Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘bondad’

Asimismo, en la semana del 17 al 23 de junio, en JAcastellano leímos el capítulo 55 de Orgullo y prejuicio.

Con toda claridad, la trama se acerca a su conclusión y en este caso, podemos atestiguar que la Sra. Bennet finalmente logra el objetivo que se había propuesto desde el inicio de la novela. Por un lado, Darcy finalmente ha dejado las riendas sueltas a su amigo, lo cual también facilita las maquinaciones de aquélla. Sólo Lizzy parece intentar interponerse en los solapados planes de su madre, de manera que logra frustrar el primer intento de dejar a solas a Bingley con Jane, pero no contaba con la persistencia de su madre, que con gran maña deshace los planes de jugar a las cartas; por lo que tras tantos meses, por lo menos ese asunto llega a una conclusión satisfactoria.

Realmente no ha sido posible localizar alguna cita incuestionablemente epigramática, lo que sobresale son las expresiones de felicitación a la pareja y comentarios sobre las perspectivas de felicidad que tienen.

Así, por ejemplo, se nos dice de las felicitaciones que da Lizzy a su hermana:

Congratulations were given with a sincerity, a warmth, a delight, which words could but poorly express.

La enhorabuena de Isabel fue tan sincera, tan ardiente, reveló tanta complacencia, que las palabras no lo pueden expresar. [trad. José de Urríes y Azara]

No es posible explicar debidamente con palabras la sinceridad, el calor y la alegría con que Elizabeth felicitó a su hermana. (Además de una reorganización sintáctica, hay una transposición sintáctica, el sustantivo y la conjugación pasiva, cambiados a verbo en voz activa) [trad. Amando Lázaro Ros]

Elizabeth la felicitó con una sinceridad, un calor y un júbilo que las palabras apenas permiten expresar. [trad. José Luis López Muñoz]

La enhorabuena de Elizabeth fue tan sincera y tan ardiente y reveló tanto placer que no puede expresarse con palabras. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Elizabeth le dio su enhorabuena con una sinceridad, un calor, un deleite, que apenas se podía expresar con palabras. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La enhorabuena de Lizzy fue tan sincera, tan ardiente, reveló tanta complacencia, que las palabras no alcanzan a expresarla. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Elizabeth la felicitó con una sinceridad, con un calor y un alborozo más allá de lo que las palabras podíasn expresar. [trad. Marta Salís Canosa]

Elizabeth felicitó a su hermana con una sinceridad, un cariño y una alegría que las palabras sólo expresarían a medias. [trad. José C. Vales] (Efectúa la misma transposición que Lázaro Ros)

Además ella considera que:

His expectations of felicity to be rationally founded, because they had for basis the excellent understanding, and super-excellent disposition of Jane, and a general similarity of feeling and taste between her and himself.

Todas esas esperanzas de ventura tenían racional fundamento por estar basadas en el entendimiento excelente y el más excelente corazón de Juana, sumados a la universal semejanza de sentimientos y gustos en los dos. [trad. José de Urríes y Azara]

Le parecían muy razonables… sus ilusiones de felicidad, porque se fundaban en el buen juicio, en las magníficas cualidades de Jane, en la similaridad de gustos y de sentimientos que existían entre los dos. [trad. Amando Lázaro Ros]

Sus esperanzas de felicidad tenían una base racional, porque descansaban sobre la notable inteligencia y superlativo buen carácter de Jane, así como en una general semejanza entre ambos de gustos y sentimientos. [trad. José Luis López Muñoz]

Sus esperanzas de dicha, a pesar del amor que cegaba al joven, pues al buen entendimiento y al excelente corazón de Jane se unían la semejanza de sentimientos y gustos con su prometida. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Todas sus expectativas de felicidad tenían una base racional, porque se fundaban en el entendimiento excelente y la disposición excelentísima de Jane, y en una semejanza general de sentimientos y gustos entre ella y él. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Todas esas esperanzas de felicidad tenían un fundamento racional por estar basadas en una inteligencia excelente y el aún más excelente corazón de Jane, sumados a una semejanza de sentimientos y aspiraciones. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Sus esperanzas de felicidad tenían una base racional, pues descansaban no sólo sobre el excelente juicio y el maravilloso carácter de Jane, sino también sobre la semejanza de gustos y sentimientos que existía entre ambos. [trad. Marta Salís Canosa]

Todas sus esperanzas de felicidad estaban sensatamente fundadas, porque el fundamento de su amor era una perfecta comprensión mutua, el maravilloso corazón de Jane y unos sentimientos y gustos muy parecidos. [trad. José C. Vales]

Por lo que se refiere al Sr. Bennet, sus felicitaciones a su hija no pueden dejar de estar sazonadas con su característico sentido del humor:

I have great pleasure in thinking you will be so happily settled. I have not a doubt of your doing very well together. Your tempers are by no means unlike. You are each of you so complying, that nothing will ever be resolved on; so easy, that every servant will cheat you; and so generous, that you will always exceed your income.

Me satisface en extremo pensar que vas a estar tan felizmente colocada. No dudo de que os vaya bien juntos. Vuestros caracteres no tienen nada de opuestos. Sois tan condescendientes, que nada resolveréis; tan sencillos, que cualquier criado os engañará, y tan generosos, que siempre sobrepasaréis vuestros ingresos. [trad. José de Urríes y Azara]

Me produce un gran placer el pensar la buena boda que haces. Estoy seguro de que os llevaréis muy bien. Sois dos caracteres bastante parecidos. Los dos sois tan condescendientes que nunca sabréis decidir nada; tan confiados que todos los criados os estafarán, y tan espléndidos, que gastaréis siempre más de lo que ganéis. (“Ganar” no es precisamente “exceed your income”, además que causa una impresión anacrónica) [trad. Amando Lázaro Ros]

Me complace mucho pensar que vas a estar tan felizmente casada. No me cabe la menor duda de que os llevaréis muy bien. Vuestra manera de ser tiene muchos puntos en común. Estáis los dos tan dispuestos a ceder que nunca resolveréis nada; sois tan buenas personas que os engañarán todos los criados; y tan generosos que siempre gastaréis por encima de vuestros ingresos. [trad. José Luis López Muñoz]

Mereces la suerte que has tenido. Os llevaréis muy bien. Vuestros caracteres son muy parecidos. Sois tan complacientes el uno con el otro que nunca resolveréis nada, tan confiados que os engañará cualquier criado, y tan generosos que siempre gastaréis más de lo que tengáis. (No le dice “mereces”, el Sr. Bennet está expresando su propio sentir de manera muy agentiva: “I have great pleasure”) [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Me complace mucho pensar que tendrás un matrimonio feliz. No dudo que os irá muy bien juntos. Tenéis unos temperamentos bastante semejantes. Ambos sois dóciles, que no llegaréis a decidir nunca nada, y todos los criados os engañarán; y tan generosos, que siempre gastaréis más de lo que tenéis. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Me satisface saber que estarás felizmente casada. No dudo que os entenderéis. Vuestros caracteres no tienen nada de opuestos. Sois tan condescendientes que jamás resolveréis nada, tan sencillos, que cualquier criado os engañará, y tan generosos, que siempre gastaréis más de lo que vuestros ingresos os permitan. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Me complace pensar que estarás felizmente casada. Estoy convencido de que os llevaréis muy bien. Tenéis un carácter muy parecido. Sois tan complacientes que nunca zanjaréis nada; tan apacibles que os engañarán todos los criados; y tan generosos que gastaréis por encima de vuestras posibilidades. [trad. Marta Salís Canosa]

Me alegra mucho pensar que vas a estar felizmente casada. No tengo ninguna duda de que seréis muy felices juntos. Tenéis unos temperamentos muy parecidos. Los dos sois tan dubitativos que nunca decidiréis nada, y tan ingenuos que todos los criados os tomarán el pelo, y tan generosos que siempre gastaréis más de lo que ganéis. (Nuevamente, el error de traducir “exceed your income” como simplemente “ganar” cuando en el contexto histórico que se retrata, no tiene las mismas connotaciones) [trad. José C. Vales]

A lo que Jane responde:

Imprudence or thoughtlessness in money matters would be unpardonable in me.

La imprudencia o falta de seso en cuestiones de dinero es imperdonable en mí. [trad. José de Urríes y Azara] (Cambio de tiempo verbal que no parece necesario)

La imprudencia y la ligereza en cuestiones de dinero serían imperdonables en mí. [trad. Amando Lázaro Ros]

La imprudencia y despreocupación en cuestiones económicas serían imperdonables en mí. [trad. José Luis López Muñoz]

La imprudencia o el descuido en cuestiones de dinero sería imperdonable para mí. (“para” no resulta la preposición más acertada) [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

La imprudencia o la irreflexión en cuestiones de dinero sería imperdonable en mí. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La imprudencia en cuestiones de dinero sería imperdonable en mí [trad. Ana Ma. Rodríguez] (omite “thoughtlessness”)

La imprudencia en cuestiones de dinero sería imperdonable en mí. [trad. Marta Salís Canosa] (también omite “thoughtlessness”)

La imprudencia y la inconsciencia en cuestiones de dinero serían imperdonables para mí. [trad. José C. Vales]

Por último, cuando Jane desea que Lizzy pudiese encontrar otro Bingley para ser tan feliz como ella. Muy realista (no es sólo el amor de hermana), Lizzy le responde:

Till I have your disposition, your goodness, I never can have your happiness.

Mientras no posea tu carácter no podré tener tanta dicha. [trad. José de Urríes y Azara]

No podría jamás gozar de tu dicha sin tener tu buen carácter y tu bondad. [trad. Amando Lázaro Ros]

Mientras carezca de tu buen carácter y de tu bondad no podré compararme contigo. [trad. José Luis López Muñoz] (No es una mera comparación general, sino que omite la cuestión de que no puede tener una felicidad igual)

Mientras no tenga tu carácter, jamás podré disfrutar de tanta felicidad. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

No podría gozar de tu felicidad sin tener tu buena disposición, tu bondad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Mientras no posea tu carácter no podré tener tanta dicha. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Mientras no posea tu carácter, tu bondad, no podrá embargarme esa dicha. [trad. Marta Salís Canosa]

Porque no tengo tu carácter, ni tu bondad, así que nunca tendré tu felicidad. [trad. José C. Vales] (La causalidad –“porque” – no es el conector más adecuado)

Lo cual, si uno reflexiona, es muy cierto. Cada quién tiene su propio concepto y, por ende, forma de felicidad, acorde a sus propias ideas y personalidad. Lo que puede hacer feliz a una persona, no necesariamente aplica también para otra.

Read Full Post »

Mención aparte merecen las citas del capítulo 52 de Orgullo y prejuicio que se relacionan con la opinión de la Sra. Gardiner respecto a Darcy y las impresiones que le produce la carta a Lizzy.

En opinión de la Sra. Gardiner:

Obstinacy is the real defect of his character.

La obstinación es, después de todo, el verdadero defecto de su carácter. [trad. José de Urríes y Azara]

El verdadero defecto que tiene es la obstinación. [trad. Amando Lázaro Ros] (Cambia el tema y el rema)

La testarudez es, después de todo, su verdadero defecto. [trad. José Luis López Muñoz]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

El verdadero defecto de su carácter es, después de todo, la terquedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

La obstinación es el verdadero defecto de su carácter. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La obstinación es, a final de cuentas, su verdadero defecto. [trad. Marta Salís Canosa]

La terquedad es el verdadero defecto de su carácter. [trad. José C. Vales]

How much I like him… His understanding and opinions all please me; he wants nothing but a little more liveliness, and that; if he marry prudently; his wife may teach him.

Cuánto me gusta… Su entendimiento, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de viveza, y eso , si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. José de Urríes y Azara]

Me gusta muchísimo… Me agrada en él todo: su inteligencia y sus opiniones. Le falta únicamente un poco más de alegría y ésta podría enseñársela su mujer, si se casa prudentemente. [trad. Amando Lázaro Ros]

Tu amigo me gusta muchísimo… Me agradan todos sus juicios y opiniones; sólo le falta un poquito más de animación, y eso, si se casa *prudentemente*, se lo puede enseñar su esposa. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo mucho que me gusta Darcy… Su inteligencia, sus opiniones, todo me agrada. No le falta más que un poco de viveza, y eso si se casa juiciosamente, su mujer se lo enseñará. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Cuánto lo aprecio… Me agradan su entendimiento y sus opiniones, sólo le falta un poco más de vivacidad; y ésta se la puede enseñar su esposa si sabe casarse bien. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez] (“prudently” dice el texto original, por lo que “bien” no resulta una buena elección, incluso, ¿qué es casarse bien?).

Lo mucho que me gusta… Su inteligencia, sus opiniones, todo me es grato; no le falta más que un poco de buen humor, y eso, si se casa prudentemente, su mujer se lo podrá enseñar. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Lo mucho que me gusta el señor Darcy… Me agradan tanto su inteligencia como sus opiniones; sólo le falta un poco de alegría, y eso, si se casa prudentemente, puede enseñárselo su mujer. [trad. Marta Salís Canosa]

Cuánto me agrada este señor Darcy… Su inteligencia y sus opiniones me encanta; no necesita más que un poco de alegría y eso, si tiene cabeza para casarse *con quien debe*, se lo enseñará su esposa. [trad. José C. Vales] (“con quien debe” parece una alusión más directa que el original “prudently”)

Y por supuesto, la serie de reacciones de Lizzy con la confirmación de que Darcy fue al rescate:

The contents of this letter threw Elizabeth into a flutter of spirits, in which it was difficult to determine whether pleasure or pain bore the greatest share. The vague and unsettled suspicions which uncertainty had produced of what Mr. Darcy might have been doing to forward her sister’s match, which she had feared to encourage as an exertion of goodness too great to be probable, and at the same time dreaded to be just, from the pain of obligation, were proved beyond their greatest extent to be true!

El contenido de esta carta dejó a Isabel en una agitación de espíritu en que era difícil determinar si el placer o la pena tomaban mayor parte. Probado quedaba ser ciertas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a esfuerzos demasiado grandes de bondad para ser probables y que a la par temió que fuesen fundadas por la pena que llevaba la obligación. [trad. José de Urríes y Azara]

El contenido de esta carta puso a Elizabeth en un estado de ánimo tan agitado, que era difícil saber si era mayor el placer o la pena que le había producido. Ahora veía que eran verdaderas, más aún de lo que ella se había supuesto, aquellas sospechas vagas e indeterminadas que le había sugerido la incertidumbre sobre la parte que el señor Darcy hubiera podido tener en la boda de su hermana, sospechas que suponían en él un acto de bondad demasiado grande para ser probable, y que ella temía además que se realizase porque la dejaba dolorosamente obligada a él. [trad. Amando Lázaro Ros] (Otro cambio de tema y rema, al iniciar el enunciado con “verdaderas”, cuando en el original el “true” aparece al final, y no era un cambio forzado por la sintaxis. Además de nuevo hay personalización: “la dejaba… obligada”)

El contenido de aquella carta agitó sobremanera a Elizabeth, aunque en aquella agitación era difícil decidir si el placer era más intenso que el sufrimiento. Las vagas sospechas, producidas por la incertidumbre, acerca delo que el señor Darcy podría haber hecho para promover el enlace de su hermana, sospechas que no había querido fomentar, por tratarse de una prueba de bondad demasiado grande para ser probable, al mismo tiempo que temía fuesen ciertas, por la vergüenza de la obligación que creaban, ¡estaban resultado verdaderas hasta más allá de lo imaginable! [trad. José Luis López Muñoz]

El contenido de esta carta dejó a Elizabeth en una conmoción en la que no se podía determinar si tomaba mayor parte el placer o la pena. Las vagas sospechas que en su incertidumbre sobre el papel de Darcy en la boda de su hermana había concebido, sin osar alentarlas porque implicaban alardes de bondad demasiado grandes para ser posibles, y temiendo que fueran ciertas por la humillación que la gratitud impondría, quedaban, pues, confirmadas. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (“Conmoción” por “flutter of spirits” no parece la opción más adecuada, porque no tiene la impresión positiva, y si bien en “obligation” se implica una cierta “humillación” no se trata exactamente de su equivalente más acertado)

El contenido de esta carta produjo a Elizabeth una agitación de espíritu en la que era difícil determinar si dominaba el placer o el dolor. ¡Las sospechas vagas e indeterminadas que le habían despertado la incertidumbre acerca de lo que podía haber estado haciendo el señor Darcy para sacar adelante la boda de su hermana, sospechas que ella había temido albergar por considerarlas una bondad poco probable de puro grande, y que al mismo tiempo había temido que fueran ciertas, por el dolor de la deuda contraída, habían quedado demostradas con creces! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Lizzy no atinaba a decidir si el estado de agitación que le produjo la lectura de la carta se debía a la alegría o a la pena. Quedaban probadas las vagas e indeterminadas sospechas que su incertidumbre sobre lo que Darcy hiciera para llevar adelante el casamiento de su hermana había hecho nacer, sospechas que había temido alentar por referirse a actos bondadosos demasiado grandes para ser probables, y que, al mismo tiempo, temió que se debieran al hecho de que debería humillarse al quedar agradecida. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El contenido de esta carta pareció turbar a Elizabeth, aunque fuera difícil precisar si era mayor el placer o el sufrimiento. Las vagas e inquietantes sospechas, nacidas de la incertidumbre, sobre lo que el señor Darcy podría haber hecho para propiciar la boda de su hermana, sospechas que ella no se había atrevido a alentar por tratarse de una muestra de bondad demasiado grande para ser probable, al tiempo que temía que fueran ciertas por el compromiso que entrañaban, ¡estaban resultando más que fundadas! [trad. Marta Salís Canosa]

El contenido de esta carta conmocionó a Elizabeth, aunque era difícil decidir si le había producido más placer o dolor. Las vagas y difusas sospechas, e improbables, que había imaginado respecto a lo que el señor Darcy podría haber estado haciendo en relación con la boda de su hermana, y que prudentemente no había querido alimentar, porque era un ejercicio de bondad demasiado grande como para ser siquiera probable, y al mismo tiempo temía que fueran ciertas, por los compromisos que imponía… ¡resultaron ser, más allá de toda consideración, absolutamente ciertas! [trad. José C. Vales] (Igualmente, traduce “flutter of spirits” como conmoción, cuando hay algo positivo en el original. Hay que alabar que logró manejar la complicada sintaxis del enunciado original)

Her heart did whisper that he had done it for her. But it was a hope shortly checked by other considerations, and she soon felt that even her vanity was insufficient, when required to depend on his affection for her –for a woman who had already refused him–as able to overcome a sentiment so natural as abhorrence against relationship with Wickham.

Su corazón le decía que lo había hecho por ella misma; mas la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto conoció que holgaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia ella, hacia una mujer que le rechazara, afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio al parentesco con Wickham. [trad. José de Urríes y Azara] (Falto el detalle de cómo le decía: “whisper”, por otra parte, no se requiere marcar el posesivo, las partes del cuerpo son posesión inalienable en español, así que basta usar el artículo definido)

El corazón le decía muy bajito a Elizabeth que era por ella por quien lo había hecho. Pero otras consideraciones acallaban muy pronto sus esperanzas, porque no bastaba su vanidad para convencerla de que el afecto que Darcy pudiese sentir por ella, por una mujer que había despreciado sus ofrecimientos, pudiese vencer un sentimiento tan natural como la repugnancia de mantener cualquier clase de relación con Wickham. [trad. Amando Lázaro Ros]

A Elizabeth su corazón le susurraba que lo había hecho por ella, pero fue una esperanza pronto contrarrestada por otras consideraciones, y en seguida le pareció que ni siquiera su propia vanidad lograría hacérselo creer, puesto que exigía del afecto por ella, del afecto por una mujer que ya le había rechazado, la fortaleza que le permitiera superar un sentimiento tan lógico como la repugnancia a emparentarse con Wickham. [trad. José Luis López Muñoz]

El corazón le decía a Elizabeth que lo había hecho por ella, pero otras consideraciones reprimían esta esperanza y pronto se dio cuenta de que halagaba su vanidad al pretender explicar el hecho de esa manera, pues Darcy no podía sentir ningún afecto por una mujer que le había rechazado y, si lo sentía, no sería capaz de sobreponerse a un sentimiento tan natural como el de emparentar con Wickham. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

A Elizabeth le susurraba el corazón que había hecho todo aquello por ella. Pero era una esperanza que no tardó en quedar truncada por otras consideraciones, y le pareció enseguida que hasta su propia vanidad no le bastaba para confiar en que él pudiera amarla (a una mujer que ya le había rechazado) hasta el punto de superar un sentimiento tan natural como el aborrecimiento de emparentarse con Wickham. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

A Lizzy el corazón le decía que lo había hecho por ella, pero la esperanza era reprimida por otras consideraciones, y pronto reconoció que alimentaba su vanidad pretendiendo explicar el hecho por un afecto hacia una mujer que lo había rechazado; afecto que, de existir, tendría que ser capaz de sobreponerse a sentimiento tan natural como el odio a emparentar con Wickham. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero fue una esperanza que muy pronto frenaron otras consideraciones, y en seguida comprendió que ni su propia vanidad bastaría para convencerla de que el amor que sentía por ella, por una mujer que ya le había rechazado, era tan intenso como para dominar un sentimiento tan lógico como la repugnancia de emparentarse con Wickham. [trad. Marta Salís Canosa]

El corazón de Elizabeth le susurraba que lo había hecho por ella. Pero era una esperanza que enseguida sometió a otras consideraciones y no tardó en creer que incluso su vanidad era insuficiente cuando había que valorar el amor de Darcy por ella, por una mujer que ya lo había rechazado, fuera capaz de superar un sentimiento tan natural como el asco de volver a relacionarse con Wickham. [trad. José C. Vales]

Oh! how heartily did she grieve over every ungracious sensation she had ever encouraged, every saucy speech she had ever directed towards him. For herself she was humbled; but she was proud of him. Proud that in a cause of compassion and honour, he had been able to get the better of himself.

¡Oh! ¡Cuán profundamente le entristecían los sentimientos ingratos que siempre había alimentado contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él; orgullosa, porque en un asunto de compasión y de honra no había podido quedar mejor. [trad. José de Urríes y Azara] (“get the better of himself” no significa “quedar mejor” sino algo así como sacar lo mejor de sí mismo)

¡Cómo le dolía a Elizabeth en el alma todas las prevenciones desfavorables que había albergado contra Darcy, todas las bromas picantes que había hecho a costa de él! Sentíase humillada, pero también se sentía orgullosa de él. Orgullosa porque, en un litigio de compasión y honor, había logrado dominarse a sí mismo. [trad. Amando Lázaro Ros] (“prevención” como traducción de “sensation” no parece acertada, tampoco “albergar” de “encourage”, “saucy speech” tampoco es precisamente “broma picante”, además que no eran “a costa de él”, sino que se las había dirigido a él”)

Cuán sinceramente lamentó en aquel momento los sentimientos descorteses, las frases insolentes pronunciadas en el pasado. En cuanto a ella misma, se sentía justamente humillada; pero al mismo tiempo orgullosa de él. Orgullosa de que razones de compasión y de defensa del honor del débil le hubieran llevado a dar lo mejor de sí mismo. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Cuánto le dolieron a Elizabeth su ingratitud y las insolentes palabras que le había dirigido! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de él, orgullosa de que se hubiera portado tan compasivo y noblemente. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Resulta más una condensación que una traducción, pues se come demasiadas frases nominales)

¡Oh! ¡Cuánto lamentó entonces todas las impresiones desagradables que había albergado hacia él, todas las palabras mordaces que había pronunciado en contra suya! Ella había quedado humillada, pero estaba orgullosa de él. Estaba orgullosa de que hubiera sacado a relucir lo mejor de sí mismo en aras de la compasión y el honor. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Cuánto lamentaba haber abrigado sentimientos tan ingratos contra él, todas las palabras insolentes que le dirigiera! Estaba avergonzada de sí misma, pero orgullosa de Darcy.; orgullosa porque en un asunto en que estaba en juego la honra de una mujer, no habría podido actuar mejor. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Oh! ¡Cuánto lamentaba haber albergado contra él sentimientos tan descorteses, y haberle dirigido palabras tan insolentes! Se sentía avergonzada de sí misma, pero muy orgullosa de él. Orgullosa de que, ante una cuestión de honor y de humanidad, hubiera sacado lo mejor de sí mismo. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Oh… cuánto le dolían ahora todos aquellos sentimientos vengativos que había albergado, todos aquellos discursos amargos que le había escupido a la cara! Se sentía avergonzada; pero estaba orgullosa de él. Orgullosa de que, en una causa de honor y compasión, hubiera sido capaz de ofrecer lo mejor de sí mismo. [trad. José C. Vales] (“Ungracious” no significa “vengativo”, tampoco “saucy” es “amargo”, parece que con esa calificación de “amargo” y que “le escupió a la cara” se refiriera a lo que le dijo en la primera declaración de Hunsford, pero creo que el pensamiento de Lizzy se remonta más al pasado, a esos intercambios verbales que tenían y con los que a ella le gustaba provocarlo)

Read Full Post »

Nota: Perdonen la demora, por causas de fuerza mayor durante las 5 semanas había sido imposible actualizar las entradas, aunque la lectura en JAcastellano ha continuado sin interrupciones.

En la semana del 6 al 12 de mayo de 2013, leímos el capítulo 43 de Orgullo y prejuicio, con el que comienza el tercer y último volumen en los que originalmente se publicó la novela.

Como saben, es uno de los capítulos trascendentales, además de uno de los más extensos de toda la novela, pues contiene la visita a Pemberley.

Realmente es muy díficil elegir las principales citas, pues uno puede caer en la tentación de citar todo el capítulo completo, sin faltar un solo punto o una sola coma, pero el objetivo de la lectura ha sido localizar epigramas y, pese a que la atención para este capítulo se enfoca en otros temas, también resulta posible localizar algunas.

Por ejemplo, en el panegírico que hace de su patrón, la Sra. Reynolds comenta:

They who are good-natured when children, are good-natured when they grow up.

Quienes muestran buen natural desde niños lo conservan cuando son mayores. [trad. José de Urríes y Azara]

Quienes de niños tienen buen carácter lo tienen también cuando son mayores. [trad. Amando Lázaro Ros]

Quienes son bondadosos de niños, siguen siéndolo cuando crecen. [trad. José Luis López Muñoz]

Los que son bondadosos de pequeños, siguen siéndolo de mayores. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Los que son buenos de niños son buenos de mayores. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Quienes muestran buen carácter desde niños lo conservan cuando son mayores. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Quienes son bondadosos de niños siguen siéndolo de adultos. [trad. Marta Salís Canosa]

Los que tienen buen carácter cuando son niños, lo tienen también cuando crecen. [trad. José C. Vales]

De por sí, aunque todavía no se haya dado cuenta de ello, Lizzy está dispuesta a convertirse al culto darcyniano, la Sra. Reynolds le resulta tan convincente que a Lizzy no le queda duda del elogio, pues:

What praise is more valuable than the praise of an intelligent servant?

¿Qué elogio más valioso que el de un criado inteligente? [trad. José de Urríes y Azara]

¿Qué elogio más digno de crédito que el que tributa a su amo un servidor inteligente? [trad. Amando Lázaro Ros]

¿Acaso existe alabanza más valiosa que la de un criado inteligente? [trad. José Luis López Muñoz]

¿Qué elogio puede ser más valioso que el de un criado inteligente? [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¿Qué alabanzas pueden ser más valiosas que las que hace un criado inteligente? [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¿Qué elogio más valioso que el de un criado inteligente? [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¿Qué alabanza podía ser más valiosa que la de un criado inteligente? [trad. Marta Salís Canosa]

¿Qué elogio puede ser más valioso que aquel que proviene de un criado inteligente? [trad. José C. Vales]

Si las referencias indirectas había logrado despertar la imaginación respecto a la clase de lugar que puede ser Pemberley, ciertamente el ‘verlo’ en directo supera toda expectativa. Se nos da una descripción relativamente detallada de los terrenos en el exterior, de la edificación y del interior de la residencia, pero entre todas ellas, encontramos como citas dignas de mención, la siguientes:

A place for which nature had done more, or where natural beauty had been so little counteracted by an awkward taste.

Jamás… un sitio por el que hubiera hecho más la naturaleza o donde la belleza natural fuera menos contrariada por el mal gusto. [trad. José de Urríes y Azara]

Jamás… un lugar más favorecido por la naturaleza ni en el que la belleza natural hubiese tenido que sufrir menos las violencias del mal gusto humano. [trad. Amando Lázaro Ros]

Nunca un sitio con el que la naturaleza hubiera sido más generosa, o donde la belleza natural estuviera menos contrariada por un gusto inoportuno. [trad. José Luis López Muñoz]

Jamás… un lugar más favorecido por la naturaleza o donde la belleza natural estuviese menos deteriorada por el mal gusto. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Nunca un lugar tan favorecido por la naturaleza, o donde se hubiera estropeado menos la belleza natural por el mal gusto. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Jamás… un lugar tan mimado por la naturaleza o donde la belleza natural fuera menos contrariada por el mal gusto. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Nunca un lugar con el que la naturaleza hubiera sido más generosa, o donde el gusto del hombre hubiera respetado más la belleza natural. [trad. Marta Salís Canosa]

Nunca… un lugar por el que la Naturaleza hubiera hecho más o donde la belleza natural estuviera tan poco contaminada por el mal gusto. [trad. José C. Vales]

(Nota: La traducción de esta cita no funciona de manera aislada, pues se trata de una cláusula subordinada a otra principal, así que el modo que se emplea para traducirla es el subjuntivo y por eso parecen un tanto rara, en inglés no parece haber diferencia entre ambos modos verbales.)

The rooms were lofty and handsome, and their furniture suitable to the fortune of its proprietor; but Elizabeth saw, with admiration of his taste, that it was neither gaudy nor uselessly fine; with less of splendour, and more real elegance, than the furniture of Rosings.

Las piezas… eran altas y bellas, y su mobiliario acorde con la fortuna de su propietario; pero Isabel notó, admirando el gusto de éste, que no había nada charro o nimiamente delicado; que reinaba menos esplendor pero más elegancia que en el moblaje de Rosings. [trad. José de Urríes y Azara]

Todas [las habitaciones] eran amplias y hermosas y el moblaje estaba en consonancia con la fortuna del propietario… sintió admiración por su buen gusto, porque nada era allí ostentoso ni de una delicadeza inútil. Había menos lujo, pero mucha más elegancia que en el moblaje del palacio de Rosings. [trad. Amando Lázaro Ros]

Las habitaciones eran espaciosas y de techos altos, y la riqueza del mobiliario estaba de acuerdo con la fortuna de su propietario; pero Elizabeth advirtió de manera especial, admirando su buen gusto, que no era ni llamativo ni innecesariamente primoroso; que poseían menos esplendor, y más elegancia verdadera, que el mobiliario de Rosings. [trad. José Luis López Muñoz]

Las piezas eran altas y bellas, y su mobiliario estaba en armonía con la fortuna de su propietario. Elizabeth notó, admirando el gusto de éste, que no había nada llamativo ni cursi y que había allí menos pompa pero más elegancia que en Rosings. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Las salas eran altas y hermosas, y sus muebles, adecuados a la fortuna de su propietario; pero Elizabeth apreció, admirando el gusto de éste, que no había un lujo ostentoso ni innecesario, y sí menos esplendor y más elegancia verdadera que en la casa de Rosings. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Las estancias… eran altas y bellas, y su mobiliario en armonía con la fortuna de su propietario; pero Lizzy notó, admirando el gusto de éste, que no había nada muy llamativo ni vanamente lujoso, que reinaba menos esplendor pero más elegancia que en la mansión de Rosings. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Las estancias eran bonitas y de techos elevados, y los muebles armonizaban con la fortuna del propietario; pero Elizabeth admiró su buen gusto, al advertir que no eran llamativos ni vanamente ostentosos; que su suntuosidad era menor, pero su elegancia más auténtica que en Rosings. [trad. Marta Salís Canosa]

Todas las estancias eran hermosas y amplias, y su mobiliario, acorde con la riqueza de su propietario; pero Elizabeth comprobó, con cierta admiración por el gusto del dueño, que no era nada vergonzosamente ridículo o inútilmente elegante; había menos esplendor y más elegancia real que en Rosings. [trad. José C. Vales]

Pemberley, tal como aparece representada en la miniserie de 1995 (Lyme Park).

Ser señora de Pemberley… ¡tenía que ser extraordinario! Lyme Park como Pemberley en la miniserie de 1995. Fotografía personal © Cinthia GS

En conjunto, hacen llegar a la conclusión de que:

To be mistress of Pemberley might be something!

¡… ser señora de Pemberley valía algo! [trad. José de Urríes y Azara]

Lo que significaba ser la señora de Pemberley. [trad. Amando Lázaro Ros]

Ser señora de Pemberley no tenía nada desdeñable. [trad. José Luis López Muñoz]

Lo que podría significar ser la señora de Pemberley. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡… ser señora de Pemberley podía ser algo! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡… ser la dueña de Pemberley era algo muy importante! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Convertirse en la señora de Pemberley no sería ninguna bagatela. [trad. Marta Salís Canosa]

Ser señora de Pemberley… ¡tenía que ser extraordinario! [trad. José C. Vales]

Al igual que en el inicio de la declaración de Darcy, el que los traductores reorganicen la sintaxis de la frase hace que pierda contundencia.

Y por supuesto, Lizzy no puede evitar pensar que:

Of this place I might have been mistress!

¡Y de este sitio habría podido ser dueña! [trad. José de Urríes y Azara]

¡Y yo podría haber sido la señora de todo esto! [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Y de este lugar podría ser yo la señora! [trad. José Luis López Muñoz]

¡Y pensar que habría podido ser dueña de todo esto! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

¡Y yo podría haber sido señora de esta casa! [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Y de este sitio… habría podido ser dueña! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Y pensar que podría ser ama y señora de este lugar. [trad. Marta Salís Canosa]

¡Y yo podría haber sido la señora de este lugar! [trad. José C. Vales]

Afortunadamente, el pensar que no podría haber recibido a sus tíos, impide arrepentirse de su decisión de haber rechazado la propuesta matrimonial de Darcy.

Durante el recorrido por la galería de pinturas, Lizzy sólo parece interesada en el retrato de Darcy, por lo que:

She stood several minutes before the picture, in earnest contemplation.

Permaneció varios minutos ante semejante pintura, en la más atenta contemplación. [trad. José de Urríes y Azara]

Permaneció delante del retrato algunos minutos contemplándolo con gran atención. [trad. Amando Lázaro Ros]

Permaneció varios minutos delante del cuadro, en atenta contemplación. [trad. José Luis López Muñoz]

Permaneció varios minutos ante el cuadro, en la más atenta contemplación. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Se quedó varios minutos ante el retrato, contemplándolo con seriedad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Permaneció varios minutos ante la pintura, contemplándola atentamente. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Se quedó unos minutos contemplando con detenimiento el cuadro. [trad. Marta Salís Canosa]

Permaneció varios minutos delante del cuadro, contemplándolo con el más vivo interés. [trad. José C. Vales]

Es en ese momento cuando, aunque aún no esté consciente de ello, que Elizabeth se ha enamorado. De ello nos enteramos porque la voz narradora se mete en la mente de Lizzy y nos da a conocer, mediante el discurso libre indirecto, parte de sus pensamientos:

There was certainly at this moment, in Elizabeth’s mind, a more gentle sensation towards the original than she had ever felt in the height of their acquaintance… As a brother, a landlord, a master, she considered how many people’s happiness were in his guardianship! — How much of pleasure or pain it was in his power to bestow! — How much of good or evil must be done by him!

En el ánimo de Isabel, había, en verdad, en este momento, más inclinación hacia el original de la que había experimentado en el auge de su relación con él… ¡…Ah cuánta gente podía hacer feliz como hermano, como señor y como amo!; ¡cuánto placer y cuánta pena podía proporcionar!; ¡cuánto le era dable hacer en bien o en mal! [trad. José de Urríes y Azara]

En aquel instante Elizabeth sentía hacia el original de aquel retrato una simpatía mucho mayor de la que había despertado en ella en los momentos más culminantes de sus relaciones… Como hermano, como terrateniente, como señor, pensaba Elizabeth que dependía de su vigilancia la felicidad de muchas personas. ¡Cuánto dolor o cuánta alegría podía causar! ¡Cuánto bien o cuánto mal estaba en su mano hacer! [trad. Amando Lázaro Ros]

En aquel instante los sentimientos de Elizabeth hacia el retratado eran más favorables que en ningún otro período de su relación… cuántas personas dependían de la protección de Darcy —como hermano, como terrateniente, como amo— para ser felices. ¡Cuánto placer y cuánto dolor en sus manos! ¡Cuánto bien y cuánto mal posibles! [trad. José Luis López Muñoz]

Elizabeth sentía en aquellos momentos mucha mayor inclinación por el original de la que había sentido en el auge de sus relaciones… ¡Cuánta gente tenía puesta su felicidad en las manos de Darcy en calidad de hermano, de propietario y de señor! ¡Cuánto placer y cuánto dolor podía otorgar! ¡Cuánto mal y cuánto bien podía hacer! [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

En aquel momento, Elizabeth tenía sin duda en la mente una sensación más benigna hacia el original del retrato que la que había sentido nunca en la época de mayor trato con él… la felicidad de cuántas personas tenía en sus manos como hermano, como señor, como amo; cuánto gusto o dolor podía dar o infligir; cuánto bien o mal podía hacer. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

En ese momento, en el ánimo de Lizzy había, en verdad, más inclinación hacia el original de la que había experimentado hasta entonces… ¡… a cuánta gente podía hacer feliz como hermano, como señor y como amo!; ¡cuánto placer y cuánta pena podía proporcionar!; ¡cuánto bien y cuánto mal podía hacer! [trad. Ana Ma. Rodríguez]

En aquellos instantes, Elizabeth se sentía más cercana al señor Darcy que en cualquier otro momento de su relación… Como hermano, como terrateniente, como amo… ¡Dependía de él la felicidad de tantas personas! ¡Podía causar tanto dolor y procurar tanto placer! ¡Estaba en sus manos hacer tanto bien y tanto mal! [trad. Marta Salís Canosa]

Desde luego, en aquel momento, en la mente de Elizabeth había más interés en el original del que había sentido por él a lo largo de toda su relación… Como hermano, como terrateniente, como señor… Elizabeth pensó en la cantidad de personas cuya felicidad dependía de él. ¡Cuánto placer o dolor podía negar o conceder! ¡Cuánto mal y cuanto bien se ejecutaba en su sola voluntad! [trad. José C. Vales]

Para redondear la impresión tan favorable, llega de manera inesperada el dueño y señor de Pemberley, quien además se comporta como nunca antes se le había visto, afable y deseoso de agradar, con un trato muy cortés con los Gardiner, que parecen ser los únicos parientes de los que Lizzy no tiene porque avergonzarse.

Read Full Post »

Asimismo, del 22 al 28 de abril, en JAcastellano, leímos el capítulo 40 de Orgullo y prejuicio.

Es un capítulo notable, pues nos muestra lo importante que puede ser la confesión, o de manera más neutral, el desahogo, para lograr un poco de paz espiritual. Después de haberse mantenido callada respecto al suceso más trascendental que le ocurrió en Kent, Lizzy finalmente le cuenta a Jane, lo cual da pie a que aparezcan tanto citas epigramáticas, como otros comentarios memorables.

Primero que nada, los epigramas (que son el foco principal de la lectura que estamos realizando), pues Lizzy se ve obligada a admitir sus errores de juicio respecto a Darcy.

Así, ella dice:

It is such a spur to one’s genius, such an opening for wit, to have a dislike of that kind.

Hay cierto aguijón para todos, cierto prurito de burla que nos hace sentir desagrados de esa especie. [trad. José de Urríes y Azara]

Esta clase de inquinas sirven para espolear el talento y para dar rienda suelta al ingenio de una. [trad. Amando Lázaro Ros]

¡Es un estímulo tan grande para el entendimiento, una oportunidad tal para el ingenio contar con semejante antipatía! [trad. José Luis López Muñoz]

Sentir ese tipo de antipatías es como un estímulo para la inteligencia, es como un rasgo de ingenio. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Una antipatía de ese género espolea mucho el genio de una, da pie al ingenio. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Todos tenemos cierto prurito que nos hace presumir de ingenio al tener tales aversiones. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡Es tal estímulo para el intelecto, tal oportunidad para el ingenio experimentar esta clase de aversión! [trad. Marta Salís Canosa]

Demostrar desprecio hacia alguien es una ocasión estupenda para estimular nuestra genialidad, una oportunidad para demostrar lo ingeniosos que somos. [trad. José C. Vales]

Añade:

One may be continually abusive without saying anything just.

Puédese estar siempre injuriando sin decir nada que sea justo. [trad. José de Urríes y Azara]

Se puede zaherir sin pronunciar una sola frase que sea justa. [trad. Amando Lázaro Ros]

Cabe insultar de continuo sin decir nada que merezca la pena. [trad. José Luis López Muñoz]

Se puede estar hablando mal continuamente de alguien sin decir nada justo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Se pude hablar mal constantemente de una persona sin llegar a decir nada justo. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Una puede injuriar continuamente sin decir nada que sea justo. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Se puede insultar continuamente a alguien sin decir nada justo. [trad. Marta Salís Canosa]

Uno puede estar continuamente insultando a alguien sin decir nada justo. [trad. José C. Vales]

Que redondea con:

But one cannot always be laughing at a man without now and then stumbling on something witty.

Pero no se puede estar siempre riéndose de un hombre sin dar de vez en cuando con algo chistoso. [trad. José de Urríes y Azara]

Pero si una se dedica a burlarse de un hombre tropieza de cuando en cuando con algún dicho ingenioso. [trad. Amando Lázaro Ros]

Pero no es posible reírse sistemáticamente de una persona sin tropezar alguna vez con algo ingenioso. [trad. José Luis López Muñoz]

Pero no es posible estar siempre riéndose de una persona sin dar alguna vez en el clavo. [trad. Ma. Antonia Ibáñez]

Pero no es posible reírse sin descanso de alguien sin dar de cuando en cuando con una observación ingeniosa. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Pero no puede burlarse siempre de un mismo hombre sin decir de vez en cuando alguna frase chistosa. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Pero no puede una reírse de un hombre sin soltar de vez en cuando alguna frase ingeniosa. [trad. Marta Salís Canosa]

Pero una no puede estar burlándose continuamente de un hombre sin soltar de vez en cuando algo ingenioso. [trad. José C. Vales]

Y concluye con la observación de que:

The misfortune of speaking with bitterness is a most natural consequence of the prejudices I had been encouraging.

La desdicha de expresarme con amargura fue consecuencia naturalísima de los prejuicios que había ido alimentando. [trad. José de Urríes y Azara]

La desgracia de hablar con acritud ha sido consecuencia natural de los prejuicios que yo venía alimentando. [trad. Amando Lázaro Ros]

La desgracia de hablar con amargura es una consecuencia lógica de los prejuicios que había fomentado. [trad. José Luis López Muñoz]

Pero estaba amargada por los prejuicios que había ido alimentando. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (otro cambio radical aparentemente sin justificación)

La desventura de hablar con mordacidad fue una consecuencia muy natural de los prejuicios que había estado alimentando. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

El expresarme con amargura fue desdichada consecuencia de los prejuicios que había ido alimentando. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

La desventura de hablar con acritud es una consecuencia lógica de los prejuicios que yo había alimentado. [trad. Marta Salís Canosa]

El error de hablar con acritud es la consecuencia más natural de los prejuicios que yo había formado en mi cabeza. [trad. José C. Vales]

Antes de esas admisiones, en vista de la compasión de Jane hacia Darcy, Lizzy había tratado de minimizar su propio sentimiento de culpa por juzgarlo mal:

Oh! no, my regret and compassion are all done away by seeing you so full of both. I know you will do him such ample justice, that I am growing every moment more unconcerned and indifferent. Your profusion makes me saving; and if you lament over him much longer, my heart will be as light as a feather.

¡Oh!; no; mi pena y mi compasión han desaparecido al verte tan colmada de ambas cosas. Sé que le harás justicia y que cada vez me veré yo más libre e indiferente. Tu plétora de todo eso me salva, y si sigues lamentándote de él, mi corazón quedará tan ligero como una pluma. [trad. José de Urríes y Azara]

Viéndote tan llena de pena y de compasión se evaporan las mías. Tan segura estoy de que le harás amplísima justicia, que me inclino por momentos a la despreocupación y a la indiferencia. Tu exuberancia me ahorra compasiones; si continúas lamentándote por él mucho rato, conseguirás que mi corazón se vuelva tan ligero como una pluma. [trad. Amando Lázaro Ros]

No, no; mi arrepentimiento y mi compasión han desaparecido al verte a ti tan llena de buenos sentimientos. Estoy tan convencida de que le vas a hacer justicia que a cada momento que pasa me siento más despreocupada e indiferente. Tu prodigalidad me empuja al ahorro; y si te dueles por él más tiempo tendré el corazón tan ligero como una pluma. [trad. José Luis López Muñoz]

¡Oh, no! Se me ha quitado toda la pena y toda la compasión al ver que tú las sientes por las dos. Sé que, con que tú le hagas justicia, basta. Sé que puedo estar cada vez más despreocupada e indiferente. Tu profusión de lamentos me salva. Y si sigues compadeciéndote de él mucho tiempo, mi corazón se hará tan insensible como una roca. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (Cabe observar aquí el cambio de metáfora, de la ligereza de una pluma a la insensibilidad de una roca)

¡Oh no! La lástima y la compasión se me pasan del todo al verte a ti tan llena de las dos. Sé que le harás tanta justicia que yo, por mi parte, estoy más despreocupada e indiferente a cada momento que pasa. Tu derroche me vuelve ahorradora a mí, y si te sigues lamentando por él mucho más tiempo, tendré el corazón tan liviano como una pluma. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

¡Oh no! Mi contrariedad y mi compasión se han disipado al ver tu reacción. Sé que le harás justicia y que cada vez me sentiré más libre e indiferente. Tu generosidad al respecto me salva, y si sigues lamentándote de él, mi corazón quedará tan ligero como una pluma. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

¡No! Mi remordimiento y compasión han desaparecido al ver que a ti no te falta ninguno de estos sentimientos. Sé que serás justa con él que cada vez me preocupa menos y me siento más indiferente. Tu generosidad me vuelve moderada; como sigas lamentando mucho tiempo sus infortunios, brincaré de alegría. [trad. Marta Salís Canosa] (No entendemos por qué siente la necesidad de cambiar tanto la metáfora, “brincar de alegría” resulta más común)

¡Oh…! No, toda la pena y la lástima que tenía se me ha pasado al ver que tú tienes de sobra por las dos. Sé que tú los defenderás tan generosamente a los dos que cada vez me siento más aliviada y tranquila. Tu exceso de generosidad sentimental me exime a mí de cualquier cargo de conciencia y, si te sigues apiadando de Darcy, acabaré completamente despreocupada de todo, sabiendo que toda la pesadumbre cae sobre ti. [trad. José C. Vales] (igualmente ocurre un cambio de metáfora que nos parece innecesaria, si en español también funciona la que existe originalmente en inglés)

En cuanto a la diferencia de personalidad e integridad entre Darcy y Wickham, Lizzy le dice a Jane:

This will not do; you never will be able to make both of them good for anything. Take your choice, but you must be satisfied with only one. There is but such a quantity of merit between them; just enough to make one good sort of man; and of late it has been shifting about pretty much. For my part, I am inclined to believe it all Darcy’s; but you shall do as you choose.

Eso no lo conseguirás; nunca podrás dar por bueno a los dos. Haz lo que quieras; pero sólo te habrá de satisfacer uno. Entre ambos no suman sino cierta cantidad de méritos, justos los precisos para hacer un hombre bueno; y desde antiguo se ha tergiversado eso bastante. Por mi parte, me inclino a creer todo lo de Darcy; tú harás lo que gustes. [trad. José de Urríes y Azara] (“shifting” no tiene que ver con “tergiversar” en este caso)

No te empeñes. No conseguirás jamás justificar a los dos a un tiempo. Elige al que quieras y conténtate con uno. La suma de virtudes de los dos no da sino para hacer bueno a uno solo; la balanza ha dado muchos saltos últimamente. Por lo que a mí respecta, me inclino a atribuir todos los méritos al señor Darcy; pero tú haz lo que mejor te parezca. [trad. Amando Lázaro Ros]

No es posible; nunca lograrás hacer buenos a los dos. Elige, porque tendrás que conformarte sólo con uno. Existe una determinada cantidad de méritos entre los dos, lo bastante para hacer un hombre honorable, y últimamente ha cambiado mucho de sitio. Por mi parte, me inclino a creer que le corresponden todos al señor Darcy, pero tú eres libre de escoger lo que prefieras. [trad. José Luis López Muñoz]

No te servirá de nada; nunca podrás decir que los dos son buenos. Elige como quieras; pero o te quedas con uno o con otro. Entre los dos no reúnen más que una cantidad de méritos justita para un solo hombre decente. Ya nos hemos engañado bastante últimamente. Por mi parte, me inclino a creer todo lo que dice Darcy; tú verás lo que decides. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (“shifting” no tiene que ver con “engaño”)

Es inútil; jamás podrás dar por buenos a los dos, por más que lo intentes. Entre los dos sólo hay una cantidad limitada de mérito, el justo para hacer un hombre de buena estofa; y últimamente ha estado oscilando bastante entre los dos. Yo, por mi parte, me inclino a atribuírselo todo a Darcy; pero tú haz como quieras. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

No prosigas. Nunca conseguirás hacer bueno a ninguno de los dos. Elige lo que quieras, pero sólo uno podrá satisfacerte. Entre ambos no sumarían méritos suficientes para hacer un hombre bueno. Por mi parte, me inclino a creer que la razón corresponde a Mr. Darcy; tú puedes opinar lo que te parezca. [trad. Ana Ma. Rodríguez] (aunque generalmente esta traducción parece basarse en la de Urríes, aqui en lugar de copiar, simplemente omite la cláusula donde aparece “shifting”)

Vamos, no insistas. Jamás podrás justificar a los dos. Elige, tendrás que contentarte con uno. Entre uno y otro suman bastantes cualidades, las suficientes para hacer un hombre cabal, y últimamente éstas se han movido demasiado de un lado para otro. Por mi parte, me inclino a pensar que el señor Darcy es quien las atesora todas, pero tú puedes decidir lo que quieras. [trad. Marta Salís Canosa]

No te servirá de nada. Te va a ser imposible conseguir que los dos sean bueno. Elige, pero debes escoger sólo a uno. Entre los dos juntos apenas reúnen los méritos justos para hacer un hombre bueno, y últimamente los méritos han estado bastante repartidos. Por mi parte, me inclino a creer absolutamente al señor Darcy, pero tú haz lo que quieras. [trad. José C. Vales] (“shifting” no se refiere exactamente a “repartición”).

Al respecto, Lizzy concluye:

There certainly was some great mismanagement in the education of those two young men. One has got all the goodness, and the other all the appearance of it.

Es evidente que hubo muy mal sentido en la educación de esos dos hombres. Uno acaparó toda la bondad y el otro toda su apariencia. [trad. José de Urríes y Azara]

El que educó a estos jóvenes sufrió con toda seguridad una gran equivocación. Al uno le dio todas las buenas cualidades, y al otro su apariencia. [trad. Amando Lázaro Ros]

Sin duda se produjo alguna grave deficiencia en la educación de esos dos jóvenes. Uno se llevó toda la bondad y el otro toda la apariencia. [trad. José Luis López Muñoz]

Sí, es cierto; debió de haber una mala dirección en la educación de estos dos jóvenes; uno acaparó toda la bondad y el otro todas las buenas apariencias. [trad. Ma. Antonia Ibáñez] (aquí se produce una ambigüedad al referirse a “buenas apariencias”)

Está claro que la educación de esos dos jóvenes se dirigió muy mal. Uno se quedó con toda la bondad, y el otro con todas las apariencias de bondad. [trad. Alejandro Pareja Rodríguez]

Es evidente que hubo un error en la educación de esos dos hombres. El uno acaparó toda la bondad y el otro toda su apariencia. [trad. Ana Ma. Rodríguez]

Es obvio que, en la educación de estos dos jóvenes, se cometió un grave error. Uno posee la bondad y el otro la apariencia de ésta. [trad. Marta Salís Canosa]

Desde luego, hubo una enorme incompetencia en la educación de esos dos jóvenes. Uno tiene toda la bondad y el otro toda la *apariencia* de ella. [trad. José C. Vales]

Read Full Post »

Older Posts »