Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘placer’

Del 1° al 7 de julio de 2013, en JAcastellano leímos el capítulo 58 de Orgullo y prejuicio, que es sumamente emocionante y donde el nudo principal finalmente se resuelve.

Como el propósito principal ha sido extraer las citas epigramáticas, aquí les presentamos la que destaca en este capitulo, viene de boca de Lizzy, tratando de reconfortar a Darcy por su conducta en el pasado. Ella le dice:

Think only of the past as its remembrance gives you pleasure.

Piense sólo en el pasado cuyo recuerdo le sea grato. [trad. José de Urríes y Azara]

No se acuerde usted del pasado sino en lo que puede resultarle agradable. [trad. Amando Lázaro Ros]

Piensa sólo en el pasado cuando su recuerdo te procure placer. [trad. José Luis López Muñoz]

Del pasado no tiene usted que recordar más que lo placentero. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No recuerdes del pasado más que lo que te sea grato. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Recuerde sólo en el pasado aquello que le sea grato. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Piensa sólo en el pasado cuando su recuerdo te sea placentero. [trad. Marta Salís Canosa]

Piensa en el pasado cuando sólo los recuerdos te produzcan placer. [trad. José C. Vales]

Si algo llama la atención es la diferencia en la forma de dirigirse que tienen los personajes. Las traducciones más antiguas, mantienen el “usted” como la forma en que Lizzy se dirige a Darcy; en cambio, en varias de las traducciones más recientes, el cambio a “tú” se produce cerca de este momento.

Sin embargo, lo sustancioso y más importante de este capítulo, por supuesto que es que finalmente los malentendidos entre la pareja se aclaran y llegan a una conclusión feliz.

La oportunidad la proporciona Kitty que, se nos dice le tiene miedo a Darcy y huye en cuanto puede con el pretexto de visitar a Maria Lucas. Lizzy sabe que, aunque vaya contra las reglas el quedarse así a solas con Darcy, es la única manera para hablar con él y agradecerle por haber solucionado, dadas las circunstancias, la fuga de Lydia.

Darcy lamenta que ella se haya enterado de su injerencia en el asunto, pues nunca hubiera pensado que la Sra. Gardiner sería indiscreta. Lizzy le hace saber que la indiscreción provino de Lydia. Ante las expresiones de agradecimiento, finalmente él dice:

If you will thank me, let it be for yourself alone. That the wish of giving happiness to you might add force to the other inducements which led me on, I shall not attempt to deny. But your family owe me nothing. Much as I respect them, I believe I thought only of you.

Si me lo agradece usted, que sea sólo por usted. No he de negar que el deseo de proporcionarle una dicha pudo añadir fuerza a las otras razones que me impulsaron a ello; pero su familia no me debe nada. Aun respetándolos mucho, no pensé sino en usted. [trad. José de Urríes y Azara]

Si quiere agradecérmelo, hágalo sólo en su nombre propio. No pienso negar que el deseo de hacerla a usted feliz reforzó los demás motivos que me indujeron a actuar. Su familia ninguna deuda tiene contraída conmigo. Mucho es el respeto que me merece, pero, si le he de ser sincero, creo que sólo pensaba en usted. [trad. Amando Lázaro Ros]

Si me ha de dar las gracias, que sea sólo en nombre suyo. No ocultaré que el deseo de darle una alegría reforzó posiblemente los otros motivos que me impulsaron a obrar. Pero su familia no me debe nada. Aunque es mucho el respeto que siento por ellos, creo que sólo pensé en usted. [trad. José Luis López Muñoz]

Si quiere darme las gracias, hágalo sólo en su nombre. No negaré que el deseo de tranquilizarla se sumó a las otras razones que me impulsaron a hacer lo que hice; pero su familia no me debe nada. Les tengo un gran respeto, pero no pensé más que en usted. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si quiere usted darme las gracias, que sea sólo en nombre de usted. No negaré que el deseo de darle una alegría pudo reforzar los otros incentivos que me movieron a actuar. Pero su familia de usted no me debe nada. A pesar de todo el respeto que les tengo, me parece que sólo pensaba en usted. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Si me lo agradece, que sea sólo en nombre de usted. No he de negar que el deseo de proporcionarle una alegría pudo añadir fuerza a las otras razones que me impulsaron a ello; pero su familia no me debe nada. Aun cuando los respeto mucho, no pensé sino en usted. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si ha de agradecérmelo, que sea sólo en su propio nombre. No ocultaré que el deseo de hacerla feliz fortaleció las demás razones que me movieron a hacerlo. Pero su familia no me debe nada. Por mucho que la respete, creo que sólo pensé en usted. [trad. Marta Salís Canosa]

Si quiere darme las gracias, hágalo sólo en su nombre. No pretendo negar que el deseo de verla feliz animó todas las razones que me movieron a actuar. Pero su familia no me debe nada. Por mucho que los respete, en realidad sólo pensé en usted. [trad. José C. Vales]

¿Qué se puede responder ante eso? Lizzy no podía, resultaba demasiado. Darcy también sabe que no hay vuelta atrás, qué más da arriesgarse totalmente así que va su segunda declaración, que dejaremos para una entrada exclusivamente dedicada a ella.

Tras la segunda declaración, como es costumbre con JA, se echa un velo y no ‘vemos’ ni ‘escuchamos’ en directo la respuesta de Lizzy ni las demás palabras de Darcy. L a voz narradora toma el control y nos cuenta brevemente lo que sucede, ni siquiera hace uso del discurso libre indirecto. Tenemos que conformarnos con saber que Lizzy se ve obligada a hablar y dar a entender que sus sentimientos habían cambiado y su aceptación. La reacción inicial de Darcy al saberse aceptado también queda sólo en narración.

Por un rato:

There was too much to be thought, and felt, and said, for attention to any other objects.

Había demasiado que pensar y que sentir y que decir para tender a nada más. [trad. José de Urríes y Azara]

Estaban demasiado abstraídos en sus pensamientos, en sus emociones y en sus palabras para prestar atención a lo que les rodeaba. [trad. Amando Lázaro Ros]

Era demasiado lo que tenían pensar y sentir y decir para prestar atención a otras cuestiones. [trad. José Luis López Muñoz]

Tenían demasiado que pensar, que sentir y que decir para fijarse en nada más. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tenían demasiado que pensar, que sentir y que decir para atender a nada más. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Había demasiado que pensar, sentir y decir para atender a nada más. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Había demasiado que pensar, y sentir, y decir, para poder prestar atención a otras cosas. [trad. Marta Salís Canosa]

Tenían demasiadas cosas que pensar, que sentir y que decir como para prestar atención a otros asuntos. [trad. José C. Vales]

Cuando finalmente recuperan un poco la calma, sin nada de arrebatos sentimentales, vuelve a haber diálogo. El primer tema es la oportuna intervención de Lady C. Habría sido toda una escena ver la ‘conversación’ que tuvo con su sobrino y los resultados tan contrarios a los que ella deseaba que obtiene, pues en lugar de provocar la aversión de Darcy, más bien lo empujó hacia Lizzy:

taught me to hope as I had scarcely ever allowed myself to hope before.

Eso me hizo conocer lo que antes apenas me había atrevido a albergar. [trad. José de Urríes y Azara] (el original dice “hope”, que no es precisamente “conocer”)

Hizo nacer en mí esperanzas que hasta aquel momento no me había atrevido a acariciar. [trad. Amando Lázaro Ros]

Me dio más esperanzas de las que hasta entonces me había atrevido a abrigar. [trad. José Luis López Muñoz]

Gracias a eso concebí esperanzas que antes apenas me habría atrevido a formular. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Me hizo cobrar unas esperanzas que no me había atrevido a albergar hasta entonces. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Eso me hizo saber lo que antes apenas me habría atrevido a esperar. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (Al basarse en la traducción de Urríes, mantiene la omisión de “hope” y sólo varía del inventado “conocer a “saber” que tampoco resulta una opción adecuada)

Me hizo concebir unas esperanzas que antes no me había atrevido a albergar. [trad. Marta Salís Canosa]

Eso me dio esperanzas… unas esperanzas que apenas me había atrevido a albergar. [trad. José C. Vales]

I knew enough of your disposition to be certain that, had you been absolutely, irrevocably decided against me, you would have acknowledged it… frankly and openly.

Conocía lo suficiente su modo de ser para saber que, de estar absoluta e irrevocablemente decidida contra mí,… lo habría hecho saber… con claridad y franqueza. [trad. José de Urríes y Azara]

Conozco su carácter lo suficiente para saber que si usted hubiese estado absoluta e irrevocablemente decidida a rechazarme… lo habría confesado… con toda franqueza y sin ambages. [trad. Amando Lázaro Ros]

Sabía lo bastante de tu manera de ser como para estar seguro de que, si tu actitud hacía mí estaba absoluta e irrevocablemente decidida, lo hubieras confesado con toda franqueza y sin reservas. [trad. José Luis López Muñoz] (omite “en contra”, por así decirlo lo deja implícito)

Conocía de sobra el carácter de usted para saber que si hubiese estado absoluta e irrevocablemente decidida contra mí,… lo habría dicho… con toda claridad y franqueza. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Yo conocía lo suficiente de tu carácter como para estar seguro de que si hubieras tomado la decisión absoluta, irrevocable, de rechazarme,… la habrías reconocido… de manera franca y abierta. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Conocía lo suficiente su carácter… para saber que, de estar absoluta e irrevocablemente decidida a rechazarme,… lo habría hecho saber… con claridad y franqueza. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Te conocía lo suficiente para saber que, si hubieras estado absoluta, irrevocablemente decidida en mi contra… lo habrías dicho… sin ambages. [trad. Marta Salís Canosa]

Conocía suficientemente tu carácter como para estar seguro de que si estuvieras absoluta e irrevocablemente contra mí,… lo habrías reconocido así… franca y abiertamente. [trad. José C. Vales]

Como se ha mencionado al principio de esta entrada, en este diálogo es donde la mayoría de los traductores más recientes hacen el cambio de “usted” a “tú” en la forma de dirigirse uno a otro en ambos personajes, pues consideran que justo la declaración y aceptación motiva el cambio, en tanto que los traductores más antiguos mantuvieron el usted todavía en este punto, lo dejan para más adelante en el capítulo.

Ella responde:

You know enough of my frankness to believe me capable of that. After abusing you so abominably to your face, I could have no scruple in abusing you to all your relations.

Sí, conocía usted suficientemente mi franqueza para creerme capaz de eso. Después de rechazarle a usted tan abominablemente cara a cara no podía tener escrúpulo en manifestar lo propio a todos sus parientes. [trad. José de Urríes y Azara]

Tenía usted pruebas de mi franqueza, como para no dudar de que lo hubiese dicho. Después de agraviarlo a usted de una manera tan odiosa en su misma cara, no podía yo tener ningún reparo en agraviar a todos sus parientes. [trad. Amando Lázaro Ros] (el original no dice agraviar a los parientes, sino agraviarlo ante sus parientes)

Sí; sabes lo bastante de mi *franqueza* para creerme capaz de hacerlo. Después de haberte insultado cara a cara sin el menor escrúpulo, no tendría empacho en repetir los insultos ante tus parientes. [trad. José Luis López Muñoz]

Conocía usted de sobra mi franqueza para creerme capaz de eso. Después de haberle rechazado tan odiosamente cara a cara, no podía tener reparos en decirles lo mismo a todos sus parientes. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Sí, conocías mi *franqueza* bastante bien como para creerme capaz de *eso*. Después de insultarte a la cara de una manera tan abominable, no podía tener reparo en insultarte ante todos tus parientes. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Sí, conocía usted suficientemente mi franqueza para creerme capaz de eso. Después de rechazarlo de moto tan abominable no podía tener escrúpulo en manifestar lo mismo a todos sus parientes. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Sí, conoces bastante mi *franqueza* para creerme capaz de eso. Después de haberte insultado del modo más abominable, no tendría el menor escrúpulo en decir cosas horribles de ti delante de tus parientes. [trad. Marta Salís Canosa]

Sí… conoces demasiado mi *sinceridad* como para creerme capaz de eso. Después de haberte insultado de aquel modo tan espantoso en tu propia cara, puede que no hubiera tenido escrúpulos en decirles lo mismo a todos tus parientes. [trad. José C. Vales] (si también en español existe la palabra “franqueza” como equivalente a “frankness”, no hay necesidad de buscar un sinónimo, además parece como eco o reminiscencia significativa, pues en el enfrentamiento de Lizzy con Lady Catherine también se empleó)

Eso los lleva de nuevo a recordar lo sucedido en esa primera declaración, la carta y el cambio operado en ambos. Lizzy le dice:

The conduct of neither, if strictly examined, will be irreproachable; but since then, we have both, I hope, improved in civility.

Mirándolo bien, no puede resultar irreprochable la conducta de ninguno de los dos. Pero me parece que ambos hemos ganado en cortesía desde entonces. [trad. José de Urríes y Azara]

Ninguno de los dos, si se mira estrictamente la cuestión, nos portamos de una manera irreprochable, pero me imagino que desde entonces hemos ganado los dos en amabilidad [trad. Amando Lázaro Ros]

Si se examina con calma lo sucedido, se verá que ninguno de los dos se comportó de manera irreprochable; pero desde entonces, espero, los dos nos hemos vuelto más corteses. [trad. José Luis López Muñoz]

Bien mirado, los dos tuvimos nuestras culpas. Pero me parece que los dos hemos ganado en cortesía desde entonces. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Si se examina estrictamente la conducta de los dos, ninguno queda libre de reproche; pero creo que desde entonces los dos hemos ganado en cortesía. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mirándolo bien, la conducta de los dos fue reprochable. Pero me parece que ambos hemos ganado en cortesía desde entonces. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Si lo examinamos con detenimiento, el comportamiento de los dos dejó bastante que desear; pero creo que los dos hemos mejorado mucho en cortesía. [trad. Marta Salís Canosa]

La conducta de ambos, bien mirada, fue bastante deplorable. Pero desde entonces, confío, hemos mejorado bastante en nuestra educación. [trad. José C. Vales] (“civility” es mucho más preciso que “educación”, que aquí parecería más un hiperónimo)

Though we have… reason to think my opinions not entirely unalterable, they are not… quite so easily changed as that implies.

Aunque ambos tengamos razones papara pensar que mis opiniones no son por completo invariables, no creo que hayan cambiado con tanta facilidad como implica lo que usted dice. [trad. José de Urríes y Azara]

No implica que yo cambie fácilmente de opinión, aunque los dos tenemos razones en extremo suficientes para creer que tampoco las mantengo de una manera inflexible. [trad. Amando Lázaro Ros]

Aunque los dos tenemos razones para pensar que mis opiniones no son inamovibles, espero que no sean tan mudables. [trad. José Luis López Muñoz]

Aunque… tenemos razones para pensar que mis opiniones no son enteramente inalterables, no cambian tan fácilmente como usted supone. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (la suposición no queda limitada a él)

Aunque ambos tenemos motivos para considerar que mis opiniones no eran inalterables del todo, espero que no hayan cambiado con tanta facilidad como quieres dar a entender. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Aunque ambos tengamos razones para pensar que mis opiniones no son por completo invariables, no creo que hayan cambiado tan fácilmente como usted quiere dar a entender. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Aunque los dos tenemos razones para pensar que mis opiniones no son inalterables, tampoco son, espero, tan volubles como supones. [trad. Marta Salís Canosa]

Aunque ambos tenemos razones para pensar que mis opiniones no son absolutamente inalterables, espero que no sean tan volubles como para dejarme influir por esa carta. [trad. José C. Vales]

Think no more of the letter. The feelings of the person who wrote, and the person who received it, are now so widely different from what they were then, that every unpleasant circumstance attending it ought to be forgotten.

No piense más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y los de la que la recibió son ahora tan diferentes de lo que eran entonces, que cuantas circunstancias desagradables se refieren a ella deben echarse al olvido. [trad. José de Urríes y Azara]

No pensamos más en ella [la carta]. Hay una diferencia profunda entre los sentimientos de la persona que la escribió y los que la que la recibió con los que ambos tenían entonces, que no nos queda más remedio que olvidar todo detalle desagradable. [trad. Amando Lázaro Ros] (no hay plural en “think”)

No pienses más en la carta. Tanto los sentimientos de la que la escribió como los de quien la recibió son ahora tan diferentes que cualquier circunstancia desagradable relacionada con ella debe olvidarse. [trad. José Luis López Muñoz]

No piense más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y los de la persona que la recibió son ahora tan diferentes, que todas las circunstancias desagradables que a ella se refieran deben ser olvidadas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No pensemos más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y de la persona que la recibió han variado tanto de lo que eran entonces, que deben olvidarse todas las circunstancias desagradables que la rodean. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No piense más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y los de la que la recibió son ahora tan diferentes, que cuantas circunstancias desagradables se refieren a ella deben echarse al olvido. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No pienses más en esa carta. Los sentimientos de quien la escribió, y de quien la recibió, son ahora tan completamente diferentes de los de entonces que debemos olvidar todas las circunstancias desagradables relacionadas con ella. [trad. Marta Salís Canosa]

No pensemos más en la carta. Los sentimientos de la persona que la escribió y la que la recibió son ahora tan completamente distintos de cómo eran entonces que deberíamos olvidarnos de prestar atención a cualquier circunstancia desagradable. [trad. José C. Vales]

Pero para Darcy, por así decirlo, el acto de contrición debe continuar. De toda la explicación de cómo llegó a ser el orgulloso Darcy, sobresalen dos fragmentos:

I have been a selfish being all my life, in practice, though not in principle. As a child I was taught what was right, but I was not taught to correct my temper. I was given good principles, but left to follow them in pride and conceit.

He sido toda mi vida un egoísta en la práctica, ya que no en los principios. Cuando niño enseñáronme lo que estaba bien, mas no se me enseñó a corregir mi temperamento. Se me inculcaron buenas normas, pero se me dejó seguir orgulloso y vano. [trad. José de Urríes y Azara]

Si no en principio, en la práctica al menos he sido toda mi vida egoísta. De niño me enseñaron lo que estaba bien, pero no me enseñaron a dominar mi temperamento. Recibí muy buenas enseñanzas, pero me dejaron para seguirlas todo mi orgullo y mi engreimiento. [trad. Amando Lázaro Ros]

En la práctica, aunque no en la teoría, he sido un egoísta toda mi vida. De niño se me enseñó lo que estaba bien, pero no a corregir mi manera de ser. Se me inculcaron buenos principios, pero se me dejó que los siguiera desde el orgullo y la vanidad. [trad. José Luis López Muñoz]

He sido toda mi vida un egoísta en la práctica, aunque no en los principios. De niño me enseñaron a pensar bien, pero no a corregir mi temperamento. Me inculcaron buenas normas, pero dejaron que las siguiese cargado de orgullo y de presunción. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

He sido durante toda mi vida un ser egoísta, en la práctica, aunque no por principio. De niño me enseñaron qué era lo correcto, pero no me enseñaron a corregir mi genio. Me dieron buenos principios, pero me permitieron aplicarlos con orgullo y vanidad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

He sido, durante toda mi vida, egoísta en la práctica, ya que no en los principios. Cuando niño me enseñaron qué estaba bien, pero nadie me enseñó a corregir mi temperamento. Me inculcaron buenas normas, pero dejaron que siguiese siendo orgulloso y vano. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

He sido un egoísta toda mi vida, pero sólo en la práctica, no en los principios. De niño me enseñaron lo que está bien, pero no me enseñaron a corregir mi temperamento. Me inculcaron buenos principios, pero se me permitió seguirlos con orgullo y engreimiento. [trad. Marta Salís Canosa]

Siempre he sido un egoísta, toda mi vida, en la práctica, aunque no en los principios. Cuando era un niño me enseñaron lo que estaba bien, pero no me enseñaron a corregir mi carácter. Me enseñaron los buenos principios, pero permitieron que los ejecutase con orgullo y altivez. [trad. José C. Vales]

Such I was, from eight to eight and twenty; and such I might still have been but for you, dearest, loveliest Elizabeth! What do I not owe you! You taught me a lesson, hard indeed at first, but most advantageous. By you, I was properly humbled. I came to you without a doubt of my reception. You showed me how insufficient were all my pretensions to please a woman worthy of being pleased.

Así fui de los ocho a los veintiocho años, y aún lo sería a no ser por usted, queridísima, amadísima Isabel. ¿Qué no he deberle a usted? Me dio una lección, ciertamente dura al principio, pero muy provechosa; por usted quedé humillado como convenía, usted me mostró cuán insuficientes eran mis pretensiones para complacer a una mujer merecedora de ser complacida. [trad. José de Urríes y Azara]

Así fui yo, desde los ocho hasta los veintiocho, y así seguiría siendo de no haberla encontrado a usted, mi querida y adorada Elizabeth. ¡Cuánto le debo yo! La lección que me dio, aunque dura al principio, me ha sido muy provechosa. Usted me humilló, que era lo que necesitaba. Me acerqué a usted sin que se me ocurriese dudar por un momento de que sería aceptado. Usted me hizo ver qué vacuas eran mis pretensiones de agradar a una mujer digna de ser agradada. [trad. Amando Lázaro Ros]

Así he sido desde los ocho hasta los veintiocho años; y aún seguiría siendo así, de no haber sido por ti, ¡mi queridísima y encantadora Elizabeth! ¿Qué no te debo yo? Me enseñaste una lección, dura al principio, desde luego, pero ventajosísima. Me diste la lección de humildad que necesitaba. Me presenté a ti sin albergar la menor duda sobre la respuesta que iba a recibir. Y tú me demostraste cuán insuficientes eran mis méritos para agradar a una mujer digna de ser agradada. [trad. José Luis López Muñoz]

Así desde los ocho hasta los veintiocho años, y así sería aún si no hubiese sido por usted, amadísima Elizabeth. Se lo debo todo. Me dio una lección que fue, por cierto, muy dura al principio, pero también muy provechosa. Usted me humilló como convenía, usted me enseñó lo insuficientes que eran mis pretensiones para halagar a una mujer que merece todos los halagos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Así fui yo de los ocho a los veintiocho años; ¡y así podría seguir siendo si no hubiera sido por ti, Elizabeth, querida, amadísima! ¡Cuánto te debo! Me has enseñado una lección; muy dura al principio, pero muy provechosa. Me humillaste como merecía. Me presenté ante ti sin dudar para nada de la acogida que me darías. Tú me enseñaste cuán insuficientes eran mis pretensiones para complacer a una mujer que se merece ser complacida. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Así fui de los ocho a los veintiocho años, y aún lo sería si no fuese por usted, queridísima, amadísima Lizzy. ¿Qué no he de deberle? Me ha dado una lección, ciertamente dura al principio, pero muy provechosa; por usted quedé humillado como convenía, usted me mostró cuán insuficientes eran mis pretensiones para complacer a una mujer merecedora de ser complacida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Así fui de los ocho a los veintiocho años; y así habría seguido siendo de no haberte conocido, ¡mi maravillosa y querida Elizabeth! ¡Te debo tanto! Me diste una lección, muy dura al principio, pero enormemente provechosa luego. Recibí una cura de humildad. Me acerqué a ti sin albergar ninguna duda sobre cuál iba a ser mi respuesta. Y tú me mostraste cuán insuficientes eran mis méritos para agradar a una mujer que merecía el mejor de los tratos. [trad. Marta Salís Canosa]

Así fui yo, desde los ocho hasta los veintiocho, y así seguiría siendo de no ser por ti, mi querida, ¡mi adorada Elizabeth! ¡Te lo debo todo! Me diste una lección, dura al principio, desde luego, pero muy provechosa. Gracias a ti, recibí una buena cura de humildad. Me acerqué a ti sin dudar que me querrías. Tú me mostraste qué ridículas eran mis pretensiones para complacer a una mujer que merecía otro trato. [trad. José C. Vales]

Cuando finalmente se dan cuenta de todo el tiempo que ha transcurrido, emprenden la marcha de regreso a Longbourn, y aprovechan para hablar del compromiso de Jane y Bingley. Antes de ir a Londres, Darcy confesó a Bingley todo lo que le habían ocultado, en cierta manera, como piensa Lizzy, Darcy le dio finalmente el permiso a su amigo para ser feliz, aunque ella por el momento se abstiene de embromarlo al respecto.

A most delightful friend; so easily guided that his worth was invaluable.

Muy delicioso amigo por lo fácil en dejarse guiar, que su valía era incomparable. [trad. José de Urríes y Azara]

El más encantador de los amigos y que era incomparable por lo bien que se dejaba guiar. [trad. Amando Lázaro Ros]

Un maravilloso amigo, y tan fácil de guiar que su valor era inapreciable. [trad. José Luis López Muñoz]

El más estupendo de los amigos por la facilidad con que se le podía traer y llevar, y que era realmente impagable. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Un amigo encantador y precioso por la facilidad con que se dejaba llevar. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Un amigo encantador por la facilidad con que se dejaba guiar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El más encantador de los amigos; se dejaba guiar tan fácilmente que no tenía precio. [trad. Marta Salís Canosa]

El mejor de los amigos: dejarse llevar de aquel modo era verdaderamente impagable. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

Mención aparte merecen las citas del capítulo 52 de Orgullo y prejuicio que se relacionan con la opinión de la Sra. Gardiner respecto a Darcy y las impresiones que le produce la carta a Lizzy.

En opinión de la Sra. Gardiner:

Obstinacy is the real defect of his character.

La obstinación es, después de todo, el verdadero defecto de su carácter. [trad. José de Urríes y Azara]

El verdadero defecto que tiene es la obstinación. [trad. Amando Lázaro Ros] (Cambia el tema y el rema)

La testarudez es, después de todo, su verdadero defecto. [trad. José Luis López Muñoz]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El verdadero defecto de su carácter es, después de todo, la terquedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La obstinación es, a final de cuentas, su verdadero defecto. [trad. Marta Salís Canosa]

La terquedad es el verdadero defecto de su carácter. [trad. José C. Vales]

How much I like him… His understanding and opinions all please me; he wants nothing but a little more liveliness, and that; if he marry prudently; his wife may teach him.

Cuánto me gusta… Su entendimiento, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de viveza, y eso , si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. José de Urríes y Azara]

Me gusta muchísimo… Me agrada en él todo: su inteligencia y sus opiniones. Le falta únicamente un poco más de alegría y ésta podría enseñársela su mujer, si se casa prudentemente. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tu amigo me gusta muchísimo… Me agradan todos sus juicios y opiniones; sólo le falta un poquito más de animación, y eso, si se casa *prudentemente*, se lo puede enseñar su esposa. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo mucho que me gusta Darcy… Su inteligencia, sus opiniones, todo me agrada. No le falta más que un poco de viveza, y eso si se casa juiciosamente, su mujer se lo enseñará. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuánto lo aprecio… Me agradan su entendimiento y sus opiniones, sólo le falta un poco más de vivacidad; y ésta se la puede enseñar su esposa si sabe casarse bien. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“prudently” dice el texto original, por lo que “bien” no resulta una buena elección, incluso, ¿qué es casarse bien?).

Lo mucho que me gusta… Su inteligencia, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de buen humor, y eso, si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Lo mucho que me gusta el señor Darcy… Me agradan tanto su inteligencia como sus opiniones; sólo le falta un poco de alegría, y eso, si se casa prudentemente, puede enseñárselo su mujer. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuánto me agrada este señor Darcy… Su inteligencia y sus opiniones me encanta; no necesita más que un poco de alegría y eso, si tiene cabeza para casarse *con quien debe*, se lo enseñará su esposa. [trad. José C. Vales] (“con quien debe” parece una alusión más directa que el original “prudently”)

Y por supuesto, la serie de reacciones de Lizzy con la confirmación de que Darcy fue al rescate:

The contents of this letter threw Elizabeth into a flutter of spirits, in which it was difficult to determine whether pleasure or pain bore the greatest share. The vague and unsettled suspicions which uncertainty had produced of what Mr. Darcy might have been doing to forward her sister’s match, which she had feared to encourage as an exertion of goodness too great to be probable, and at the same time dreaded to be just, from the pain of obligation, were proved beyond their greatest extent to be true!

El contenido de esta carta dejó a Isabel en una agitación de espíritu en que era difícil determinar si el placer o la pena tomaban mayor parte. Probado quedaba ser ciertas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a esfuerzos demasiado grandes de bondad para ser probables y que a la par temió que fuesen fundadas por la pena que llevaba la obligación. [trad. José de Urríes y Azara]

El contenido de esta carta puso a Elizabeth en un estado de ánimo tan agitado, que era difícil saber si era mayor el placer o la pena que le había producido. Ahora veía que eran verdaderas, más aún de lo que ella se había supuesto, aquellas sospechas vagas e indeterminadas que le había sugerido la incertidumbre sobre la parte que el señor Darcy hubiera podido tener en la boda de su hermana, sospechas que suponían en él un acto de bondad demasiado grande para ser probable, y que ella temía además que se realizase porque la dejaba dolorosamente obligada a él. [trad. Amando Lázaro Ros] (Otro cambio de tema y rema, al iniciar el enunciado con “verdaderas”, cuando en el original el “true” aparece al final, y no era un cambio forzado por la sintaxis. Además de nuevo hay personalización: “la dejaba… obligada”)

El contenido de aquella carta agitó sobremanera a Elizabeth, aunque en aquella agitación era difícil decidir si el placer era más intenso que el sufrimiento. Las vagas sospechas, producidas por la incertidumbre, acerca delo que el señor Darcy podría haber hecho para promover el enlace de su hermana, sospechas que no había querido fomentar, por tratarse de una prueba de bondad demasiado grande para ser probable, al mismo tiempo que temía fuesen ciertas, por la vergüenza de la obligación que creaban, ¡estaban resultado verdaderas hasta más allá de lo imaginable! [trad. José Luis López Muñoz]

El contenido de esta carta dejó a Elizabeth en una conmoción en la que no se podía determinar si tomaba mayor parte el placer o la pena. Las vagas sospechas que en su incertidumbre sobre el papel de Darcy en la boda de su hermana había concebido, sin osar alentarlas porque implicaban alardes de bondad demasiado grandes para ser posibles, y temiendo que fueran ciertas por la humillación que la gratitud impondría, quedaban, pues, confirmadas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (“Conmoción” por “flutter of spirits” no parece la opción más adecuada, porque no tiene la impresión positiva, y si bien en “obligation” se implica una cierta “humillación” no se trata exactamente de su equivalente más acertado)

El contenido de esta carta produjo a Elizabeth una agitación de espíritu en la que era difícil determinar si dominaba el placer o el dolor. ¡Las sospechas vagas e indeterminadas que le habían despertado la incertidumbre acerca de lo que podía haber estado haciendo el señor Darcy para sacar adelante la boda de su hermana, sospechas que ella había temido albergar por considerarlas una bondad poco probable de puro grande, y que al mismo tiempo había temido que fueran ciertas, por el dolor de la deuda contraída, habían quedado demostradas con creces! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lizzy no atinaba a decidir si el estado de agitación que le produjo la lectura de la carta se debía a la alegría o a la pena. Quedaban probadas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a actos bondadosos demasiado grandes para ser probables, y que, al mismo tiempo, temió que se debieran al hecho de que debería humillarse al quedar agradecida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El contenido de esta carta pareció turbar a Elizabeth, aunque fuera difícil precisar si era mayor el placer o el sufrimiento. Las vagas e inquietantes sospechas, nacidas de la incertidumbre, sobre lo que el señor Darcy podría haber hecho para propiciar la boda de su hermana, sospechas que ella no se había atrevido a alentar por tratarse de una muestra de bondad demasiado grande para ser probable, al tiempo que temía que fueran ciertas por el compromiso que entrañaban, ¡estaban resultando más que fundadas! [trad. Marta Salís Canosa]

El contenido de esta carta conmocionó a Elizabeth, aunque era difícil decidir si le había producido más placer o dolor. Las vagas y difusas sospechas, e improbables, que había imaginado respecto a lo que el señor Darcy podría haber estado haciendo en relación con la boda de su hermana, y que prudentemente no había querido alimentar, porque era un ejercicio de bondad demasiado grande como para ser siquiera probable, y al mismo tiempo temía que fueran ciertas, por los compromisos que imponía… ¡resultaron ser, más allá de toda consideración, absolutamente ciertas! [trad. José C. Vales] (Igualmente, traduce “flutter of spirits” como conmoción, cuando hay algo positivo en el original. Hay que alabar que logró manejar la complicada sintaxis del enunciado original)

Her heart did whisper that he had done it for her. But it was a hope shortly checked by other considerations, and she soon felt that even her vanity was insufficient, when required to depend on his affection for her –for a woman who had already refused him–as able to overcome a sentiment so natural as abhorrence against relationship with Wickham.

Su corazón le decía que lo había hecho por ella misma; mas la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto conoció que holgaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia ella, hacia una mujer que le rechazara, afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio al parentesco con Wickham. [trad. José de Urríes y Azara] (Falto el detalle de cómo le decía: “whisper”, por otra parte, no se requiere marcar el posesivo, las partes del cuerpo son posesión inalienable en español, así que basta usar el artículo definido)

El corazón le decía muy bajito a Elizabeth que era por ella por quien lo había hecho. Pero otras consideraciones acallaban muy pronto sus esperanzas, porque no bastaba su vanidad para convencerla de que el afecto que Darcy pudiese sentir por ella, por una mujer que había despreciado sus ofrecimientos, pudiese vencer un sentimiento tan natural como la repugnancia de mantener cualquier clase de relación con Wickham. [trad. Amando Lázaro Ros]

A Elizabeth su corazón le susurraba que lo había hecho por ella, pero fue una esperanza pronto contrarrestada por otras consideraciones, y en seguida le pareció que ni siquiera su propia vanidad lograría hacérselo creer, puesto que exigía del afecto por ella, del afecto por una mujer que ya le había rechazado, la fortaleza que le permitiera superar un sentimiento tan lógico como la repugnancia a emparentarse con Wickham. [trad. José Luis López Muñoz]

El corazón le decía a Elizabeth que lo había hecho por ella, pero otras consideraciones reprimían esta esperanza y pronto se dio cuenta de que halagaba su vanidad al pretender explicar el hecho de esa manera, pues Darcy no podía sentir ningún afecto por una mujer que le había rechazado y, si lo sentía, no sería capaz de sobreponerse a un sentimiento tan natural como el de emparentar con Wickham. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

A Elizabeth le susurraba el corazón que había hecho todo aquello por ella. Pero era una esperanza que no tardó en quedar truncada por otras consideraciones, y le pareció enseguida que hasta su propia vanidad no le bastaba para confiar en que él pudiera amarla (a una mujer que ya le había rechazado) hasta el punto de superar un sentimiento tan natural como el aborrecimiento de emparentarse con Wickham. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

A Lizzy el corazón le decía que lo había hecho por ella, pero la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto reconoció que alimentaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia una mujer que lo había rechazado; afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio a emparentar con Wickham. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero fue una esperanza que muy pronto frenaron otras consideraciones, y en seguida comprendió que ni su propia vanidad bastaría para convencerla de que el amor que sentía por ella, por una mujer que ya le había rechazado, era tan intenso como para dominar un sentimiento tan lógico como la repugnancia de emparentarse con Wickham. [trad. Marta Salís Canosa]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero era una esperanza que enseguida sometió a otras consideraciones y no tardó en creer que incluso su vanidad era insuficiente cuando había que valorar el amor de Darcy por ella, por una mujer que ya lo había rechazado, fuera capaz de superar un sentimiento tan natural como el asco de volver a relacionarse con Wickham. [trad. José C. Vales]

Oh! how heartily did she grieve over every ungracious sensation she had ever encouraged, every saucy speech she had ever directed towards him. For herself she was humbled; but she was proud of him. Proud that in a cause of compassion and honour, he had been able to get the better of himself.

¡Oh! ¡Cuán profundamente le entristecían los sentimientos ingratos que siempre había alimentado contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él; orgullosa, porque en un asunto de compasión y de honra no había podido quedar mejor. [trad. José de Urríes y Azara] (“get the better of himself” no significa “quedar mejor” sino algo así como sacar lo mejor de sí mismo)

¡Cómo le dolía a Elizabeth en el alma todas las prevenciones desfavorables que había albergado contra Darcy, todas las bromas picantes que había hecho a costa de él! Sentíase humillada, pero también se sentía orgullosa de él. Orgullosa porque, en un litigio de compasión y honor, había logrado dominarse a sí mismo. [trad. Amando Lázaro Ros] (“prevención” como traducción de “sensation” no parece acertada, tampoco “albergar” de “encourage”, “saucy speech” tampoco es precisamente “broma picante”, además que no eran “a costa de él”, sino que se las había dirigido a él”)

Cuán sinceramente lamentó en aquel momento los sentimientos descorteses, las frases insolentes pronunciadas en el pasado. En cuanto a ella misma, se sentía justamente humillada; pero al mismo tiempo orgullosa de él. Orgullosa de que razones de compasión y de defensa del honor del débil le hubieran llevado a dar lo mejor de sí mismo. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Cuánto le dolieron a Elizabeth su ingratitud y las insolentes palabras que le había dirigido! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él, orgullosa de que se hubiera portado tan compasivo y noblemente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Resulta más una condensación que una traducción, pues se come demasiadas frases nominales)

¡Oh! ¡Cuánto lamentó entonces todas las impresiones desagradables que había albergado hacia él, todas las palabras mordaces que había pronunciado en contra suya! Ella había quedado humillada, pero estaba orgullosa de él. Estaba orgullosa de que hubiera sacado a relucir lo mejor de sí mismo en aras de la compasión y el honor. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Cuánto lamentaba haber abrigado sentimientos tan ingratos contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de Darcy.; orgullosa porque en un asunto en que estaba en juego la honra de una mujer, no habría podido actuar mejor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Oh! ¡Cuánto lamentaba haber albergado contra él sentimientos tan descorteses, y haberle dirigido palabras tan insolentes! Se sentía avergonzada de sí misma, pero muy orgullosa de él. Orgullosa de que, ante una cuestión de honor y de humanidad, hubiera sacado lo mejor de sí mismo. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Oh… cuánto le dolían ahora todos aquellos sentimientos vengativos que había albergado, todos aquellos discursos amargos que le había escupido a la cara! Se sentía avergonzada; pero estaba orgullosa de él. Orgullosa de que, en una causa de honor y compasión, hubiera sido capaz de ofrecer lo mejor de sí mismo. [trad. José C. Vales] (“Ungracious” no significa “vengativo”, tampoco “saucy” es “amargo”, parece que con esa calificación de “amargo” y que “le escupió a la cara” se refiriera a lo que le dijo en la primera declaración de Hunsford, pero creo que el pensamiento de Lizzy se remonta más al pasado, a esos intercambios verbales que tenían y con los que a ella le gustaba provocarlo)

Read Full Post »

Nota: Perdonen la demora, por causas de fuerza mayor durante las 5 semanas había sido imposible actualizar las entradas, aunque la lectura en JAcastellano ha continuado sin interrupciones.

En la semana del 6 al 12 de mayo de 2013, leímos el capítulo 43 de Orgullo y prejuicio, con el que comienza el tercer y último volumen en los que originalmente se publicó la novela.

Como saben, es uno de los capítulos trascendentales, además de uno de los más extensos de toda la novela, pues contiene la visita a Pemberley.

Realmente es muy díficil elegir las principales citas, pues uno puede caer en la tentación de citar todo el capítulo completo, sin faltar un solo punto o una sola coma, pero el objetivo de la lectura ha sido localizar epigramas y, pese a que la atención para este capítulo se enfoca en otros temas, también resulta posible localizar algunas.

Por ejemplo, en el panegírico que hace de su patrón, la Sra. Reynolds comenta:

They who are good-natured when children, are good-natured when they grow up.

Quienes muestran buen natural desde niños lo conservan cuando son mayores. [trad. José de Urríes y Azara]

Quienes de niños tienen buen carácter lo tienen también cuando son mayores. [trad. Amando Lázaro Ros]

Quienes son bondadosos de niños, siguen siéndolo cuando crecen. [trad. José Luis López Muñoz]

Los que son bondadosos de pequeños, siguen siéndolo de mayores. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Los que son buenos de niños son buenos de mayores. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Quienes muestran buen carácter desde niños lo conservan cuando son mayores. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Quienes son bondadosos de niños siguen siéndolo de adultos. [trad. Marta Salís Canosa]

Los que tienen buen carácter cuando son niños, lo tienen también cuando crecen. [trad. José C. Vales]

De por sí, aunque todavía no se haya dado cuenta de ello, Lizzy está dispuesta a convertirse al culto darcyniano, la Sra. Reynolds le resulta tan convincente que a Lizzy no le queda duda del elogio, pues:

What praise is more valuable than the praise of an intelligent servant?

¿Qué elogio más valioso que el de un criado inteligente? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Qué elogio más digno de crédito que el que tributa a su amo un servidor inteligente? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Acaso existe alabanza más valiosa que la de un criado inteligente? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Qué elogio puede ser más valioso que el de un criado inteligente? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Qué alabanzas pueden ser más valiosas que las que hace un criado inteligente? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué elogio más valioso que el de un criado inteligente? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Qué alabanza podía ser más valiosa que la de un criado inteligente? [trad. Marta Salís Canosa]

¿Qué elogio puede ser más valioso que aquel que proviene de un criado inteligente? [trad. José C. Vales]

Si las referencias indirectas había logrado despertar la imaginación respecto a la clase de lugar que puede ser Pemberley, ciertamente el ‘verlo’ en directo supera toda expectativa. Se nos da una descripción relativamente detallada de los terrenos en el exterior, de la edificación y del interior de la residencia, pero entre todas ellas, encontramos como citas dignas de mención, la siguientes:

A place for which nature had done more, or where natural beauty had been so little counteracted by an awkward taste.

Jamás… un sitio por el que hubiera hecho más la naturaleza o donde la belleza natural fuera menos contrariada por el mal gusto. [trad. José de Urríes y Azara]

Jamás… un lugar más favorecido por la naturaleza ni en el que la belleza natural hubiese tenido que sufrir menos las violencias del mal gusto humano. [trad. Amando Lázaro Ros]

Nunca un sitio con el que la naturaleza hubiera sido más generosa, o donde la belleza natural estuviera menos contrariada por un gusto inoportuno. [trad. José Luis López Muñoz]

Jamás… un lugar más favorecido por la naturaleza o donde la belleza natural estuviese menos deteriorada por el mal gusto. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Nunca un lugar tan favorecido por la naturaleza, o donde se hubiera estropeado menos la belleza natural por el mal gusto. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Jamás… un lugar tan mimado por la naturaleza o donde la belleza natural fuera menos contrariada por el mal gusto. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Nunca un lugar con el que la naturaleza hubiera sido más generosa, o donde el gusto del hombre hubiera respetado más la belleza natural. [trad. Marta Salís Canosa]

Nunca… un lugar por el que la Naturaleza hubiera hecho más o donde la belleza natural estuviera tan poco contaminada por el mal gusto. [trad. José C. Vales]

(Nota: La traducción de esta cita no funciona de manera aislada, pues se trata de una cláusula subordinada a otra principal, así que el modo que se emplea para traducirla es el subjuntivo y por eso parecen un tanto rara, en inglés no parece haber diferencia entre ambos modos verbales.)

The rooms were lofty and handsome, and their furniture suitable to the fortune of its proprietor; but Elizabeth saw, with admiration of his taste, that it was neither gaudy nor uselessly fine; with less of splendour, and more real elegance, than the furniture of Rosings.

Las piezas… eran altas y bellas, y su mobiliario acorde con la fortuna de su propietario; pero Isabel notó, admirando el gusto de éste, que no había nada charro o nimiamente delicado; que reinaba menos esplendor pero más elegancia que en el moblaje de Rosings. [trad. José de Urríes y Azara]

Todas [las habitaciones] eran amplias y hermosas y el moblaje estaba en consonancia con la fortuna del propietario… sintió admiración por su buen gusto, porque nada era allí ostentoso ni de una delicadeza inútil. Había menos lujo, pero mucha más elegancia que en el moblaje del palacio de Rosings. [trad. Amando Lázaro Ros]

Las habitaciones eran espaciosas y de techos altos, y la riqueza del mobiliario estaba de acuerdo con la fortuna de su propietario; pero Elizabeth advirtió de manera especial, admirando su buen gusto, que no era ni llamativo ni innecesariamente primoroso; que poseían menos esplendor, y más elegancia verdadera, que el mobiliario de Rosings. [trad. José Luis López Muñoz]

Las piezas eran altas y bellas, y su mobiliario estaba en armonía con la fortuna de su propietario. Elizabeth notó, admirando el gusto de éste, que no había nada llamativo ni cursi y que había allí menos pompa pero más elegancia que en Rosings. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las salas eran altas y hermosas, y sus muebles, adecuados a la fortuna de su propietario; pero Elizabeth apreció, admirando el gusto de éste, que no había un lujo ostentoso ni innecesario, y sí menos esplendor y más elegancia verdadera que en la casa de Rosings. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Las estancias… eran altas y bellas, y su mobiliario en armonía con la fortuna de su propietario; pero Lizzy notó, admirando el gusto de éste, que no había nada muy llamativo ni vanamente lujoso, que reinaba menos esplendor pero más elegancia que en la mansión de Rosings. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las estancias eran bonitas y de techos elevados, y los muebles armonizaban con la fortuna del propietario; pero Elizabeth admiró su buen gusto, al advertir que no eran llamativos ni vanamente ostentosos; que su suntuosidad era menor, pero su elegancia más auténtica que en Rosings. [trad. Marta Salís Canosa]

Todas las estancias eran hermosas y amplias, y su mobiliario, acorde con la riqueza de su propietario; pero Elizabeth comprobó, con cierta admiración por el gusto del dueño, que no era nada vergonzosamente ridículo o inútilmente elegante; había menos esplendor y más elegancia real que en Rosings. [trad. José C. Vales]

Pemberley, tal como aparece representada en la miniserie de 1995 (Lyme Park).

Ser señora de Pemberley… ¡tenía que ser extraordinario! Lyme Park como Pemberley en la miniserie de 1995. Fotografía personal © Cinthia GS

En conjunto, hacen llegar a la conclusión de que:

To be mistress of Pemberley might be something!

¡… ser señora de Pemberley valía algo! [trad. José de Urríes y Azara]

Lo que significaba ser la señora de Pemberley. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ser señora de Pemberley no tenía nada desdeñable. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo que podría significar ser la señora de Pemberley. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡… ser señora de Pemberley podía ser algo! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡… ser la dueña de Pemberley era algo muy importante! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Convertirse en la señora de Pemberley no sería ninguna bagatela. [trad. Marta Salís Canosa]

Ser señora de Pemberley… ¡tenía que ser extraordinario! [trad. José C. Vales]

Al igual que en el inicio de la declaración de Darcy, el que los traductores reorganicen la sintaxis de la frase hace que pierda contundencia.

Y por supuesto, Lizzy no puede evitar pensar que:

Of this place I might have been mistress!

¡Y de este sitio habría podido ser dueña! [trad. José de Urríes y Azara]

¡Y yo podría haber sido la señora de todo esto! [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Y de este lugar podría ser yo la señora! [trad. José Luis López Muñoz]

¡Y pensar que habría podido ser dueña de todo esto! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y yo podría haber sido señora de esta casa! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Y de este sitio… habría podido ser dueña! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Y pensar que podría ser ama y señora de este lugar. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Y yo podría haber sido la señora de este lugar! [trad. José C. Vales]

Afortunadamente, el pensar que no podría haber recibido a sus tíos, impide arrepentirse de su decisión de haber rechazado la propuesta matrimonial de Darcy.

Durante el recorrido por la galería de pinturas, Lizzy sólo parece interesada en el retrato de Darcy, por lo que:

She stood several minutes before the picture, in earnest contemplation.

Permaneció varios minutos ante semejante pintura, en la más atenta contemplación. [trad. José de Urríes y Azara]

Permaneció delante del retrato algunos minutos contemplándolo con gran atención. [trad. Amando Lázaro Ros]

Permaneció varios minutos delante del cuadro, en atenta contemplación. [trad. José Luis López Muñoz]

Permaneció varios minutos ante el cuadro, en la más atenta contemplación. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Se quedó varios minutos ante el retrato, contemplándolo con seriedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Permaneció varios minutos ante la pintura, contemplándola atentamente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Se quedó unos minutos contemplando con detenimiento el cuadro. [trad. Marta Salís Canosa]

Permaneció varios minutos delante del cuadro, contemplándolo con el más vivo interés. [trad. José C. Vales]

Es en ese momento cuando, aunque aún no esté consciente de ello, que Elizabeth se ha enamorado. De ello nos enteramos porque la voz narradora se mete en la mente de Lizzy y nos da a conocer, mediante el discurso libre indirecto, parte de sus pensamientos:

There was certainly at this moment, in Elizabeth’s mind, a more gentle sensation towards the original than she had ever felt in the height of their acquaintance… As a brother, a landlord, a master, she considered how many people’s happiness were in his guardianship! — How much of pleasure or pain it was in his power to bestow! — How much of good or evil must be done by him!

En el ánimo de Isabel, había, en verdad, en este momento, más inclinación hacia el original de la que había experimentado en el auge de su relación con él… ¡…Ah cuánta gente podía hacer feliz como hermano, como señor y como amo!; ¡cuánto placer y cuánta pena podía proporcionar!; ¡cuánto le era dable hacer en bien o en mal! [trad. José de Urríes y Azara]

En aquel instante Elizabeth sentía hacia el original de aquel retrato una simpatía mucho mayor de la que había despertado en ella en los momentos más culminantes de sus relaciones… Como hermano, como terrateniente, como señor, pensaba Elizabeth que dependía de su vigilancia la felicidad de muchas personas. ¡Cuánto dolor o cuánta alegría podía causar! ¡Cuánto bien o cuánto mal estaba en su mano hacer! [trad. Amando Lázaro Ros]

En aquel instante los sentimientos de Elizabeth hacia el retratado eran más favorables que en ningún otro período de su relación… cuántas personas dependían de la protección de Darcy —como hermano, como terrateniente, como amo— para ser felices. ¡Cuánto placer y cuánto dolor en sus manos! ¡Cuánto bien y cuánto mal posibles! [trad. José Luis López Muñoz]

Elizabeth sentía en aquellos momentos mucha mayor inclinación por el original de la que había sentido en el auge de sus relaciones… ¡Cuánta gente tenía puesta su felicidad en las manos de Darcy en calidad de hermano, de propietario y de señor! ¡Cuánto placer y cuánto dolor podía otorgar! ¡Cuánto mal y cuánto bien podía hacer! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En aquel momento, Elizabeth tenía sin duda en la mente una sensación más benigna hacia el original del retrato que la que había sentido nunca en la época de mayor trato con él… la felicidad de cuántas personas tenía en sus manos como hermano, como señor, como amo; cuánto gusto o dolor podía dar o infligir; cuánto bien o mal podía hacer. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En ese momento, en el ánimo de Lizzy había, en verdad, más inclinación hacia el original de la que había experimentado hasta entonces… ¡… a cuánta gente podía hacer feliz como hermano, como señor y como amo!; ¡cuánto placer y cuánta pena podía proporcionar!; ¡cuánto bien y cuánto mal podía hacer! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En aquellos instantes, Elizabeth se sentía más cercana al señor Darcy que en cualquier otro momento de su relación… Como hermano, como terrateniente, como amo… ¡Dependía de él la felicidad de tantas personas! ¡Podía causar tanto dolor y procurar tanto placer! ¡Estaba en sus manos hacer tanto bien y tanto mal! [trad. Marta Salís Canosa]

Desde luego, en aquel momento, en la mente de Elizabeth había más interés en el original del que había sentido por él a lo largo de toda su relación… Como hermano, como terrateniente, como señor… Elizabeth pensó en la cantidad de personas cuya felicidad dependía de él. ¡Cuánto placer o dolor podía negar o conceder! ¡Cuánto mal y cuanto bien se ejecutaba en su sola voluntad! [trad. José C. Vales]

Para redondear la impresión tan favorable, llega de manera inesperada el dueño y señor de Pemberley, quien además se comporta como nunca antes se le había visto, afable y deseoso de agradar, con un trato muy cortés con los Gardiner, que parecen ser los únicos parientes de los que Lizzy no tiene porque avergonzarse.

Read Full Post »

En JAcastellano, leímos el capítulo 41 de Orgullo y prejuicio durante la semana del 29 de abril al 5 de mayo de 2013.

Se trata del último capítulo en el que la milicia de ―― está en Hertfordshire y se prepara para el acuartelamiento en Brighton. Sólo Jane y Lizzy pueden permanecer impasibles ante la partida de los casacas rojas.

La cita más epigramática, proviene de boca del señor Bennet, cuando Lizzy trata de convencerlo que niege el permiso para que Lydia vaya a aquella ciudad balneario, ya que su conducta sólo pone en evidencia a la familia. Entre los argumentos del su padre para no hacer nada está que:

Such squeamish youths as cannot bear to be connected with a little absurdity are not worth a regret.

Esos jóvenes delicados que no pueden estar en relación con un pequeño absurdo no valen la pena. [trad. José de Urríes y Azara]

Los jóvenes tan remilgados, que son incapaces de soportar los pequeños absurdos de la vida, no merecen que una joven los eche de menos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Un joven incapaz de soportar un poco de ridículo no merece que se sufra por él. [trad. José Luis López Muñoz]

Esos jóvenes tan delicados que no pueden soportar tales tonterías no valen la pena. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No vale la pena lamentarse por unos jóvenes tan exquisitos que no soportan emparentarse con unas bobas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Esos jóvenes tan inescrupulosos que renuncian a ti por una nimiedad semejante no valen la pena. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (“squeamish” NO es “inescrupuloso”, cambia por completo el sentido)

No vale la pena sufrir por unos jóvenes tan remilgados. [trad. Marta Salís Canosa]

Esos jóvenes remilgados que no pueden soportar alguna tontería no valen nada la pena. [trad. José C. Vales]

En general, a los traductores les resulta difícil traducir el enunciado, algunos recurren a la reformulación sintáctica para intentar transmitir la idea.

Con anterioridad, la señora Bennet había tratado infructuosamente de convencer a su marido de ir a Brighton, uno de los pretextos era que:

A little sea-bathing would set me up forever.

Unos baños de mar me repondrían para siempre. [trad. José de Urríes y Azara]

Unos cuantos baños de mar me pondrían como nueva. [trad. Amando Lázaro Ros]

Unos baños de mar me repondrían completamente. [trad. José Luis López Muñoz]

Unos baños de mar me dejarían como nueva. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Unos baños de mar me dejarían bien para toda la vida. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Unos baños de mar me restablecerían definitivamente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Unos baños de mar me dejarían nueva. [trad. Marta Salís Canosa]

Unos baños de mar de curarían para siempre estos nervios. [trad. José C. Vales]

Pero, mientras su padre podía divertirse a costa de las ridiculeces de su esposa y sus hijas menores, Lizzy no puede permanecer insensible a tanta falta de decoro, de manera que:

All sense of pleasure was lost in shame.

El placer del apartamiento se le tornaba sentimiento de vergüenza. [trad. José de Urríes y Azara]

El sentimiento de vergüenza que despertaban en ella ahogaba su buen humor. [trad. Amando Lázaro Ros]

La sonrisa pronto se convertía en rubor [trad. José Luis López Muñoz]

No podía evitar la vergüenza [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La vergüenza le impedía deleitarse con ellas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lizzy trataba de apartarse de todos, pero cuando lo hacía se sentía avergonzada. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El sentimiento de vergüenza podía con su animación. [trad. Marta Salís Canosa]

Cualquier sensación de placer se ahogaba en la vergüenza. [trad. José C. Vales]

Por último, aunque no son epigramas, resulta imposible ignorar la serie de comentarios sobre Darcy con los que Lizzy trata de provocar a Wickham y a la vez hacerle notar que ella ya no cree en sus engaños. Así, le dice:

Mr. Darcy improves upon acquaintance.

El señor Darcy gana cuando se le trata más. [trad. José de Urríes y Azara]

El señor Darcy gana cuando se le trata mucho. [trad. Amando Lázaro Ros]

El señor Darcy mejora con el trato [trad. José Luis López Muñoz]

El señor Darcy gana mucho en cuanto se le trata. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El señor Darcy mejora con el trato. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mr. Darcy impresiona más favorablemente a medida que se le conoce mejor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El señor Darcy mejora con el trato. [trad. Marta Salís Canosa]

El señor Darcy mejora con el trato. [trad. José C. Vales]

In essentials… he is very much what he ever was.

En lo esencial… aún es más de lo que siempre fue. [trad. José de Urríes y Azara]

En lo fundamental,… nunca ha cambiado. [trad. Amando Lázaro Ros]

En lo esencial… sigue siendo el mismo de siempre. [trad. José Luis López Muñoz]

En lo esencial sigue siendo el de siempre. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En lo esencial sigue siendo como ha sido siempre. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En lo esencial… aún es más de lo que siempre fue. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En lo esencial… es el mismo de siempre. [trad. Marta Salís Canosa]

En lo esencial,… es exactamente el mismo de siempre. [trad. José C. Vales]

When I said that he improved on acquaintance, I did not mean that his mind or his manners were in a state of improvement, but that, from knowing him better, his disposition was better understood.

Al decir que gana con el trato no quiero significar que ni su mente ni sus modales vayan ganando, sino que cuando se le conoce mejor se comprende también mejor su modo de ser. [trad. José de Urríes y Azara]

Al decir que tratándolo mucho da el señor Darcy una impresión mejor no me refería a que su inteligencia o sus maneras vayan mejorando, sino que conociéndolo mejor se le comprende también mejor. [trad. Amando Lázaro Ros]

Cuando he dicho que mejora con el trato, no quería decir que su mente o sus modales estuvieran mejorando, sino que, conociéndolo, se entiende mejor su manera de ser. [trad. José Luis López Muñoz]

Al decir que gana con el trato, no quiero dar a entender que su modo de ser o sus maneras hayan mejorado, sino que al conocerle mejor, más fácilmente se comprende su actitud. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuando he dicho que mejora con el trato, no quiero decir que su mente ni sus modales fueran mejor, sino que se entendía mejor su disposición al conocerlo más. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Al decir que gana con el trato no quiero dar a entender que sus modales se vayan perfeccionando, sino que cuando se lo conoce mejor, también se comprende mejor su modo de ser. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Cuando he dicho que mejoraba con el trato, no pretendía decir que su forma de pensar o sus modales estuvieran mejorando, sino que, cuanto más se le conoce, mejor se comprende su carácter. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuando dije que el señor Darcy mejoraba con el trato, no me refería a que ni su carácter ni sus modales estuvieran mejorando mucho, sino que cuando se le conoce mejor, se comprende mejor su manera de ser. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

Older Posts »