Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘esposa’

Por último, también del 8 al 14 de julio de 2013, en JAcastellano leímos el último capítulo de Orgullo y prejuicio.

Se trata de una especie de epílogo, donde la voz narradora nos dice lo que sucede con varios de los personajes una vez que los planes de la Sra. Bennet se cumplen. En ese aspecto, es una de las novelas donde Jane Austen logra rematar los hilos de manera impecable.

Sin embargo, por lo que se refiere a citas epigramáticas realmente escacean, la única que podríamos afirmar que cumpliría los requisitos es la lección Georgiana que llega a comprender:

A woman may take liberties with her husband which a brother will not always allow in a sister more than ten years younger than himself.

Una mujer puede tomarse con su marido libertades que un hermano jamás puede tolerar de una hermana diez años menor que él. [trad. José de Urríes y Azara]

Una esposa puede tomarse con su marido libertades que el hermano tal vez no permita a una hermana diez años más joven que él. [trad. Amando Lázaro Ros]

Una esposa puede tomarse con su marido ciertas libertades que un hermano no siempre permite a una hermana diez años menor. [trad. José Luis López Muñoz]

Una mujer puede tomarse con su marido unas libertades que un hermano nunca puede tolerar a una hermana diez años menor que él. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Una mujer puede tomarse con su marido unas libertades que un hermano no siempre consiente a una hermana suya más de diez años menor que él. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Una mujer puede tomarse con su marido libertades que un hermano jamás puede tolerar de una hermana diez años menor que él. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Una mujer puede tomarse libertades con su marido que un hermano no siempre permitirá a una hermana casi diez años menor que él. [trad. Marta Salís Canosa]

Una mujer puede tomarse ciertas libertades con su marido que un hermano no siempre permite a una hermana que es más de diez años menor. [trad. José C. Vales]

Además de eso, sólo queda por destacar la frase final de la novela, que si bien, no tiene la resonancia que su contraparte (la famosa frase inicial), sí que por lo menos mantiene notas alegres. Se refiere al afecto sincero que Lizzy y Darcy sentían por los Gardiner:

Ever sensible of the warmest gratitude towards the persons who… had been the means of uniting them.

Sintiendo… muy calurosa gratitud hacia las personas que… habían servido de intermediarios para unirlos. [trad. José de Urríes y Azara]

Sentían… una ardiente gratitud hacia ellos, ya que… habían hecho posible la unión de los dos.[trad. Amando Lázaro Ros]

Igualmente conscientes de la enorme deuda de gratitud que tenían con las personas que… habían servido de medio para unirlos. [trad. José Luis López Muñoz]

Sentían la más ardiente gratitud por las personas que… habían sido las causantes de su unión. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (dice “means”, la palabra “causantes” atribuye una mayor injerencia que el original).

Recordaron siempre su agradecimiento caluroso hacia las personas que habían servido para unirlos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Les estaban muy agradecidos, pues no olvidaban que habían sido quienes … habían facilitado su anhelado matrimonio. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Nunca dejaron de albergar la más cálida gratitud por quienes… le habían unido para siempre. [trad. Marta Salís Canosa]

Siempre dispensaron la más cálida gratitud hacia las personas que… habían propiciado que se unieran para siempre. [trad. José C. Vales]

Y colorín colorado… este cuento se ha acabado.

Read Full Post »

En la semana del 24 al 30 de junio, en JAcastellano leímos el capítulo 56 de Orgullo y prejuicio.

Se trata de uno de los capítulos más memorables de la novela, que en un romance de tipo medieval equivaldría al momento en que el héroe tiene que enfrentar el más formidable de los osbtáculos, por ejemplo un dragón, para cumplir su misión y obtener a su dama. Pero aquí, Jane Austen ha dado un giro inusual, la protagonista es quien hace frente al monstruo, en este caso, en la forma de la imperiosa Lady Catherine de Bourgh.

El capítulo es sumamente sustancioso y resulta difícil resistir la tentación de citar cada uno de los diálogos; el ir y venir del duelo verbal, en el que además, por más estocadas que lanza Lady Catherine, casi en totalidad, Lizzy las detiene y además logra devolver el golpe.

La sorpresa es que, aunque el objetivo ha sido seleccionar citas de tipo epigramático, aquí parecen ausentes, si bien existen varias que podrían considerarse como de uso frecuente, no aparece ni una especie de sentencia, a pesar de que nos encontramos ante uno de los personajes más ingeniosos de la literatura (Lizzy) y otro que le gusta emitir juicios y opiniones como si fuera una divinidad (Lady Catherine). Lo que destacamos para este capítulo son algunas respuestas de Lizzy al ataque de Lady Catherine y una de las principales agresiones de ésta.

Todo comienza con la inesperada visita de Lady Catherine de Bourgh a Longbourn. De manera astuta, consigue una entrevista privada con Lizzy en la que explica el motivo de su intempestiva aparición: el rumor que circula respecto a que su sobrino va a casarse con Lizzy. Así que ha ido para que se desmienta tal rumor —pero como le dice Lizzy, su presencia sólo va a ayudar a confirmarlo—.

Para comenzar, Lady Catherine presume de su franqueza, a lo que Lizzy responde que no sólo no aspira a imitarla, sino que:

You may ask questions which I shall not choose to answer.

*Usted* puede preguntar cosas que *yo* no tenga a bien contestar. [trad. José de Urríes y Azara]

Tal vez opte por no contestar algunas de sus preguntas. [trad. Amando Lázaro Ros]

*Usted* es muy libre de hacer preguntas, y yo, de no contestarlas. [trad. José Luis López Muñoz]

Usted puede hacerme preguntas que yo puedo no querer contestar. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Puedo dejar de responder algunas de las preguntas que me hace. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Usted puede preguntar cosas que yo puedo considerar oportuno no responder. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Puede preguntarme lo que quiera, pero yo soy muy libre de responder o no. [trad. Marta Salís Canosa]

Puede usted hacer las preguntas que quiera y yo contestaré las que considere oportunas. [trad. José C. Vales]

El propósito de Lady Catherine obtener la promesa de que Lizzy nunca aceptará una propuesta de matrimonio de su sobrino.

Para ello, Lady Catherine recurre al chantaje, a las amenazas y finalmente al insulto. Así, por ejemplo, amenaza con el desprecio de los parientes de Darcy y de la sociedad en general como una de las calamidades que azotarán si lo acepta. A lo que Lizzy, con extraordinaria habilidad, responde:

The wife of Mr. Darcy must have such extraordinary sources of happiness necessarily attached to her situation, that she could, upon the whole, have no cause to repine.

La esposa del señor Darcy habrá de tener tales manantiales de dicha unidos a su estado, que podría, después de todo, no encontrar motivo de queja. [trad. José de Urríes y Azara]

Es muy posible que la esposa del señor Darcy encontrase tan abundantes medios de ser feliz que no le importase mucho todo eso. [trad. Amando Lázaro Ros]

La esposa del señor Darcy dispondrá de tan extraordinarias fuentes de felicidad, inevitablemente ligadas a su situación, que no tendrá, en conjunto, motivos para afligirse. [trad. José Luis López Muñoz]

La esposa del señor Darcy gozará seguramente de tales venturas que podrá a pesar de todo sentirse muy satisfecha. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La esposa del señor Darcy deberá gozar, en virtud de su estado, de unas causas de felicidad tan extraordinarias, que podría ser que, en conjunto, no tuviera motivos para quejarse. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La esposa de Mr. Darcy encontrará en el matrimonio tantos motivos de dicha, que a pesar de todo lo que me ha dicho nunca encontrará motivo de queja. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Estar casada con el señor Darcy será una fuente tan extraordinaria de felicidad que no tendré en conjunto motivos para quejarme. [trad. Marta Salís Canosa] (Dado que Lizzy mantiene una referencia en tercera persona, evadiendo atribuirse en ese momento la posición, resulta inadecuado que en esta traducción hable en primera persona, es cuestión de estrategia por parte del personaje).

La esposa del señor Darcy contará con abundantes fuentes de felicidad, dada su situación, y, a pesar de todo, probablemente no se arrepentirá. [trad. José C. Vales]

Asimismo, ante una afirmación tan comprometedora, también tiene mucho peso el que Lizzy mantenga un distanciamiento al emplear la tercera persona.

El argumento de la posición social sale a flote, y en dos ocasiones, Lady Catherine tiende una especie de trampa (en la que muchos lectores han caído) respecto a Elizabeth y su familia en comparación con Darcy. Desafortunadamente muchos se han creído la historia de la Cenicienta que Lady Catherine pinta al calificar a Lizzy como:

A young woman of inferior birth, of no importance in the world, and wholly unallied to the family!

Una joven de inferior nacimiento, sin importancia en el mundo y por completo ajena a la familia. [trad. José de Urríes y Azara]

Una jovenzuela sin pergaminos ni posición, ajena por completo a la familia. [trad. Amando Lázaro Ros]

Una joven de humilde cuna, sin la menor distinción ni relación alguna con nuestra familia. [trad. José Luis López Muñoz]

La intrusión de una muchacha de cuna inferior, sin ninguna categoría y ajena por completo a la familia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Una joven de origen inferior, sin importancia social y sin ninguna relación con la familia. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Una joven de inferior condición social, sin importancia en el mundo y por completo ajena a la familia. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Una joven de cuna humilde, sin la menor relevancia social y sin lazo alguno con nuestra familia. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Aparece una joven de baja estofa, sin categoría social ninguna y ajena por completo a la familia que pretende impedirlo![trad. José C. Vales]

What is to divide them? The upstart pretensions of a young woman without family, connections, or fortune.

¿Qué es lo que ha de separarlos? Las repentinas pretensiones de una muchacha sin familia, ni parientes, ni fortuna. [trad. José de Urríes y Azara]

¿Y quién pretende apartarlos? Una joven osada y advenediza, sin familia, sin parentesco y sin fortuna. [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Qué es lo que va a dividirlos? Las pretensiones de una advenediza que no tiene ni familia, ni relaciones, ni fortuna. [trad. José Luis López Muñoz]

¿Qué puede separarlos? Las intempestivas pretensiones de una muchacha de humilde cuna y sin fortuna. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Qué los va a separar? Las pretensiones advenedizas de una joven sin familia, conocidos ni fortuna. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué es lo que ha de separarlos? Las repentinas pretensiones de una muchacha sin familia, ni parientes, ni fortuna. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Qué es lo que va a separarlos? Las pretensiones de una joven advenediza sin abolengo, ni relaciones ni fortuna. [trad. Marta Salís Canosa]

JCV: ¿Y qué va estropearlo todo? las insensatas pretensiones de una jovenzuela sin estirpe, sin abolengo y sin fortuna. [trad. José C. Vales]

Para además añadir el golpe:

If you were sensible of your own good, you would not wish to quit the sphere in which you have been brought up.

Si conociera usted su propio bien, no querría abandonar la esfera en que ha nacido. [trad. José de Urríes y Azara]

Si supiese lo que le conviene no intentaría salir de la esfera en que se ha criado. [trad. Amando Lázaro Ros]

Por su propio bien no debería usted salir de a esfera en la que se ha educado. [trad. José Luis López Muñoz]

Si velara por su propio bien, no querría salir de la esfera en que ha nacido. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si usted fuera consciente de lo que le conviene, no querría salir de la esfera en la que se ha criado. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si supiera usted lo que le conviene, no querría abandonar la esfera en que ha nacido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si supiera usted lo que le conviene, no saldría de la esfera en que se ha educado. [trad. Marta Salís Canosa]

Si fuera usted capaz de darse cuente de lo que le conviene, no desearía abandonar la esfera social en la que ha nacido y crecido. [trad. José C. Vales]

Sin embargo, como Lizzy muy acertadamente responde:

In marrying your nephew, I should not consider myself as quitting that sphere. He is a gentleman; I am a gentleman’s daughter; so far we are equal.

Al casarme con su sobrino consideraría que abandonaba mi esfera. Él es un caballero; yo, la hija de otro caballero; por consiguiente, somos iguales. [trad. José de Urríes y Azara] (Aquí hay un contrasentido, se omite la negación “no abandonar mi esfera”)

No creo que salga de mi esfera casándome con su sobrino. Él es un caballero, yo soy la hija de un caballero; hasta ahí vamos iguales. [trad. Amando Lázaro Ros]

No creo que saliera de mi esfera casándome con su sobrino. El señor Darcy es un caballero; yo soy la hija de un caballero; hasta ahí somos iguales. [trad. José Luis López Muñoz]

Al casarme con su sobrino no creería salirme de mi esfera. Él es un caballero y yo soy hija de otro caballero; por consiguiente, somos iguales. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Creo que no saldría de esa esfera por casarme con su sobrino. Él es un caballero; yo soy la hija de un caballero; hasta ahí somos iguales. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Casarme con su sobrino no me obligaría a cambiar de condición social. Él es un caballero; yo la hija de otro caballero; por consiguiente, somos iguales. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No creo que saliera de ella si me casara con su sobrino. El señor Darcy es un caballero, yo soy la hija de un caballero; hasta ahí somos iguales. [trad. Marta Salís Canosa]

Al casarme con su sobrino, no consideraría que estuviera abandonando mi esfera social. Es un caballero; y yo soy hija de un caballero; así que somos iguales. [trad. José C. Vales]

En efecto, si bien los ingresos anuales de Darcy son cinco veces superiores a los del Sr. Bennet, ambos pertenecen a la misma categoría social: caballeros (gentlemen) terratenientes sin título nobiliario, miembros indiscutibles de la denominada gentry, uno de los grupos sociales dominantes en Inglaterra y sólo la realeza y la nobleza se encontraban por encima.

Existía un margen de diferencia, pero no tan abismal como pretendía pintarlo Lady Catherine, quien tras la respuesta de Lizzy, se ve obligada a reconocer esa igualdad de rango, y que las diferencias aparte del dinero, proviene de sus relaciones de parentesco, de clase media por el lado materno de Lizzy, aristocrático por el materno de Darcy.

Muchos ensayos abordan esta cuestión del rango, básicos como referencia para una mejor contextualización se encuentran los que aparecen en compilaciones como: The Cambridge Companion to Jane Austen, editado por Edward Copland y Juliet McMaster, Jane Austen in Context y The Cambridge Companion to Pride and Prejudice ambos editados por Janet Todd, y A Companion to Jane Austen, a cargo de Claudia L. Johnson y Clara Tuite.

A la pregunta directa de si está comprometida con Darcy, Lizzy se ve obligada a responder que no (uno de los pocos tantos que se anota Lady Catherine), pero cuando trata de extraerle la promesa de no aceptarlo nunca, Lizzy además de negarse, le hace saber su opinión de semejante exigencia:

I certainly never shall give it. I am not to be intimidated into anything so wholly unreasonable.

Y bien es cierto que no se la daré jamás; no se me ha de forzar a nada tan falto de razón. [trad. José de Urríes y Azara]

Seguridad que yo le aseguro no se la daré jamás. No conseguirá con sus intimidaciones que caiga en insensatez semejante. [trad. Amando Lázaro Ros]

Y yo no se la daré *nunca* No permitiré que se me obligue a hacer una promesa tna poco razonable. [trad. José Luis López Muñoz]

Pues la verdad es que no se la daré jamás. No crea usted que voy a intimidarme por una cosa tan disparatada. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Y yo no la daré *jamás*, desde luego que no. No me voy a dejar intimidar para hacer una cosa tan falta de razón. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Y yo le aseguro que no se la daré jamás. No conseguirá usted intimidarme forzándome a hacer algo tan falto de sentido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No pienso hacerlo. Nadie me obligará a prometer algo tan irracional. [trad. Marta Salís Canosa]

Y yo le aseguro que no se lo prometeré. No me voy a sentir intimidada a cumplir semejante insensatez. [trad. José C. Vales]

The arguments with which you have supported this extraordinary application have been as frivolous as the application was ill-judged.

Los argumentos en que ha apoyado tan extraordinaria exigencia han sido tan frívolos como falta de reflexión es la exigencia misma. [trad. José de Urríes y Azara]

Las razones en que… ha basado petición tan extraordinaria son tan frívolas como la petición misma es insensata. [trad. Amando Lázaro Ros]

Los argumentos en los que apoya su singular solicitud son tan frívolos como desatinada la petición misma. [trad. José Luis López Muñoz]

los argumentos en que ha apoyado usted su extraordinaria exigencia han sido tan frívolos como irreflexiva la exigencia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Los argumentos con los que ha apoyado usted esta petición extraordinaria han sido frívolos como irreflexiva es la solicitud misma. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Los argumentos en que ha apoyado tan extraordinaria exigencia han sido tan frívolos como irreflexiva es la exigencia misma. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Los argumentos que esgrime son tan frívolos como indiscreta la petición misma [trad. Marta Salís Canosa] (La petición no es “indiscreta” sino “ill-judged”, que es más bien insensata o nada juiciosa).

Los argumentos en los que basa esa increíble petición son tan frívolos como ridícula la propia petición. [trad. José C. Vales]

Y como le dice:

I am only resolved to act in that manner, which will, in my own opinion, constitute my happiness, without reference to you ; or to any person so wholly unconnected with me.

Sólo estoy dispuesta a proceder de la manera que en opinión mía convenga a mi felicidad, sin tener en cuenta ni a usted ni a ningún otro tan ajeno a mí. [trad. José de Urríes y Azara]

Estoy decidida únicamente a hacer lo que según mi propio sentir constituya mi felicidad sin preocuparme de su señoría ni de nadie que sea tan ajeno a mí, como su señoría. [trad. Amando Lázaro Ros]

Sólo estoy decidida a actuar de la manera más acorde, en mi opinión, con mi futura felicidad, sin tener en cuenta lo que usted, o cualquier otra persona igualmente ajena a mí, piense. [trad. José Luis López Muñoz]

No estoy decidida más que a proceder del modo que crea más conveniente para mi felicidad sin tenerla en cuenta a usted ni a nadie que tenga tan poco que ver conmigo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sólo estoy resuelta a obrar del modo que conduzca a mi felicidad, según mi propia opinión, sin tener en cuenta la de usted ni la de ninguna otra persona tan completamente ajena a mí. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sólo estoy dispuesta a proceder de la manera que considere más apropiada para mi felicidad, sin tener en cuenta lo que piense usted ni ningún otro. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (omite que esos otros son aquellos que no tienen ningún vínculo con ella)

Sólo estoy decidida a actuar del modo que me haga más feliz, sin consultar con usted ni con nadie que tenga tan poco que ver conmigo. [trad. Marta Salís Canosa]

Sólo he dicho que estoy decidida a actuar del modo que me procure felicidad, sin tener en cuenta lo que piense usted o cualquier persona que, como usted, no tenga en absoluto ninguna relación conmigo. [trad. José C. Vales]

Dado que, a pesar de que en principio se mantuvo evasiva, finalmente Lizzy tuvo que ser muy directa, finalmente remata con:

With regard to the resentment of his family, or the indignation of the world, if the former were excited by his marrying me, it would not give me one moment’s concern–and the world in general would have too much sense to join in the scorn.

Y en cuanto al enfado de su familia o a la indignación del mundo, si excitase aquél mi casamiento con sus sobrino, no me importaría lo más mínimo, y el mundo en general tendrá sobrado sentido común para sumarse a aquélla en el desprecio. [trad. José de Urríes y Azara]

Por lo que respecta a la irritación de su familia y a la indignación del mundo, si con mi casamiento diese lugar a aquélla, no me preocupa en lo más mínimo… y, por lo que respecta al mundo en general, me imagino que la gente es demasiado sensata para tomarse el trabajo de ponerse de acuerdo con objeto de escarnecernos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Y, por lo que se refiere al resentimiento de su familia, o a la indignación del mundo, si el primero lo provocara su boda conmigo, no lograría inquietarme ni por un momento; y el mundo en general tendría demasiado sentido común para sumarse al desprecio. [trad. José Luis López Muñoz]

En cuanto al resentimiento de su familia o a la indignación del mundo, si los primeros se enfurecen por mi boda con su sobrino, no me importaría lo más mínimo; y el mundo tendría el suficiente buen sentido de sumarse a mi desprecio. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Y en lo que se refiere al disgusto de su familia o a la indignación del mundo, yo no me preocuparía ni por un instante de suscitar el primero al casarme con él; y el mundo en general tendría demasiado buen sentido como para sumarse a tal desprecio. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Y en cuanto al enfado de su familia o la indignación del mundo, si tal cosa ocurriera por unirme en matrimonio con su sobrino, no me importaría en absoluto, y la gente en general tiene sobrado sentido común para sumarse a los que por semejante cosa se sienten indignados. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En cuanto al resentimiento de su familia, o a la indignación del mundo, si el primero lo suscitara su boda conmigo, no me quitaría ni un minuto el sueño; y el mundo en general tendría demasiado buen juicio para sumarse a tanto menosprecio. [trad. Marta Salís Canosa]

Y respecto al desprecio de la familia, o la indignación del mundo, si el desprecio naciera porque me casara con él, no me preocuparía por eso ni un instante… y respecto al mundo en general… el mundo es demasiado sensato como para unirse a ese desprecio. [trad. José C. Vales]

En vista del éxito NO obtenido, Lady Catherine finalmente emprende la retirada, pero sin aceptar la derrota, sino que amenaza con no quedarse cruzada de brazos:

This is your real opinion! This is your final resolve! Very well. I shall now know how to act.

¿Y ése es el verdadero sentir de usted? ¿Es ésa su última resolución? Muy bien; ahora sé cómo he de obrar. [trad. José de Urríes y Azara]

¿Es ésa, pues, su verdadera opinión? ¿Es ésa su última palabra? Perfectamente; así sabré qué hacer. [trad. Amando Lázaro Ros]

De modo que eso es lo que verdaderamente opina. ¡Ésa es su decisión final! Muy bien. Ahora sé ya cómo actuar. [trad. José Luis López Muñoz]

¿Y ésta es su actitud, su última resolución? Muy bien; ya sé lo que tengo que hacer. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y ésta es su verdadera opinión! ¡Es su última palabra! Muy bien. Ahora sé cómo he de obrar. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Eso es lo que verdaderamente opina? ¿Es ésa su última palabra? Muy bien; ahora sé cómo he de obrar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Y ésa es su opinión! ¡Ésa su decisión final! Muy bien. Ahora sabré cómo actuar. [trad. Marta Salís Canosa]

¿Eso es lo que piensa de verdad? ¿Ésa es su decisión final? Muy bien. Ahora sabré cómo actuar. [trad. José C. Vales]

Do not imagine… that your ambition will ever be gratified.

No imagine usted… que su ambición quedará satisfecha.[trad. José de Urríes y Azara]

No se imagine por un momento… que su ambición vaya a cumplirse. [trad. Amando Lázaro Ros]

No se imagine… que su ambición se verá satisfecha. [trad. José Luis López Muñoz]

No se figure que su ambición… quedará nunca satisfecha. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No se imagine usted… que quedará satisfecha su ambición. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No imagine usted… que su ambición quedará satisfecha. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No se imagine… que sus ambiciones se verán colmadas. [trad. Marta Salís Canosa]

No crea… que su ambición será recompensada. [trad. José C. Vales]

I came to try you. I hoped to find you reasonable; but, depend upon it, I will carry my point.

Vine a probarla. Esperaba encontrarla más razonable; pero tenga por descontado que me saldré con la mía. [trad. José de Urríes y Azara]

Vine para tantearla. Confiaba en encontrarla razonable, pero puede estar segura de que me saldré con la mía. [trad. Amando Lázaro Ros]

He venido a ponerla a prueba. Esperaba encontrarla dispuesta a razonar; pero tenga el convencimiento de que haré valer mis razones. [trad. José Luis López Muñoz]

Vine para probarla. Esperaba que fuese usted una persona razonable. Pero tenga usted por seguro que me saldré con la mía. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

He venido para probarla. Esperaba encontrarla razonable; pro me saldré con la mía, esté usted segura de ello. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Vine a probarla. Esperaba encontrarla razonable; pero tenga por descontado que me saldré con la mía. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Quería ponerla a prueba. Esperaba que fuera usted una persona razonable; pero tenga la seguridad de que no daré mi brazo a torcer. [trad. Marta Salís Canosa]

He venido a probarla. Esperaba que fuera usted razonable. Pero tenga por seguro que me saldré con la mía. [trad. José C. Vales]

Se marcha, según ella mostrando el látigo de su desprecio:

I take no leave of you, Miss Bennet. I send no compliments to your mother. You deserve no such attention. I am most seriously displeased.

No me despido de usted, señorita Bennet; no envío mi saludo a su madre; no merece usted esa atención. Estoy disgustada muy seriamente. [trad. José de Urríes y Azara]

No quiero despedirme de usted, señorita Bennet. No quiero tampoco que me despida de su madre. Son ustedes indignos de tales consideraciones. Me marcho profundamente disgustada. [trad. Amando Lázaro Ros]

No me despido de usted, señorita Bennet. Ni presentaré mis respetos a su madre. No se merece usted esa atención. Estoy sumamente disgustada. [trad. José Luis López Muñoz]

No me despido de usted, señorita Bennet; no mando ningún saludo a su madre; no se merece usted esa atención. Me ha ofendido gravemente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No me despido de usted, señorita Bennet. No le mando saludos para su madre. No merece usted tales atenciones. Estoy disgustadísima. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No me despido de usted, Miss Bennet, ni envío recuerdos a su madre. Ninguno de ustedes merece esa atención. Estoy muy seriamente disgustada. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No me despediré de usted, señorita Bennet. No presentaré mis respetos a su madre. No es usted digna de esa atención. Estoy terriblemente disgustada. [trad. Marta Salís Canosa]

No me despido de usted… No le envío saludos a su madre. No se merecen ustedes esas atenciones. Me voy terriblemente disgustada. [trad. José C. Vales]

¡Qué horror! Seguro es para quitar el sueño y el apetito.

Marcador final:

Lizzy17 puntos
Lady Catherine – ¿2.5?

Read Full Post »

Mención aparte merecen las citas del capítulo 52 de Orgullo y prejuicio que se relacionan con la opinión de la Sra. Gardiner respecto a Darcy y las impresiones que le produce la carta a Lizzy.

En opinión de la Sra. Gardiner:

Obstinacy is the real defect of his character.

La obstinación es, después de todo, el verdadero defecto de su carácter. [trad. José de Urríes y Azara]

El verdadero defecto que tiene es la obstinación. [trad. Amando Lázaro Ros] (Cambia el tema y el rema)

La testarudez es, después de todo, su verdadero defecto. [trad. José Luis López Muñoz]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El verdadero defecto de su carácter es, después de todo, la terquedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La obstinación es, a final de cuentas, su verdadero defecto. [trad. Marta Salís Canosa]

La terquedad es el verdadero defecto de su carácter. [trad. José C. Vales]

How much I like him… His understanding and opinions all please me; he wants nothing but a little more liveliness, and that; if he marry prudently; his wife may teach him.

Cuánto me gusta… Su entendimiento, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de viveza, y eso , si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. José de Urríes y Azara]

Me gusta muchísimo… Me agrada en él todo: su inteligencia y sus opiniones. Le falta únicamente un poco más de alegría y ésta podría enseñársela su mujer, si se casa prudentemente. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tu amigo me gusta muchísimo… Me agradan todos sus juicios y opiniones; sólo le falta un poquito más de animación, y eso, si se casa *prudentemente*, se lo puede enseñar su esposa. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo mucho que me gusta Darcy… Su inteligencia, sus opiniones, todo me agrada. No le falta más que un poco de viveza, y eso si se casa juiciosamente, su mujer se lo enseñará. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuánto lo aprecio… Me agradan su entendimiento y sus opiniones, sólo le falta un poco más de vivacidad; y ésta se la puede enseñar su esposa si sabe casarse bien. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“prudently” dice el texto original, por lo que “bien” no resulta una buena elección, incluso, ¿qué es casarse bien?).

Lo mucho que me gusta… Su inteligencia, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de buen humor, y eso, si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Lo mucho que me gusta el señor Darcy… Me agradan tanto su inteligencia como sus opiniones; sólo le falta un poco de alegría, y eso, si se casa prudentemente, puede enseñárselo su mujer. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuánto me agrada este señor Darcy… Su inteligencia y sus opiniones me encanta; no necesita más que un poco de alegría y eso, si tiene cabeza para casarse *con quien debe*, se lo enseñará su esposa. [trad. José C. Vales] (“con quien debe” parece una alusión más directa que el original “prudently”)

Y por supuesto, la serie de reacciones de Lizzy con la confirmación de que Darcy fue al rescate:

The contents of this letter threw Elizabeth into a flutter of spirits, in which it was difficult to determine whether pleasure or pain bore the greatest share. The vague and unsettled suspicions which uncertainty had produced of what Mr. Darcy might have been doing to forward her sister’s match, which she had feared to encourage as an exertion of goodness too great to be probable, and at the same time dreaded to be just, from the pain of obligation, were proved beyond their greatest extent to be true!

El contenido de esta carta dejó a Isabel en una agitación de espíritu en que era difícil determinar si el placer o la pena tomaban mayor parte. Probado quedaba ser ciertas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a esfuerzos demasiado grandes de bondad para ser probables y que a la par temió que fuesen fundadas por la pena que llevaba la obligación. [trad. José de Urríes y Azara]

El contenido de esta carta puso a Elizabeth en un estado de ánimo tan agitado, que era difícil saber si era mayor el placer o la pena que le había producido. Ahora veía que eran verdaderas, más aún de lo que ella se había supuesto, aquellas sospechas vagas e indeterminadas que le había sugerido la incertidumbre sobre la parte que el señor Darcy hubiera podido tener en la boda de su hermana, sospechas que suponían en él un acto de bondad demasiado grande para ser probable, y que ella temía además que se realizase porque la dejaba dolorosamente obligada a él. [trad. Amando Lázaro Ros] (Otro cambio de tema y rema, al iniciar el enunciado con “verdaderas”, cuando en el original el “true” aparece al final, y no era un cambio forzado por la sintaxis. Además de nuevo hay personalización: “la dejaba… obligada”)

El contenido de aquella carta agitó sobremanera a Elizabeth, aunque en aquella agitación era difícil decidir si el placer era más intenso que el sufrimiento. Las vagas sospechas, producidas por la incertidumbre, acerca delo que el señor Darcy podría haber hecho para promover el enlace de su hermana, sospechas que no había querido fomentar, por tratarse de una prueba de bondad demasiado grande para ser probable, al mismo tiempo que temía fuesen ciertas, por la vergüenza de la obligación que creaban, ¡estaban resultado verdaderas hasta más allá de lo imaginable! [trad. José Luis López Muñoz]

El contenido de esta carta dejó a Elizabeth en una conmoción en la que no se podía determinar si tomaba mayor parte el placer o la pena. Las vagas sospechas que en su incertidumbre sobre el papel de Darcy en la boda de su hermana había concebido, sin osar alentarlas porque implicaban alardes de bondad demasiado grandes para ser posibles, y temiendo que fueran ciertas por la humillación que la gratitud impondría, quedaban, pues, confirmadas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (“Conmoción” por “flutter of spirits” no parece la opción más adecuada, porque no tiene la impresión positiva, y si bien en “obligation” se implica una cierta “humillación” no se trata exactamente de su equivalente más acertado)

El contenido de esta carta produjo a Elizabeth una agitación de espíritu en la que era difícil determinar si dominaba el placer o el dolor. ¡Las sospechas vagas e indeterminadas que le habían despertado la incertidumbre acerca de lo que podía haber estado haciendo el señor Darcy para sacar adelante la boda de su hermana, sospechas que ella había temido albergar por considerarlas una bondad poco probable de puro grande, y que al mismo tiempo había temido que fueran ciertas, por el dolor de la deuda contraída, habían quedado demostradas con creces! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lizzy no atinaba a decidir si el estado de agitación que le produjo la lectura de la carta se debía a la alegría o a la pena. Quedaban probadas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a actos bondadosos demasiado grandes para ser probables, y que, al mismo tiempo, temió que se debieran al hecho de que debería humillarse al quedar agradecida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El contenido de esta carta pareció turbar a Elizabeth, aunque fuera difícil precisar si era mayor el placer o el sufrimiento. Las vagas e inquietantes sospechas, nacidas de la incertidumbre, sobre lo que el señor Darcy podría haber hecho para propiciar la boda de su hermana, sospechas que ella no se había atrevido a alentar por tratarse de una muestra de bondad demasiado grande para ser probable, al tiempo que temía que fueran ciertas por el compromiso que entrañaban, ¡estaban resultando más que fundadas! [trad. Marta Salís Canosa]

El contenido de esta carta conmocionó a Elizabeth, aunque era difícil decidir si le había producido más placer o dolor. Las vagas y difusas sospechas, e improbables, que había imaginado respecto a lo que el señor Darcy podría haber estado haciendo en relación con la boda de su hermana, y que prudentemente no había querido alimentar, porque era un ejercicio de bondad demasiado grande como para ser siquiera probable, y al mismo tiempo temía que fueran ciertas, por los compromisos que imponía… ¡resultaron ser, más allá de toda consideración, absolutamente ciertas! [trad. José C. Vales] (Igualmente, traduce “flutter of spirits” como conmoción, cuando hay algo positivo en el original. Hay que alabar que logró manejar la complicada sintaxis del enunciado original)

Her heart did whisper that he had done it for her. But it was a hope shortly checked by other considerations, and she soon felt that even her vanity was insufficient, when required to depend on his affection for her –for a woman who had already refused him–as able to overcome a sentiment so natural as abhorrence against relationship with Wickham.

Su corazón le decía que lo había hecho por ella misma; mas la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto conoció que holgaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia ella, hacia una mujer que le rechazara, afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio al parentesco con Wickham. [trad. José de Urríes y Azara] (Falto el detalle de cómo le decía: “whisper”, por otra parte, no se requiere marcar el posesivo, las partes del cuerpo son posesión inalienable en español, así que basta usar el artículo definido)

El corazón le decía muy bajito a Elizabeth que era por ella por quien lo había hecho. Pero otras consideraciones acallaban muy pronto sus esperanzas, porque no bastaba su vanidad para convencerla de que el afecto que Darcy pudiese sentir por ella, por una mujer que había despreciado sus ofrecimientos, pudiese vencer un sentimiento tan natural como la repugnancia de mantener cualquier clase de relación con Wickham. [trad. Amando Lázaro Ros]

A Elizabeth su corazón le susurraba que lo había hecho por ella, pero fue una esperanza pronto contrarrestada por otras consideraciones, y en seguida le pareció que ni siquiera su propia vanidad lograría hacérselo creer, puesto que exigía del afecto por ella, del afecto por una mujer que ya le había rechazado, la fortaleza que le permitiera superar un sentimiento tan lógico como la repugnancia a emparentarse con Wickham. [trad. José Luis López Muñoz]

El corazón le decía a Elizabeth que lo había hecho por ella, pero otras consideraciones reprimían esta esperanza y pronto se dio cuenta de que halagaba su vanidad al pretender explicar el hecho de esa manera, pues Darcy no podía sentir ningún afecto por una mujer que le había rechazado y, si lo sentía, no sería capaz de sobreponerse a un sentimiento tan natural como el de emparentar con Wickham. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

A Elizabeth le susurraba el corazón que había hecho todo aquello por ella. Pero era una esperanza que no tardó en quedar truncada por otras consideraciones, y le pareció enseguida que hasta su propia vanidad no le bastaba para confiar en que él pudiera amarla (a una mujer que ya le había rechazado) hasta el punto de superar un sentimiento tan natural como el aborrecimiento de emparentarse con Wickham. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

A Lizzy el corazón le decía que lo había hecho por ella, pero la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto reconoció que alimentaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia una mujer que lo había rechazado; afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio a emparentar con Wickham. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero fue una esperanza que muy pronto frenaron otras consideraciones, y en seguida comprendió que ni su propia vanidad bastaría para convencerla de que el amor que sentía por ella, por una mujer que ya le había rechazado, era tan intenso como para dominar un sentimiento tan lógico como la repugnancia de emparentarse con Wickham. [trad. Marta Salís Canosa]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero era una esperanza que enseguida sometió a otras consideraciones y no tardó en creer que incluso su vanidad era insuficiente cuando había que valorar el amor de Darcy por ella, por una mujer que ya lo había rechazado, fuera capaz de superar un sentimiento tan natural como el asco de volver a relacionarse con Wickham. [trad. José C. Vales]

Oh! how heartily did she grieve over every ungracious sensation she had ever encouraged, every saucy speech she had ever directed towards him. For herself she was humbled; but she was proud of him. Proud that in a cause of compassion and honour, he had been able to get the better of himself.

¡Oh! ¡Cuán profundamente le entristecían los sentimientos ingratos que siempre había alimentado contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él; orgullosa, porque en un asunto de compasión y de honra no había podido quedar mejor. [trad. José de Urríes y Azara] (“get the better of himself” no significa “quedar mejor” sino algo así como sacar lo mejor de sí mismo)

¡Cómo le dolía a Elizabeth en el alma todas las prevenciones desfavorables que había albergado contra Darcy, todas las bromas picantes que había hecho a costa de él! Sentíase humillada, pero también se sentía orgullosa de él. Orgullosa porque, en un litigio de compasión y honor, había logrado dominarse a sí mismo. [trad. Amando Lázaro Ros] (“prevención” como traducción de “sensation” no parece acertada, tampoco “albergar” de “encourage”, “saucy speech” tampoco es precisamente “broma picante”, además que no eran “a costa de él”, sino que se las había dirigido a él”)

Cuán sinceramente lamentó en aquel momento los sentimientos descorteses, las frases insolentes pronunciadas en el pasado. En cuanto a ella misma, se sentía justamente humillada; pero al mismo tiempo orgullosa de él. Orgullosa de que razones de compasión y de defensa del honor del débil le hubieran llevado a dar lo mejor de sí mismo. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Cuánto le dolieron a Elizabeth su ingratitud y las insolentes palabras que le había dirigido! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él, orgullosa de que se hubiera portado tan compasivo y noblemente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Resulta más una condensación que una traducción, pues se come demasiadas frases nominales)

¡Oh! ¡Cuánto lamentó entonces todas las impresiones desagradables que había albergado hacia él, todas las palabras mordaces que había pronunciado en contra suya! Ella había quedado humillada, pero estaba orgullosa de él. Estaba orgullosa de que hubiera sacado a relucir lo mejor de sí mismo en aras de la compasión y el honor. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Cuánto lamentaba haber abrigado sentimientos tan ingratos contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de Darcy.; orgullosa porque en un asunto en que estaba en juego la honra de una mujer, no habría podido actuar mejor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Oh! ¡Cuánto lamentaba haber albergado contra él sentimientos tan descorteses, y haberle dirigido palabras tan insolentes! Se sentía avergonzada de sí misma, pero muy orgullosa de él. Orgullosa de que, ante una cuestión de honor y de humanidad, hubiera sacado lo mejor de sí mismo. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Oh… cuánto le dolían ahora todos aquellos sentimientos vengativos que había albergado, todos aquellos discursos amargos que le había escupido a la cara! Se sentía avergonzada; pero estaba orgullosa de él. Orgullosa de que, en una causa de honor y compasión, hubiera sido capaz de ofrecer lo mejor de sí mismo. [trad. José C. Vales] (“Ungracious” no significa “vengativo”, tampoco “saucy” es “amargo”, parece que con esa calificación de “amargo” y que “le escupió a la cara” se refiriera a lo que le dijo en la primera declaración de Hunsford, pero creo que el pensamiento de Lizzy se remonta más al pasado, a esos intercambios verbales que tenían y con los que a ella le gustaba provocarlo)

Read Full Post »

En septiembre de 2006, en JAcastellano tuvimos un segundo grupo de lectura de Orgullo y prejuicio en el que recopilamos las distintas versiones de traducción que ha tenido la famosa frase inicial de la novela.

Medallón de Pride and Prejudice, detalle de la acuarela de C.E. Brock

Medallón de la portada de la edición de Pride and Prejudice editada por Dent & sons en 1907, detalle de la ilustración, obra de Charles Edmund Brock.

Y ahora, con motivo del bicentenario de la publicación del texto en inglés, les presentamos esa serie de traducciones, que se complementa con la lectura que se lleva a cabo desde el 29 de septiembre de 2012 en el grupo y que continuará a lo largo de 2013:

It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife.

Es verdad universalmente admitida que un soltero poseedor de buena fortuna tiene que necesitar una mujer [trad. José Urriez de Azara, la primera traducción (1924)].

Es una verdad universalmente reconocida que al hombre soltero, poseedor de fortuna cuantiosa, le hace falta casarse [trad. Amando Lázaro Ros].

Es una verdad universalmente aceptada que un soltero con posibles ha de buscar esposa [trad. José Luis López Muñoz].

Se admite universalmente que un soltero poseedor de buena fortuna tiene que necesitar una mujer [trad. Américo Nos Gray].

Reconocida es, universalmente, la verdad de que un hombre soltero y rico debe de tomar esposa [trad. Héctor de Santisteban].

Es una verdad reconocida por todo el mundo que un hombre soltero dueño de una gran fortuna ha de sentir algún día la necesidad de casarse [trad. M. Villamuera de Castro].

Es una verdad generalmente admitida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, debe tomar esposa [trad. Fernando Durán].

Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa [trad. Mª Antonia Ibáñez].

Es una verdad reconocida por todo el mundo que un soltero dueño de una gran fortuna siente un día u otro la necesidad de una mujer [trad. Ana Ma. Rodríguez].

Es verdad universalmente admitida que un soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa [trad. Kiki Rodríguez].

Es una verdad reconocida universalmente que a todo hombre soltero que posee una gran fortuna le hace falta una esposa [trad. Alejandro Pareja Rodríguez].

Es por todos conocido que un hombre soltero en posesión de una gran fortuna debe encontrarse en búsqueda de una esposa [trad. Patricia Franco Lommers].

Es reconocida como verdad absoluta aquella que un hombre soltero dueño de una gran fortuna ha de sentir algún día la necesidad de casarse [trad. Juan Izquierdo].

Es una verdad universalmente admitida que un hombre soltero y dueño de una cuantiosa fortuna necesita una esposa. [trad. Delia Pasini]

Es verdad por todos admitida que un soltero, poseedor de buena fortuna, necesita una mujer. [trad. A.L.A., editorial Andrés Bello]

Es una verdad universalmente aceptada que un hombre soltero que posee una gran fortuna necesita esposa [trad. Roser Vilagrassa Sentís].

Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa [trad. Martha Salís Canosa].

Todo mundo tiene por cosa cierta que un soltero que posee una gran fortuna tarde o temprano sentirá la necesidad de una mujer [trad. Roberto Mares].

Es una verdad universalmente aceptada que un hombre soltero en posesión de una notable fortuna necesita una esposa [trad. José C. Vales]

¿Cuál les parece más atinada?

Read Full Post »