Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘prudencia’

Mención aparte merecen las citas del capítulo 52 de Orgullo y prejuicio que se relacionan con la opinión de la Sra. Gardiner respecto a Darcy y las impresiones que le produce la carta a Lizzy.

En opinión de la Sra. Gardiner:

Obstinacy is the real defect of his character.

La obstinación es, después de todo, el verdadero defecto de su carácter. [trad. José de Urríes y Azara]

El verdadero defecto que tiene es la obstinación. [trad. Amando Lázaro Ros] (Cambia el tema y el rema)

La testarudez es, después de todo, su verdadero defecto. [trad. José Luis López Muñoz]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El verdadero defecto de su carácter es, después de todo, la terquedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La obstinación es, a final de cuentas, su verdadero defecto. [trad. Marta Salís Canosa]

La terquedad es el verdadero defecto de su carácter. [trad. José C. Vales]

How much I like him… His understanding and opinions all please me; he wants nothing but a little more liveliness, and that; if he marry prudently; his wife may teach him.

Cuánto me gusta… Su entendimiento, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de viveza, y eso , si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. José de Urríes y Azara]

Me gusta muchísimo… Me agrada en él todo: su inteligencia y sus opiniones. Le falta únicamente un poco más de alegría y ésta podría enseñársela su mujer, si se casa prudentemente. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tu amigo me gusta muchísimo… Me agradan todos sus juicios y opiniones; sólo le falta un poquito más de animación, y eso, si se casa *prudentemente*, se lo puede enseñar su esposa. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo mucho que me gusta Darcy… Su inteligencia, sus opiniones, todo me agrada. No le falta más que un poco de viveza, y eso si se casa juiciosamente, su mujer se lo enseñará. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuánto lo aprecio… Me agradan su entendimiento y sus opiniones, sólo le falta un poco más de vivacidad; y ésta se la puede enseñar su esposa si sabe casarse bien. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“prudently” dice el texto original, por lo que “bien” no resulta una buena elección, incluso, ¿qué es casarse bien?).

Lo mucho que me gusta… Su inteligencia, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de buen humor, y eso, si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Lo mucho que me gusta el señor Darcy… Me agradan tanto su inteligencia como sus opiniones; sólo le falta un poco de alegría, y eso, si se casa prudentemente, puede enseñárselo su mujer. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuánto me agrada este señor Darcy… Su inteligencia y sus opiniones me encanta; no necesita más que un poco de alegría y eso, si tiene cabeza para casarse *con quien debe*, se lo enseñará su esposa. [trad. José C. Vales] (“con quien debe” parece una alusión más directa que el original “prudently”)

Y por supuesto, la serie de reacciones de Lizzy con la confirmación de que Darcy fue al rescate:

The contents of this letter threw Elizabeth into a flutter of spirits, in which it was difficult to determine whether pleasure or pain bore the greatest share. The vague and unsettled suspicions which uncertainty had produced of what Mr. Darcy might have been doing to forward her sister’s match, which she had feared to encourage as an exertion of goodness too great to be probable, and at the same time dreaded to be just, from the pain of obligation, were proved beyond their greatest extent to be true!

El contenido de esta carta dejó a Isabel en una agitación de espíritu en que era difícil determinar si el placer o la pena tomaban mayor parte. Probado quedaba ser ciertas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a esfuerzos demasiado grandes de bondad para ser probables y que a la par temió que fuesen fundadas por la pena que llevaba la obligación. [trad. José de Urríes y Azara]

El contenido de esta carta puso a Elizabeth en un estado de ánimo tan agitado, que era difícil saber si era mayor el placer o la pena que le había producido. Ahora veía que eran verdaderas, más aún de lo que ella se había supuesto, aquellas sospechas vagas e indeterminadas que le había sugerido la incertidumbre sobre la parte que el señor Darcy hubiera podido tener en la boda de su hermana, sospechas que suponían en él un acto de bondad demasiado grande para ser probable, y que ella temía además que se realizase porque la dejaba dolorosamente obligada a él. [trad. Amando Lázaro Ros] (Otro cambio de tema y rema, al iniciar el enunciado con “verdaderas”, cuando en el original el “true” aparece al final, y no era un cambio forzado por la sintaxis. Además de nuevo hay personalización: “la dejaba… obligada”)

El contenido de aquella carta agitó sobremanera a Elizabeth, aunque en aquella agitación era difícil decidir si el placer era más intenso que el sufrimiento. Las vagas sospechas, producidas por la incertidumbre, acerca delo que el señor Darcy podría haber hecho para promover el enlace de su hermana, sospechas que no había querido fomentar, por tratarse de una prueba de bondad demasiado grande para ser probable, al mismo tiempo que temía fuesen ciertas, por la vergüenza de la obligación que creaban, ¡estaban resultado verdaderas hasta más allá de lo imaginable! [trad. José Luis López Muñoz]

El contenido de esta carta dejó a Elizabeth en una conmoción en la que no se podía determinar si tomaba mayor parte el placer o la pena. Las vagas sospechas que en su incertidumbre sobre el papel de Darcy en la boda de su hermana había concebido, sin osar alentarlas porque implicaban alardes de bondad demasiado grandes para ser posibles, y temiendo que fueran ciertas por la humillación que la gratitud impondría, quedaban, pues, confirmadas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (“Conmoción” por “flutter of spirits” no parece la opción más adecuada, porque no tiene la impresión positiva, y si bien en “obligation” se implica una cierta “humillación” no se trata exactamente de su equivalente más acertado)

El contenido de esta carta produjo a Elizabeth una agitación de espíritu en la que era difícil determinar si dominaba el placer o el dolor. ¡Las sospechas vagas e indeterminadas que le habían despertado la incertidumbre acerca de lo que podía haber estado haciendo el señor Darcy para sacar adelante la boda de su hermana, sospechas que ella había temido albergar por considerarlas una bondad poco probable de puro grande, y que al mismo tiempo había temido que fueran ciertas, por el dolor de la deuda contraída, habían quedado demostradas con creces! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lizzy no atinaba a decidir si el estado de agitación que le produjo la lectura de la carta se debía a la alegría o a la pena. Quedaban probadas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a actos bondadosos demasiado grandes para ser probables, y que, al mismo tiempo, temió que se debieran al hecho de que debería humillarse al quedar agradecida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El contenido de esta carta pareció turbar a Elizabeth, aunque fuera difícil precisar si era mayor el placer o el sufrimiento. Las vagas e inquietantes sospechas, nacidas de la incertidumbre, sobre lo que el señor Darcy podría haber hecho para propiciar la boda de su hermana, sospechas que ella no se había atrevido a alentar por tratarse de una muestra de bondad demasiado grande para ser probable, al tiempo que temía que fueran ciertas por el compromiso que entrañaban, ¡estaban resultando más que fundadas! [trad. Marta Salís Canosa]

El contenido de esta carta conmocionó a Elizabeth, aunque era difícil decidir si le había producido más placer o dolor. Las vagas y difusas sospechas, e improbables, que había imaginado respecto a lo que el señor Darcy podría haber estado haciendo en relación con la boda de su hermana, y que prudentemente no había querido alimentar, porque era un ejercicio de bondad demasiado grande como para ser siquiera probable, y al mismo tiempo temía que fueran ciertas, por los compromisos que imponía… ¡resultaron ser, más allá de toda consideración, absolutamente ciertas! [trad. José C. Vales] (Igualmente, traduce “flutter of spirits” como conmoción, cuando hay algo positivo en el original. Hay que alabar que logró manejar la complicada sintaxis del enunciado original)

Her heart did whisper that he had done it for her. But it was a hope shortly checked by other considerations, and she soon felt that even her vanity was insufficient, when required to depend on his affection for her –for a woman who had already refused him–as able to overcome a sentiment so natural as abhorrence against relationship with Wickham.

Su corazón le decía que lo había hecho por ella misma; mas la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto conoció que holgaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia ella, hacia una mujer que le rechazara, afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio al parentesco con Wickham. [trad. José de Urríes y Azara] (Falto el detalle de cómo le decía: “whisper”, por otra parte, no se requiere marcar el posesivo, las partes del cuerpo son posesión inalienable en español, así que basta usar el artículo definido)

El corazón le decía muy bajito a Elizabeth que era por ella por quien lo había hecho. Pero otras consideraciones acallaban muy pronto sus esperanzas, porque no bastaba su vanidad para convencerla de que el afecto que Darcy pudiese sentir por ella, por una mujer que había despreciado sus ofrecimientos, pudiese vencer un sentimiento tan natural como la repugnancia de mantener cualquier clase de relación con Wickham. [trad. Amando Lázaro Ros]

A Elizabeth su corazón le susurraba que lo había hecho por ella, pero fue una esperanza pronto contrarrestada por otras consideraciones, y en seguida le pareció que ni siquiera su propia vanidad lograría hacérselo creer, puesto que exigía del afecto por ella, del afecto por una mujer que ya le había rechazado, la fortaleza que le permitiera superar un sentimiento tan lógico como la repugnancia a emparentarse con Wickham. [trad. José Luis López Muñoz]

El corazón le decía a Elizabeth que lo había hecho por ella, pero otras consideraciones reprimían esta esperanza y pronto se dio cuenta de que halagaba su vanidad al pretender explicar el hecho de esa manera, pues Darcy no podía sentir ningún afecto por una mujer que le había rechazado y, si lo sentía, no sería capaz de sobreponerse a un sentimiento tan natural como el de emparentar con Wickham. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

A Elizabeth le susurraba el corazón que había hecho todo aquello por ella. Pero era una esperanza que no tardó en quedar truncada por otras consideraciones, y le pareció enseguida que hasta su propia vanidad no le bastaba para confiar en que él pudiera amarla (a una mujer que ya le había rechazado) hasta el punto de superar un sentimiento tan natural como el aborrecimiento de emparentarse con Wickham. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

A Lizzy el corazón le decía que lo había hecho por ella, pero la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto reconoció que alimentaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia una mujer que lo había rechazado; afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio a emparentar con Wickham. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero fue una esperanza que muy pronto frenaron otras consideraciones, y en seguida comprendió que ni su propia vanidad bastaría para convencerla de que el amor que sentía por ella, por una mujer que ya le había rechazado, era tan intenso como para dominar un sentimiento tan lógico como la repugnancia de emparentarse con Wickham. [trad. Marta Salís Canosa]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero era una esperanza que enseguida sometió a otras consideraciones y no tardó en creer que incluso su vanidad era insuficiente cuando había que valorar el amor de Darcy por ella, por una mujer que ya lo había rechazado, fuera capaz de superar un sentimiento tan natural como el asco de volver a relacionarse con Wickham. [trad. José C. Vales]

Oh! how heartily did she grieve over every ungracious sensation she had ever encouraged, every saucy speech she had ever directed towards him. For herself she was humbled; but she was proud of him. Proud that in a cause of compassion and honour, he had been able to get the better of himself.

¡Oh! ¡Cuán profundamente le entristecían los sentimientos ingratos que siempre había alimentado contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él; orgullosa, porque en un asunto de compasión y de honra no había podido quedar mejor. [trad. José de Urríes y Azara] (“get the better of himself” no significa “quedar mejor” sino algo así como sacar lo mejor de sí mismo)

¡Cómo le dolía a Elizabeth en el alma todas las prevenciones desfavorables que había albergado contra Darcy, todas las bromas picantes que había hecho a costa de él! Sentíase humillada, pero también se sentía orgullosa de él. Orgullosa porque, en un litigio de compasión y honor, había logrado dominarse a sí mismo. [trad. Amando Lázaro Ros] (“prevención” como traducción de “sensation” no parece acertada, tampoco “albergar” de “encourage”, “saucy speech” tampoco es precisamente “broma picante”, además que no eran “a costa de él”, sino que se las había dirigido a él”)

Cuán sinceramente lamentó en aquel momento los sentimientos descorteses, las frases insolentes pronunciadas en el pasado. En cuanto a ella misma, se sentía justamente humillada; pero al mismo tiempo orgullosa de él. Orgullosa de que razones de compasión y de defensa del honor del débil le hubieran llevado a dar lo mejor de sí mismo. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Cuánto le dolieron a Elizabeth su ingratitud y las insolentes palabras que le había dirigido! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él, orgullosa de que se hubiera portado tan compasivo y noblemente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Resulta más una condensación que una traducción, pues se come demasiadas frases nominales)

¡Oh! ¡Cuánto lamentó entonces todas las impresiones desagradables que había albergado hacia él, todas las palabras mordaces que había pronunciado en contra suya! Ella había quedado humillada, pero estaba orgullosa de él. Estaba orgullosa de que hubiera sacado a relucir lo mejor de sí mismo en aras de la compasión y el honor. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Cuánto lamentaba haber abrigado sentimientos tan ingratos contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de Darcy.; orgullosa porque en un asunto en que estaba en juego la honra de una mujer, no habría podido actuar mejor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Oh! ¡Cuánto lamentaba haber albergado contra él sentimientos tan descorteses, y haberle dirigido palabras tan insolentes! Se sentía avergonzada de sí misma, pero muy orgullosa de él. Orgullosa de que, ante una cuestión de honor y de humanidad, hubiera sacado lo mejor de sí mismo. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Oh… cuánto le dolían ahora todos aquellos sentimientos vengativos que había albergado, todos aquellos discursos amargos que le había escupido a la cara! Se sentía avergonzada; pero estaba orgullosa de él. Orgullosa de que, en una causa de honor y compasión, hubiera sido capaz de ofrecer lo mejor de sí mismo. [trad. José C. Vales] (“Ungracious” no significa “vengativo”, tampoco “saucy” es “amargo”, parece que con esa calificación de “amargo” y que “le escupió a la cara” se refiriera a lo que le dijo en la primera declaración de Hunsford, pero creo que el pensamiento de Lizzy se remonta más al pasado, a esos intercambios verbales que tenían y con los que a ella le gustaba provocarlo)

Anuncios

Read Full Post »

En JAcastellano, durante la semana del 4 al 10 de marzo de 2013, leímos el capítulo 27 de Orgullo y prejuicio, que en la división por volúmenes correspondía al volumen II capítulo 4.

En este capítulo, Lizzy se prepara a viajar a Kent a visitar a Charlotte Lucas, con una pequeña escala en Londres, para ver a Jane y a la tía Gardiner, a quién le da noticias de haber cumplido su promesa de no alentar a Wickham, además que éste ahora pretende a la Srta. King, que recientemente recibió una herencia.

Respecto a ese asunto, Lizzy hace los siguientes comentarios con los que parece disculpar a Wickham (y desafortunadamente muestra una doble moral, pues no aceptó de manera tan tolerante la decisión de Charlotte):

what is the difference in matrimonial affairs, between the mercenary and the prudent motive? Where does discretion end, and avarice begin?

¿Qué diferencia hay, en cuestiones de matrimonio, entre lo mercenario y lo prudente? ¿Dónde acaba la discreción y comienza la avaricia? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Qué diferencia hay, cuando se considera la conveniencia de una boda, entre el interesado y el sensato? ¿Dónde termina la sensatez y empieza el interés por el dinero? [trad. Amando Lázaro Ros]

En cuestiones matrimoniales, ¿cuál es la diferencia entre el interés y la prudencia? ¿Dónde termina la discreción y empieza la avaricia? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Cuál es la diferencia que hay en cuestiones matrimoniales, entre los móviles egoístas y los prudentes? ¿Dónde acaba la discreción y empieza la avaricia? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿En qué se diferencia, en asuntos matrimoniales, la prudencia del interés? ¿Dónde termina la sensatez y dónde empieza la avaricia? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué diferencia hay, en cuestiones de matrimonio, entre un mercenario y una persona prudente? ¿Dónde acaba la discreción y comienza la avaricia? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Cuál es la diferencia entre el interés y la prudencia cuando se habla de matrimonio? ¿Dónde acaba la discreción y empieza la codicia? [trad. Marta Salís Canosa]

Según ella:

A man in distressed circumstances has not time for all those elegant decorums which other people may observe.

Un hombre en circunstancias aflictivas no tiene tiempo para ese decoro elegante a que otros pueden atender. [trad. José de Urríes y Azara]

El hombre que se encuentra en mala situación económica no puede andarse con esos remilgos, que tal vez observarían oros que no estuviesen en su estado. [trad. Amando Lázaro Ros]

Un hombre en circunstancias difíciles no dispone de tanto tiempo como otras personas para todos esos elegantes detalles de cortesía. [trad. José Luis López Muñoz]

Un hombre que está en mala situación, no tiene tiempo, como otros, para observar esas elegantes delicadezas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Un hombre en situación apurada no tiene tiempo para todo ese decoro elegante que pueden observar otras personas. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Un hombre que carece de recursos no puede permitirse el lujo de perder el tiempo simulando el decoro elegante de los pudientes. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Un hombre que pasa estrecheces no dispone de tanto tiempo como otras personas para respetar esas eleganes muestras de decoro. [trad. Marta Salís Canosa]

La Sra. Gardiner no está tan de acuerdo con las opiniones de su sobrina. En tanto que ésta da rienda suelta a su enojo por lo que alude a Darcy y a Bingley en una cita que si bien no califica totalmente como epigramática, resulta imposible no mencionar:

I have a very poor opinion of young men who live in Derbyshire; and their intimate friends who live in Hertfordshire are not much better. I am sick of them all.

Tengo muy mala opinión de jóvenes que viven en ese condado, y sus íntimos amigos, que viven en el de Hunsford, no son mucho mejores. Harta estoy de todos ellos. [trad. José de Urríes y Azara] (aquí hay una confusión en cuanto al lugar, además que, por ende, el referente no es correcto).

Tengo formada una opinión muy pobre de los jóvenes que viven en Derbyshire y no salen mejor parados sus íntimos amigos, que viven en Hertfordshire. Me dan náuseas todos ellos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tengo muy mala opinión de algunos jóvenes que viven en Derbyshire; y a sus amigos íntimos que viven en Hertfordshire no salen mucho mejor parados. Estoy harta de todos ellos. [trad. José Luis López Muñoz]

Tengo muy mal concepto de los jóvenes que viven en Derbyshire, cuyos íntimos amigos, que viven en Hertfordshire, no son mucho mejores. Estoy harta de todos ellos. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Tengo muy mal concepto de algunos jóvenes que viven en Derbyshire; y sus amigos íntimos que viven en Hertfordshire no son mucho mejores. Estoy harta de todos ellos. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Tengo muy mala opinión de jóvenes que viven en ese condado; y sus íntimos amigos, que viven en el de Hunsford, no son mucho mejores. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (como se ha venido observando, esta traducción parece basarse en la de Urríes y Azara, pero en lugar de corregir errores, los repite, como aquí confunde el lugar y cambia al referente).

Tengo muy mala opinión de algunos jóvenes que residen en Derbyshire; y sus mejores amigos de Hertfordshire no son mucho mejores. Estoy harta de ellos. [trad. Marta Salís Canosa]

A tal grado da rienda suelta a su amargura que lanza la no tan sensata idea de que:

Stupid men are the only ones worth knowing, after all.

Los hombres necios son, después de todo, los únicos que vale la pena conocer. [trad. José de Urríes y Azara]

No vale la pena de tratar sino a los hombres que son unos majaderos. [trad. Amando Lázaro Ros] (¿“majadero” como equivalente de “stupid”?)

Los hombres estúpidos son, a fin de cuentas, los únicos que merece la pena conocer. [trad. José Luis López Muñoz]

Los hombres estúpidos son los únicos que vale la pena conocer. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Al fin y al cabo, los hombres estúpidos son los únicos que vale la pena conocer. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Los hombres necios son, después de todo, los únicos que vale la pena conocer. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Los hombres necios son, al fin y al cabo, los únicos que vale la pena conocer. [trad. Marta Salís Canosa]

Así que su tía Gardiner le advierte:

Take care… that speech savours strongly of disappointment.

Cuidado,… que esas palabras trascienden demasiado a disgusto. [trad. José de Urríes y Azara] (“disappointment” no es precisamente “disgusto”)

Cuidado…; esas palabras trascienden de un modo extraño a desilusión. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ten cuidado…; esas frases saben demasiado a decepción. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Cuidado…! Esas palabras suenan demasiado a desengaño. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuidado…; esa manera de hablar suena mucho a desengaño. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Cuidado…, que esas palabras revelan demasiado disgusto. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Ten cuidado…; tus palabras reflejan un profundo desencanto. [trad. Marta Salís Canosa]

La actitud de Lizzy da un giro de 180° con la invitación de sus tíos a realizar un viaje de verano a la región de los lagos, así que se la escucha exclamar:

What delight! what felicity! You give me fresh life and vigour. Adieu to disappointment and spleen.

¡Qué delicia! ¡Qué felicidad! Me proporcionáis vida nueva y nuevo vigor. ¡Adiós a los disgustos y al mal humor! [trad. José de Urríes y Azara]

¡Qué felicidad…! Me da usted nueva vida y energía. ¡Nada de desilusiones y melancolías! [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Qué maravilla! ¡Qué felicidad! Me da usted nueva vida y vigor. ¡Adiós a la decepción y a la melancolía! [trad. José Luis López Muñoz]

¡Qué delicia!, ¡qué felicidad! Me haces revivir, esto me da fuerzas. ¡Adiós al desengaño y al rencor! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Qué deleite! ¡Qué felicidad! Me das nueva vida y vigor. Adiós al desengaño y la melancolía. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Qué feliz…! Me dais nuevo vigor. ¡Adiós a los disgustos y al mal humor! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Qué alegría! Me siento llena de vida y de entusiasmo. ¡Adios al desencanto y a la melancolía! [trad. Marta Salís Canosa]

Por último, una cita que quizá tampoco sea muy epigramática, pero que debido a las adaptaciones de la novela, se menciona con mucha frecuencia (aunque en la versión que aparece en los guiones).

La cita exacta es:

What are young men to rocks and mountains?

¿Qué son los hombres al lado de las rocas y las montañas? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Qué valen los hombres comparados con un panorama de rocas y montañas? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Qué son los hombres comparados con las rocas y las montañas? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Qué son los hombres al lado de las rocas y de las montañas? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Qué son los jóvenes comparados con las peñas y las montañas? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué son los hombres al lado de los valles y las montañas? [trad. Ana Ma. Rodríguez] (¿“rocks” equivalen a “valles”?

¿Qué son los hombres al lado de las rocas y las montañas! [trad. Marta Salís Canosa]

Read Full Post »

En JAcastellano, también en la semana del 25 de febrero al 3 de marzo, leímos el capítulo 26 de Orgullo y prejuicio y seleccionamos citas memorables.

Abundan las citas para este capítulo, pues la Sra. Gardiner imparte su consejo a Lizzy, en especial porque la ha alarmado el comportamiento de su sobrina para con Wickham. Por esa razón nuevamente se dividirán las citas en dos entradas.

Así que la primera cita que se debe mencionar, aunque no es epigramática y aparece al final de la conversación entre ambas, ilustra muy bien ese caso excepcional:

a wonderful instance of advice being given on such a point, without being resented.

Un admirable ejemplo de amonestación sobre tan delicado punto sin dar lugar a resentimiento. [trad. José de Urríes y Azara]

Ejemplo a cuantos dan consejos… se separaron en la mejor armonía. [trad. Amando Lázaro Ros] (una traducción que contrario a lo usual, resulta más breve que el texto original)

Un maravilloso ejemplo de consejos oportunos que se dan sin causar resentimiento. [trad. José Luis López Muñoz]

Un admirable ejemplo de saber aconsejar sin causar resentimiento. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Un ejemplo maravilloso de consejo dado y recibido sin resentimientos en una cuestión semejante. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Un admirable ejemplo de cómo puede darse un consejo sobre tan delicado asunto sin dar lugar a resentimiento. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La Sra. Gardiner presenta sus recomendaciones y argumentos a Lizzy:

You are too sensible a girl… to fall in love merely because you are warned against it.

Eres… muchacha sobrado razonable para enamorarte sólo por haber sido advertida en contra. [trad. José de Urríes y Azara]

Sé que eres una chica demasiado inteligente para enamorarte porque te lleven la contraria. [trad. Amando Lázaro Ros]

Eres una muchacha demasiado razonable… para enamorarte porque se te haya prevenido en contra. [trad. José Luis López Muñoz]

Eres una chica demasiado sensata… para enamorarte sólo porque se te haya advertido que no lo hicieses. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Eres una muchacha demasiado sensata… como para enamorarte sólo porque se te previene contra ello. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Eres una muchacha lo bastante juiciosa para enamorarte sólo porque te aconsejan lo contrario. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Eres una muchacha demasiado sensata para enamorarte sólo porque alguien te ha prevenido en contra. [trad. Marta Salís Canosa]

Do not involve yourself… in an affection which the want of fortune would make so very imprudent.

No te enredes… en un afecto que puede hacer tan imprudente la carencia de forma. [trad. José de Urríes y Azara] (¿Se autocensuró el traductor? ¿En su época no era muy educado hablar de dinero y amor?)

No te arrastres ni te dejes arrastrar a un amor que la falta de medios económicos haría imprudente. [trad. Amando Lázaro Ros]

No te comprometas… en unos amores que la falta de fortuna haría sumamente desaconsejables. [trad. José Luis López Muñoz]

No te comprometas… en un cariño que la falta de fortuna puede convertir en una imprudencia. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No te comprometas… en un afecto que sería muy imprudente por la falta de fortuna. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No te dejes llevar por afecto espontáneo que la carencia de fortuna puede hacer más imprudente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No te comprometas… en una relación que la falta de medios económicos haría muy desaconsejable. [trad. Marta Salís Canosa]

you must not let your fancy run away with you. You have sense, and we all expect you to use it.

Debes huir de que tu imaginación te arrebate. Estás dotada de buen sentido y todos esperamos que lo emplees. [trad. José de Urríes y Azara]

No te dejes arrebatar por un capricho. Todos esperamos que obres con la cabeza, porque la tienes. [trad. Amando Lázaro Ros]

No debes permitir que la imaginación te juegue una mala pasada. Tienes discernimiento, y todos nosotros confiamos en que lo utilices. [trad. José Luis López Muñoz]

No puedes cegarte. Tienes mucho sentido, y todos esperamos que lo uses. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No debes dejarte llevar por tu fantasía. Tienes sensatez, y todos esperamos que la apliques. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Debes evitar que tu imaginación te arrebate. Posees gran inteligencia, y todos esperamos que la emplees. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

No dejes volar demasiado tu imaginación. Tienes sentido común, y todos esperamos que lo utilices. [trad. Marta Salís Canosa]

Contrario a las expectativas de quienes leen la obra de Jane Austen como parte del género romántico, se observa que la recomendación
es no perder la cabeza y que el dinero es un asunto a tomar en cuenta, además que la voz narradora parece alinearse también con la opinión de la tía Gardiner.

Por su parte, Lizzy responde de esta manera a su tía:

where there is affection, young people are seldom withheld by immediate want of fortune from entering into engagements with each other.

Donde hay afecto, los jóvenes de ambos sexos raramente se contienen por falta de fortuna. [trad. José de Urríes y Azara]

Cuando dos jóvenes se quieren; es raro que la falta de fortuna sea un obstáculo para que se comprometan el uno al otro. [trad. Amando Lázaro Ros]

Si existe el afecto, a los jóvenes les detiene raras veces la falta de fortuna para comprometerse. [trad. José Luis López Muñoz]

Los jóvenes, si están enamorados suelen hacer caso omiso de la falta de fortuna a la hora de comprometerse. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuando hay amor, la falta inmediata de fortuna no suele impedir que los jóvenes se comprometan los unos con los otros. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

A menudo cuando dos jóvenes se aman poco importa la falta de fortuna. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Cuando hay amor, los jóvenes rara vez se detienen ante la falta de fortuna. [trad. Marta Salís Canosa]

how can I promise to be wiser than so many of my fellow-creatures if I am tempted, or how am I even to know that it would be wisdom to resist?

¿Cómo puedo prometer ser más cuerda que tantas de mis iguales si me viese tentada? o ¿cómo habré de comprender que sería más prudente resistir? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Cómo voy a prometer que seré más prudente que tantas criaturas iguales a mí si me veo tentada o cómo voy a saber que es, en efecto, prudente el resistir? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Cómo asegurar, si se me tienta, que seré más prudente que tantos de mis iguales, o que sabré reconocer, incluso, la conveniencia de resistir? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Cómo podría prometer yo ser más lista que tantas de mis congéneres, si me viera tentada? O ¿cómo sabría que obraría con inteligencia si me resisto? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Cómo puedo prometer… ser más prudente que tantas otras en mi caso si sufro la tentación? ¿O cómo voy a saber siquiera que sería prudente resistirme? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Cómo puedo prometer ser más cuerda que otras muchachas si me viese tentada? O ¿cómo habré de comprender que sería más prudente resistir? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Cómo voy a prometer ser más sensata que mis congéneres si me encuentro en esa situación? ¿Cómo voy a saber siquiera si es acertado o no resistir? [trad. Marta Salís Canosa]

All that I can promise… therefore, is not to be in a hurry.

Cuanto puedo prometer… es no atropellarme. [trad. José de Urríes y Azara]

Todo lo que puedo prometer… es que no me precipitaré. [trad. Amando Lázaro Ros]

Todo lo que puedo prometer… es no tener prisa. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo único que puedo prometer… es que no me precipitaré. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Lo único que puedo prometer… es que no me precipitaré. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Cuanto puedo prometer… es actuar con prudencia. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Lo único que puedo prometer… es que no me apresuraré. [trad. Marta Salís Canosa]

I will try to do what I think to be the wisest.

Trataré de proceder como crea más cuerdo. [trad. José de Urríes y Azara]

Procuraré ser prudente. [trad. Amando Lázaro Ros]

Trataré de hacer todo lo que me parezca más prudente. [trad. José Luis López Muñoz]

Trataré siempre de hacer lo que crea más sensato. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Intentaré hacer lo que me parezca más prudente. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Trataré de proceder como crea más atinado. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Trataré de obrar con la mayor prudencia. [trad. Marta Salís Canosa]

Así, Lizzy no se arriesga a prometer demasiado y su tía, prudentemente, no exige más de ella, aunque, por la manera en que se nos ha pintado la inteligencia de la protagonista, sabemos que ésa es la clave que la haría actuar de manera más sensata que la mayoría de las personas.

Continuamos con más citas en una segunda entrada para este capítulo.

Read Full Post »