surge en una primera entrevista con su objeto, e incluso antes de que se hayan cruzado dos palabras, entonces no podría decirse nada en su defensa, salvo que ya había puesto a prueba en cierto modo este segundo método…, y que el fracaso del miso podía autorizarla, quizá, a buscar el otro modo de amor, menos interesante. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si la gratitud y el aprecio son buenas bases para el afecto, el cambio de sentimientos de Lizzy no parecerá ni improbable ni equivocado. Pero si, por el contrario, el interés que brota de tales fuentes no es razonable o natural en comparación con el tantas veces descrito como nacido de su primer coloquio, y aun antes de haber cambiado con él dos palabras, nada podrá alegarse en defensa de aquélla sino que había ensayado el último procedimiento…, y que su poco éxito podría, acaso, autorizarla a poner en práctica el otro método para buscar el cariño. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Omite el calificativo de que puede parecer “menos interesante”)

Si la gratitud y la estima son buenos cimientos para el afecto, el cambio en el sentir de Elizabeth no resultará extraño ni censurable. Pero, si el cariño que surge de tales fuentes no es razonable ni natural en comparación con el que a menudo nace después de una primera conversación, e incluso antes de que se hayan intercambiado dos palabras, no puede decirse nada en su defensa, salvo que la joven había ensayado en cierto modo este último método…, y que su fracaso tal vez la autorizaba a poner en práctica la otra posibilidad de aprecio, aunque fuese menos interesante. [trad. Marta Salís Canosa]

Si la gratitud y el afecto son buenas bases para el amor, la transformación de los sentimientos de Elizabeth no resultará ni extraña ni censurable. Pero si no es así, si el cariño que nace de tales fuentes es irrazonable o antinatural, en comparación con lo que tan a menudo se describe como amor a primera vista, e incluso con el amor que nace al parecer antes de que se hayan intercambiado dos palabras, nada puede decirse en defensa de Elizabeth, salvo que ya conocía bien este último método… y que su fracaso tal vez podía autorizarla a probar otro modo de enamorarse, tal vez menos apasionante. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

En el capítulo 11 de Orgullo y prejuicio se presenta una de las más feroces batallas verbales entre Lizzy y Darcy, en la que se analiza un tanto el carácter de uno y otro. Se habla de las debilidades y propensiones del carácter, entre lo que se incluye por supuesto, el orgullo.

Luego de que Lizzy se declara como una persona a la que le encanta reír, Darcy señala que:

The wisest and the best of men, nay, the wisest and best of their actions, may be rendered ridiculous by a person whose first object in life is a joke.

El más sabio y mejor de los hombres, mejor dicho, la más sabia y mejor de las acciones, puede tornarse ridícula a los ojos de una persona cuyo primer anhelo en la vida sea la risa. [trad. José de Urríes y Azara]

El más prudente de los hombres y la más razonable de sus acciones pueden ser puestos en ridículo por quién sólo vive para hacer chistes. [trad. Amando Lázaro Ros]

Una persona cuyo principal objeto en la vida sea hacer chistes puede ridiculizar al mejor y más prudente de los hombres, más aún, las mejores y más prudentes entre sus acciones. [trad. José Luis López Muñoz]

El más sabio y mejor de los hombres o la más sabia y mejor de las acciones, pueden ser ridículos a los ojos de una persona que no piensa en esta vida más que en reírse. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Hasta los hombres más sabios y mejores… más aún, hasta los actos más sabios y mejores de éstos, pueden ser puestos en ridículo por una persona cuyo primer objetivo en la vida es la broma. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

El más sabio y mejor de los hombres, mejor dicho, la más sabia y mejor de las acciones, puede tornarse ridícula a los ojos de una persona cuyo primer anhelo en la vida sea la risa. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Una persona cuyo principal objetivo en la vida sean las bromas y las chanzas puede ridiculizar al más sensato y mejor de los hombres, por no decir el más sensato y mejor de sus actos. [trad. Marta Salís Canosa]

A lo que Lizzy responde:

I hope I never ridicule what is wise or good. Follies and nonsense, whims and inconsistencies do divert me, I own, and I laugh at them whenever I can.

Creo que jamás ridiculizo lo que es cuerdo y bueno. Locuras y necedades, antojos e inconvenientes son lo que me divierte, y de esas cosas me burlo siempre que puedo. [trad. José de Urríes y Azara]

Jamás he ridiculizado lo razonable y lo bueno. Las locuras y las majaderías, las extravagancias y las inconsecuencias, me divierten, lo reconozco, y no pierdo ocasión en reírme de ellas. [trad. Amando Lázaro Ros]

Confío en no ridiculizar nunca lo que es prudente o bueno. Locuras y tonterías, caprichos y contradicciones me divierten, lo reconozco, y me río de ellos siempre que puedo. [trad. José Luis López Muñoz]

Espero que nunca llegue a ridiculizar lo que es bueno o sabio. Las insensateces, las tonterías, los caprichos y las inconsecuencias son las cosas que verdaderamente me divierten, lo confieso, y me río de ellas siempre que puedo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Espero no ridiculizar jamás lo sabio y lo bueno. Las locuras y los disparates, los caprichos y los despropósitos sí que me divierten, lo reconozco, y me río de ellos siempre que puedo. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Creo que jamás ridiculizo lo que es cuerdo y bueno. Locuras y necedades, antojos e inconvenientes son lo que me divierte, y de esas cosas me burlo siempre que puedo. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Espero no ridiculizar nunca lo que es bueno o sensato. Reconozco que me divierten las locuras y los disparates, los caprichos y las contradicciones, y que me río de ellos siempre que puedo. [trad. Marta Salís Canosa]

La ofensiva entre ambos prosigue, por lo que Darcy, un tanto de manera arrogante ante el bombardeo, dice que:

it has been the study of my life to avoid those weaknesses which often expose a strong understanding to ridicule.

El estudio de mi vida ha sido huir de semejantes debilidades, que a menudo exponen al ridículo a un buen entendimiento. [trad. José de Urríes y Azara]

Toda la preocupación de mi vida ha sido librarme de ciertas debilidades que ponen con frecuencia en ridículo a las más claras inteligencias. [trad. Amando Lázaro Ros]

Siempre me he esforzado por evitar las debilidades que a menudo exponen al ridículo a una persona inteligente. [trad. José Luis López Muñoz]

He pasado la vida esforzándome para evitar estas debilidades que exponen al ridículo a cualquier persona inteligente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

He aspirado toda mi vida a evitar aquellas debilidades que suelen exponer al ridículo a un entendimiento vigoroso. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Durante toda mi vida he procurado evitar semejantes debilidades, que a menudo exponen al ridículo a un buen entendimiento. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Siempre he hecho lo posible por evitar esas debilidades que a menudo exponen al ridículo a un fuerte intelecto. [trad. Marta Salís Canosa]

Además, él parece corroborar la idea de que el orgullo y la vanidad son cosas distintas:

vanity is a weakness indeed. But pride — where there is a real superiority of mind, pride will be always under good regulation.

La vanidad es, en efecto, una debilidad. Pero en cuanto al orgullo, donde se dé verdadera alteza de entendimiento, estará siempre bien regulado. [trad. José de Urríes y Azara]

La vanidad es una de ellas, desde luego. En cuanto al orgullo… donde existe una verdadera superioridad de inteligencia, el orgullo siempre está bien regulado. [trad. Amando Lázaro Ros]

La vanidad es sin duda un defecto. Pero el orgullo… donde realmente existe inteligencia, el orgullo estará siempre sometido a un buen control. [trad. José Luis López Muñoz]

En efecto, la vanidad es un defecto. Pero el orgullo, en caso de personas de inteligencia superior, creo que es válido. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La vanidad es una debilidad, desde luego. Pero el orgullo, cuando hay una verdadera superioridad de espíritu, el orgullo estará siempre sujeto a un buen régimen. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La vanidad es, en efecto, una debilidad. Pero en cuanto al orgullo, donde se dé verdadera superioridad de espíritu, estará siempre justificado. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No hay duda que la vanidad es un defecto. Pero el orgullo… en una naturaleza realmente superior, el orgullo no tiende jamás a extralimitarse. [trad. Marta Salís Canosa]

I have faults enough, but they are not, I hope, of understanding.

Poseo bastantes defectos, mas creo que no proceden del entendimiento. [trad. José de Urríes y Azara]

Tengo muchos defectos, pero creo que no afectan a mi buen juicio. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tengo defectos más que suficientes, pero no derivan, espero, de la falta de inteligencia. [trad. José Luis López Muñoz]

Tengo muchos defectos, pero no tienen que ver con la inteligencia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tengo bastantes defectos, pero no son de entendimiento, o en eso confío. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Poseo bastantes defectos, pero creo que no proceden de mi entendimiento. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Tengo bastantes defectos, pero no están relacionados, espero, con mi inteligencia. [trad. Marta Salís Canosa]

I cannot forget the follies and vices of others so soon as I ought, nor their offences against myself.

No puedo olvidar las locuras y los vicios ajenos tan pronto como debiera, ni sus ofensas. [trad. José de Urríes y Azara]

Tardo en olvidar más de lo debido las locuras y los vicios de los otros y las ofensas que me hacen. [trad. Amando Lázaro Ros]

No consigo olvidar las locuras y los vicios de otros tan pronto como debiera, ni las ofensas que se me hacen. [trad. José Luis López Muñoz]

No puedo olvidar tan pronto como debería las insensateces y los vicios ajenos, ni las ofensas que contra mí se hacen. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No soy capaz de olvidar las locuras y vicios de los demás tan pronto como debiera, ni tampoco las ofensas que me hacen. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No puedo olvidar las locuras y los vicios ajenos tan pronto como debiera, ni sus ofensas. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No puedo olvidar con la debida rapidez las locuras y los vicios ajenos, ni las ofensas que se me hacen. [trad. Marta Salís Canosa]

My temper would perhaps be called resentful. –My good opinion once lost is lost for ever.

Mi temperamento acaso pudiera llamarse suspicaz. Cuando alguien ha perdido mi buena opinión, perdida la tiene para siempre. [trad. José de Urríes y Azara]

Tal vez me llamen rencoroso. Quien pierde mi aprecio, lo pierde para siempre. [trad. Amando Lázaro Ros]

Quizá pueda decirse que tiendo al resentimiento. Cuando pierdo mi buena opinión sobre alguien o algo, perdida está para siempre. [trad. José Luis López Muñoz]

Quizá se me pueda acusar de rencoroso. Cuando pierdo la buena opinión que tengo sobre alguien, es para siempre. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Quizá pudiera calificarse mi temperamento de rencoroso. Cuando pierdo el buen concepto de alguien, lo pierdo para siempre. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mi temperamento acaso podría definirse de suspicaz. Cuando alguien pierde mi estima, la pierde para siempre. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Tal vez podría tachárseme de rencoroso, Cuando alguien pierde mi aprecio, lo pierde para siempre. [trad. Marta Salís Canosa]

Lizzy parece aludir a un cese al fuego cuando comenta que:

Implacable resentment is a shade in a character.

El resentimiento implacable es una verdadera sombra del carácter. [trad. José de Urríes y Azara]

El rencor que no se pasa es una sombra en el carácter. [trad. Amando Lázaro Ros]

El resentimiento implacable *es una mancha en un carácter. [trad. José Luis López Muñoz]

El rencor implacable es verdaderamente una sombra en un carácter. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El resentimiento implacable que es una tacha en un carácter. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

El resentimiento implacable es una verdadera sombra del carácter. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Un rencor implacable es un baldón en su carácter. [trad. Marta Salís Canosa]

Pero Darcy continúa en cierta forma engolosinado en el debate, así que comenta:

There is… in every disposition a tendency to some particular evil, a natural defect, which not even the best education can overcome.

En todo natural hay cierta tendencia a una determinada maldad, un defecto nativo y que siempre puede vencer la buena educación. [trad. José de Urríes y Azara] (esta traducción contiene un contrasentido)

En todas las naturalezas existe la tendencia hacia un vicio u otro, y ni la educación misma es capaz de dominarla. [trad. Amando Lázaro Ros]

Existe en todo carácter… una tendencia a algún mal concreto, un defecto natural que ni siquiera la mejor educación permite superar. [trad. José Luis López Muñoz]

En todo individuo hay cierta tendencia a un determinado mal, a un defecto innato, que ni siquiera la mejor educación puede vencer. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En toda disposición existe una tendencia hacia cierto mal determinado, un defecto natural que no se puede superar ni con la mejor educación. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En todo ser humano hay cierta tendencia a una determinada maldad, un defecto innato y que siempre puede vencer la buena educación. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (En esta traducción hay un contrasentido).

Todo temperamento manifiesta cierta tendencia a un mal concreto, un defecto natural que ni siquiera la mejor educación puede vencer. [trad. Marta Salís Canosa]

Terminan acusándose mutuamente de un defecto en particular:

“your defect is a propensity to hate every body.”

“And yours… is wilfully to misunderstand them.”

—Su defecto es la propensión a odiar a todos.
—El de usted es el de no entenderlos premeditadamente. [trad. José de Urríes y Azara]

—La naturaleza de usted tiene cierta propensión para aborrecer a los demás.
—La de usted parece complacerse en no entenderlos. [trad. Amando Lázaro Ros]

—Su defecto es una propensión a aborrecer a todas las personas.
—El de usted, malinterpretarlas deliberadamente. [trad. José Luis López Muñoz]

—Ese defecto es la propensión a odiar a todo el mundo.
—El suyo es el interpretar mal a todo el mundo intencionadamente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

—El defecto de *usted* es odiar a todo el mundo.
—El de usted es interpretar mal a todo el mundo de propósito. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

—Su defecto es la propensión a odiar a la gente.
—El de usted, el de obstinarse en no entender a los demás. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

—Su defecto es una propensión a odiar a todas las personas.
—El suyo, obstinarse en malinterpretarlas. [trad. Marta Salís Canosa]

Read Full Post »